Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Una realidad aparte

Por Raúl Taibo Para LA NACION




En 1992 fui a la casa de unos amigos en Arizona, un lugar que se llama Sedona. Es un pueblito del medio oeste de Estados Unidos, una zona desértica de montaña sobre cerros tallados muy erguidos. Dicen que siete veces hubo océano y otras siete se convirtió en lo que es ahora.
El pueblito es muy esotérico. Durante los días de verano hace mucho calor y de noche refresca muchísimo. Cada una de estas montañas es un vórtice energético -le dicen vórtex-, y significa que hay una cualidad energética que está ocurriendo ahí mismo por la configuración de los montes.
Hay una gran bibliografía, planos, guías, mapas, gente de conocimiento. También hay reservas nativas de los hopis, de los navajos y de muchas otras tribus que siguieron conservando su sabiduría y su cultura.

Epoca de meditación

Fui en una época de mi vida en que meditaba mucho y trabajaba sobre desarrollo humano en una fundación mundial para la salud con Estados Unidos, y ahí aprendí un montón.
Hay propiedades energéticas en el lugar que hacen que la gente entre en otras dimensiones de conciencia y canalice información, tenga visiones, experiencias y vivencias. Tuve muchas revelaciones de otro tipo de conocimiento, otras formas de ver la realidad y por supuesto, se me abrió mucho la cabeza.
Se me fue mucho el juicio crítico que tenemos desde nuestro condicionamiento cultural y me hice de amigos que me llevaban a andar a caballo por esos lugares.
De pronto, entrábamos en un sitio desierto en la montaña donde se percibía más frío y más silencio. Era muy raro, pero era exactamente así. Una sensación de frío calor, que se diferenciaba pasando cierto límite indefinido, invisible.
Los lugareños me contaron que originalmente, a esos parajes los nativos le decían lugares sagrados. Era donde enterraban a sus muertos o hacían ceremonias. Sitios con cierta vibración y frecuencia donde, solamente por estar, cambia el estado de conciencia sin hacer ningún tipo de trabajo interno.
Ir a la reserva de los hopis y de los navajos, para mí fue trascendente. Son dos tribus que en un origen eran la misma, pero una se desarrolló en la guerra, y la otra en la paz. Los hopis fueron los que supieron cómo congraciarse y convivir con otros pueblos nativos que habitaban en esa época, y los navajos eran el brazo armado de esa nación.
Ellos dicen que hay puertas interdimensionales, y que todos tenemos la posibilidad de verlas. Conocí un cacique hopi que tallaba muñecos de unas formas muy raras, muy extrañas. Hacía esas figuras rarísimas para que los chicos, cuando los vieran realmente, no se asustaran.
Esa era la tarea del cacique, su misión: seguir manteniendo el puente con los más jóvenes, para que no perdieran la posibilidad de ver, ni de enterarse de qué se trata. Hacerlo era llevar a su pueblo el recuerdo de que esos seres existen y están presentes en la vida.
El autor es actor.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido


por Redacción OHLALÁ!
tapa de revista OHLALA! de mayo con Zoe Gotusso

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.