Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Viajar ligera




Y sí, algunos me verán o sentirán demasiado comprensiva. Yo misma me lo cuestiono a veces. Pero saben una cosa, si elijo comprender y soltar (llámese perdonar) lo hago por mí. Lo hago porque a mí me hace bien hacerlo. Porque prefiero viajar ligera por la vida, sin rencores, sabiendo que yo misma -a veces- soy frágil y probablemente el día de mañana también esté equivocándome.
Y no digo que equivocarse sea lo correcto, que tengamos que salir todos a bombardear la ciudad (¡total!), pero si por H o por B tenemos un desliz, o nos dejamos seducir por el miedo, pero luego reaccionamos a tiempo (más todavía, queremos reparar el daño)... bueno, che, no es tan grave. Somos así, humanamente incorrectos, contradictorios, duales, erráticos, complejos... y eso nos hace BELLOS.
Hace poco tuve una pelotera leve con un jefe, que cuando se la conté a mi hermano, me dijo: "hay algo que es muy fácil, María Inés. Y no te va a pasar nada por hacerlo: pedí perdón. Vas a sacarte el rollo del cuerpo." ¡Ja! No sé si estaba tan segura de haberme equivocado (aquélla vez), pero sí quería liberarme de todo ese chicle denso que estaba sintiendo... Así que, sin dudarlo, le hice caso.
Insisto, hay que ir livianos, con lo propio y lo ajeno. Elásticos, blandos, sueltos.
Ojo, que yo me enojo como nadie (¡soy ascendente en Aries!) pero después de la explosión, siempre viene la reconciliación.
¿Hay alguien a quien te gustaría pedirle disculpas? Así sea para "reciclar" el vínculo entre ustedes. ¿Hay alguien que quisieras que se disculpe con vos? ¿Hay faltas que, por mucho "perdón" que se diga y se sienta, son irreparables? ¿Cuáles?

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

“Muchacha, hacete el Papanicolaou”

“Muchacha, hacete el Papanicolaou”

Tapa de revista OHLALÁ! de abril con Gime Accardi

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.