Newsletter
Newsletter
 • Famosos

Emilia Clarke habló sobre los dos aneurismas cerebrales que sufrió durante la grabación de Game of Thrones

Durante la grabación de Game of Thrones Emilia Clarke sobrevivió a dos aneurismas cerebrales y volvió a hablar sobre cómo esta experiencia la cambió para siempre.


Emilia Clarke habló sobre los aneurismas que sufrió durante la filmación de Game of Thrones

Emilia Clarke habló sobre los aneurismas que sufrió durante la filmación de Game of Thrones - Créditos: Getty



Durante 2019 Emilia Clarke, la actriz británica que alcanzó la fama internacional gracias a su papel en Game of Thrones, escribió una columna en The New Yorker en donde -por primera vez- habló sobre una experiencia que le cambió la vida para siempre: durante el rodaje de la serie de HBO, sufrió de dos aneurismas que pusieron en riesgo su vida. 

Hoy, a más de tres años de aquella publicación y del cierre de la ficción de fantasía, la actriz volvió a hablar sobre este capítulo de su vida.

¿Qué fue lo que le pasó a Emilia Clarke?

Fue en 2019 cuando Emilia Clarke contó (a través de un texto escrito en primera persona y publicado en The New Yorker) algo que ninguno de los fanáticos de Game of Throne si quiera podría haber imaginado: tras la filmación de la primera temporada de la serie, en 2011, la actriz sufrió un primer aneurisma. "Nunca he contado en público esta historia, pero este es el momento", arrancaba diciendo su texto que -en ese momento- generó muchísimo revuelo.

En el medio del torbellino de fama en el que se vio envuelta gracias al éxito de la serie, durante una sesión con su entrenador personal (a quien había empezado a ver en la búsqueda de aprender a manejar el estrés) se empezó a sentir mal: " “Sentí como si una banda elástica me apretara el cerebro. Intenté ignorar el dolor, pero no pude. Le dije a mi entrenador que tenía que tomar un descanso".

“Una nube de inconsciencia se posó sobre mí. Como nadie sabía qué me pasaba, los médicos y las enfermeras no podían administrarme medicamentos para aliviar el dolor. Finalmente me hicieron una resonancia magnética, una exploración del cerebro. El diagnóstico fue rápido y siniestro: una hemorragia subaracnoidea (SAH, por sus siglas en inglés), un tipo de accidente cerebrovascular potencialmente mortal, causado por una hemorragia en el espacio que rodea el cerebro. Tuve un aneurisma, una ruptura arterial”,

Emilia Clarke

Sometida a una operación urgente en el hospital nacional de Neurología y Neurocirugía de Londres, pasó episodios de gran angustia (cuando, por ejemplo, no podía recordar su propio nombre) pero -según ella misma cuenta- fue dada de alta un mes más tarde. En ese momento los médicos le habían avisado que tenía otro aneurisma, más pequeño, del otro lado del cererbro ¿Qué debía hacer? Controlarlo y darle seguimiento.

“En mis peores momentos, llegué a pedir a los médicos que me dejaran morir. Mi trabajo, todos mis sueños, están centrados en el lenguaje y en la comunicación. Sin eso, estaba perdida”

Emilia Clarke

Dos años más tarde, en 2013, la actriz tuvo que someterse a una segunda intervención debido a aquel aneurisma: “El bulto del otro lado de mi cerebro había crecido mucho, su tamaño se había duplicado y el médico dijo que había que cuidarlo. Me prometieron una operación relativamente simple, más fácil que la última vez”. Pero, a pesar de las promesas, el procedimiento no salió bien ya que tuvo una hemorragia masiva y los médicos me dijeron que mis probabilidades de sobrevivir eran escasas si no volvían a operar.

"Es notable que pueda hablar"

Fue durante una entrevista en Sunday Morning cuando Emilia Clarke volvió a hablar de las operaciones que tuvo que enfrentar: “[Hay una] parte de mi cerebro que ya no se puede usar. Es notable que pueda hablar, a veces articular y vivir mi vida completamente normal y sin repercusiones”, y aseguró: “Pertenezco a la muy, muy, muy pequeña minoría de gente que puede sobrevivir a esto”, para concluir: “Realmente falta bastante. En los accidentes cerebrovasculares, tan pronto como alguna parte de tu cerebro deja de recibir sangre por un segundo, desaparece. La sangre encuentra un camino diferente para moverse, pero luego, cualquier parte que falte desaparece”.

Las más leídas

Te contamos cuáles son las notas con más vistas esta semana.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

Hablamos en exclusiva con los panaderos argentinos que hicieron la torta de cumple de Messi

Hablamos en exclusiva con los panaderos argentinos que hicieron la torta de cumple de Messi


por Cristian Phoyú
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.