Newsletter
Newsletter
 • Economía

Tarjetas de crédito: ¿aliadas o enemigas?

La tarjeta de crédito puede ser un ayuda para poder hacer alguna compra en cuotas, sobre todo si son sin interés, pero hay que tener algunos cuidados en su uso. En esta nota, lo que tenés que cuidar para no endeudarte más de la cuenta.


Qué cosas tener en cuenta para sacar provecho de tu tarjeta de crédito.

Qué cosas tener en cuenta para sacar provecho de tu tarjeta de crédito.



Tarjeta de crédito, ¿tu mejor amiga o tu peor enemiga? Por momentos sentís que son la salvación a tus problemas económicos del mes. Pero, cuando te querés dar cuenta, llega el resumen y se te va la mitad del sueldo en pagarlo y ni siquiera te queda en claro cómo es que pasó.

Como todo en las finanzas personales, nada es blanco o negro. La realidad es que una tarjeta de crédito es un excelente instrumento de financiamiento, sobre todo cuando estamos hablando de cuotas sin interés. ¿Por qué? Porque abonar hoy 9 mil pesos de contado nos duele mucho más en el bolsillo que pagar 3 mil, el mes que viene otros 3 mil y 30 días más tarde los últimos 3 mil. Y es que, como ya sabés, en un país altamente inflacionario como Argentina, tu dinero vale cada vez menos con el correr de los días.

Sin embargo, con esta lógica también es muy fácil entusiasmarse, utilizarla de forma desmedida y que se termine convirtiendo en una pesadilla de la que pareciera imposible despertar. Entonces, ¿qué tener en cuenta para hacer un uso inteligente de la tarjeta de crédito?

  1. 1

    Costos

    Un error muy frecuente es confundir este producto financiero con dinero extra, como si para los consumos del mes contáramos con nuestros ingresos y, adicionalmente, con el límite disponible de la tarjeta. Por eso es que siempre es un buen momento para recordar que se trata justamente de un crédito, es decir, dinero prestado que vamos a tener que devolver. 

    A diferencia de lo que podemos llegar a pensar, la tarjeta de crédito no es gratis. Incluso si por contar con una cuenta sueldo nos bonificaran algunos costos, como los de mantenimiento y renovación, en muchas jurisdicciones hay que pagar el impuesto a los sellos, que representa un 1.2% adicional a los gastos que hayamos realizado.

    Además, en caso de no haber abonado el total del resumen a tiempo, se nos aplicarán intereses, con un costo financiero total anual (o sea tasa de interés más otros gastos asociados), que hoy en día ronda el 90%.

  2. 2

    Fechas clave

    Supongamos que la próxima fecha de cierre de mi tarjeta, la cual puede consultarse a través de home banking, es el 30 de septiembre. Esto significa que todos los consumos realizados hasta esa fecha son los que veré reflejados en mi próximo resumen, cuya visualización suele estar disponible aproximadamente 3 días hábiles luego de la fecha de cierre.

    Desde la fecha de cierre, ¿cuánto tiempo tengo para pagar el saldo indicado en el resumen? Hasta la fecha de vencimiento, que en general es unos 7 días hábiles desde la fecha de cierre. 

    ¿Qué pasa si no abono? En caso de tratarse de un monto inferior al total, pero igual o mayor al pago mínimo, se me aplicarán los intereses punitivos que mencionamos previamente. Si ni siquiera pago el mínimo, corro el riesgo adicional del bloqueo de la tarjeta, es decir, que me la inhabiliten para su uso. 

  3. 3

    Ocasiones para utilizarla

    En la literatura de las finanzas personales existe una gran variedad de recomendaciones en lo que respecta a las situaciones que ameritan utilizar la tarjeta de crédito. Desde que se trate exclusivamente de “grandes compras” como electrodomésticos, hasta emplearla para absolutamente todos los gastos, aprovechando que el resumen se paga varios días después de realizado el consumo y en el medio hubo una inflación del 5/6%.

    Lo cierto es que, mientras te manejes con esta única regla, no vas a equivocarte: utilizarla para compras planificadas. La clave es que hayas incorporado el hábito de armar un presupuesto, es decir, de planificar cómo vas a distribuir tus ingresos entre tus distintos gastos a lo largo del mes, asegurándote así que los primeros sean siempre mayores a los segundos.

    De esta forma, si en tu presupuesto habías incluido un monto para destinar a, por ejemplo, indumentaria, no tiene ningún sentido que te pierdas de aprovechar cuotas sin interés o descuentos bancarios al usar la tarjeta sólo porque no se trate de “una cantidad de dinero considerable”.

En conclusión, tus mantras para aprovechar al máximo los beneficios de este producto financiero serán pagar siempre el saldo total (no sólo el pago mínimo, así evitás los intereses) y tener tus finanzas ordenadas y bajo control, para asegurarte de no tentarte con compras por impulso y sobreendeudarte. Al fin y al cabo, no te olvides que estamos hablando de, precisamente, un crédito

IG de la autora: @modofinanzas

Las más leídas

Te contamos cuáles son las notas con más vistas esta semana.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

El 70% de las parejas que no tiene una buena comunicación financiera se divorcia

El 70% de las parejas que no tiene una buena comunicación financiera se divorcia


por Julieta Bonfill
Qué son las cuasimonedas y por qué surgen

Qué son las cuasimonedas y por qué surgen

Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.