Newsletter
Newsletter
 • HISTORIAS

Momi Giardina, sobre su hija Juli Castro: “Para mí es muy emocionante verla brillar en el Bailando"

En un momento expansivo en el que madre e hija están en pleno éxito profesional -en Luzu TV y el Bailando-, Momi Giardina y Juli Castro se regalaron su primera tapa juntas en OHLALÁ! Charlamos con ellas sobre la intimidad de su convivencia juntas, sus procesos emocionales y cómo se acompañan en las crisis.


Fotos de Mica Bianchi

MOMI: CAMISA DE LINO (MISHKA, $76.000), CAP (COMPAÑIA DE SOMBREROS, $16.500). JULI: CÁRDIGAN Y PANTALÓN DE PUNTO (FURZAI $55.500, Y $43.500).

MOMI: CAMISA DE LINO (MISHKA, $76.000), CAP (COMPAÑIA DE SOMBREROS, $16.500). JULI: CÁRDIGAN Y PANTALÓN DE PUNTO (FURZAI $55.500, Y $43.500). - Créditos: Mica Bianchi



“Cansadas”. Eso es lo primero que responde Julieta cuando se enciende el grabador y les preguntamos cómo están. Es lógica la respuesta: la noche anterior a nuestra charla, Juli había debutado como participante en la nueva edición de “Bailando por un sueño” y había recibido “el puntaje más alto de la noche”. La que lo recalca ahora es Momi, su mamá, que suena orgullosa y emocionada al constatar el reconocimiento al talento de su hija en un escenario que para ella fue tan significativo en su carrera. “Para mí fue muy emocionante ver a mi hija en el lugar donde yo también por primera vez trabajé tantos años, y ella me acompañaba y era un piojo. Y verla tan suelta, tan espontánea, tan talentosa”. Momi también está a mil: todos los días va al aire con Nadie dice nada, su programa de streaming en Luzu TV, y este mes encara una gira por cinco ciudades de España con su espectáculo unipersonal de humor Cualquier cosa te llamamos. Entre agendas, ensayos y compromisos de ambas, no fue fácil encontrar un hueco para charlar distendidas, pero enseguida tuvimos la sensación de que, en la vorágine de sus presentes, ambas pudieron regalarse un ratito de conexión, agradecimiento y valoración del vínculo madre-hija que supieron construir juntas. 

MOMI: VESTIDO MINI (ADIDAS, $20.000). JULI: REMERA CROP Y SHORT (RENNER).

MOMI: VESTIDO MINI (ADIDAS, $20.000). JULI: REMERA CROP Y SHORT (RENNER). - Créditos: Mica Bianchi

Juli, ¿cuándo te diste cuenta de que tenías ganas de seguir los pasos de tu mamá? ¿Fue un momento puntual o fue re natural? 
Juli: Desde que nací. Desde que soy chiquita que los acompaño –tanto a mamá como a papá– a todos lados, a shows, funciones, grabaciones, eventos, y cada vez que iba, yo veía y quería. O sea, siempre tomé clases de danza, de canto, de actuación, de comedia musical, de piano, y siempre amé eso. Así que desde que salió lo de las redes nunca paré de subir videos y también eso me ayudó a sacarme la vergüenza, a mostrarme así cantando, y me encanta, así que es un sueño, literal. 
Momi: Cuando Juli tenía cuatro años, le pidió a Papá Noel un violín. Entonces, Papá Noel le trajo el violín y ella, un piojo con dos trenzas, recibió el violín y dijo: “Ay, mamá, yo a Papá Noel le pedí el violín, pero no le pedí una maestra, ahora... ¿Quién me va a enseñar a tocar el violín?”. Entonces, siempre estuvo muy despierto su lado artístico y fue muy estimulada por nosotros, tanto el papá como yo nos dedicamos a esto. Yo también fui madre muy joven y crecí con ella y siempre fue muy compañera, entonces crecimos juntas y a la par, teníamos la misma pasión. 

¿Cómo fue para vos esa maternidad a los 21? Hay algo de inconsciencia, como que no sabés nada y no te preocupa tanto no saber. 
M: Es fabuloso. Fijate, con los años elegí no volver a ser madre, pero porque una se vuelve más consciente, más miedosa. Nunca dudé de tenerla a Juli. Confiaba mucho también en el padre, que es un padrazo y fuimos siempre equipo desde el día uno. Entonces fue medio así, desde la inconciencia. Para mí era como mi muñeca y crecíamos juntas. Por ahí lo digo y suena muy romantizado y muy color de rosa, pero sinceramente fue fácil. También conté con la ayuda incondicional de mi mamá, porque yo trabajaba mucho cuando Juli era chiquita, eran las épocas más fuertes de Showmatch, cuando quizá teníamos que grabar tres programas seguidos y estábamos todo el día ahí y siempre mi familia fue la contención para eso.
J: Aparte, está buenísimo que, por haberme tenido joven, hoy en día somos re compinches, salimos a comer juntas, salimos a bailar o hacemos cosas así porque tenemos poca diferencia de edad.

¿Y la familia funcionaba con tu mamá, que también está muy presente, como un matriarcado? ¿Son todas mujeres fuertes?
M: Creo que, de las tres, las generaciones fueron mejorando. Mi vieja es una moderna canchera que se supo aggionar y tiene una mente deconstruida y es hermosa, pero bueno, las nuevas generaciones nos fuimos mejorando y de las tres, la que tiene más carácter y quizás está más empoderada es la chiquitita.

Están las dos solteras ahora, ¿no? 
J: Sí.

No las vemos padeciéndolo tanto, ¿no?
J: No, ¡en las redes no se ve! (Risas).
M: La depresión que manejamos... 

¿Cambia mucho la soltería generacionalmente o es medio lo mismo para todos, digamos que se sufre igual? 
J:
Las dos somos muy del romanticismo, del estar enamoradas, y nos dejaron a las dos y el primer tiempo fue terrible, después se terminó.
M: Me pegó muy mal, realmente.

¿Cómo se sostienen cuando a alguna le pega el bajón del desamor? 
J: Somos re compañeras, nos contamos todo y nos damos consejos medio desde el fondo del mar cada una.
M: Sí, pero también tenemos esa cosa de salir adelante y nos complementamos mucho con el humor, la risa. Vemos algo y nos empezamos a reír sin parar. Siempre desde el fracaso, yo trato de reírme. Mi obra de teatro también se trata de eso y le pierdo el respeto a la palabra “fracaso” y entonces damos vuelta la situación. Por ahí nos contamos situaciones que a las dos nos rompen el corazón o nos plantan... y nos reímos.

Juli, cuando viste a tu mamá tan vulnerable, ¿fue algo que te unió más a ella? ¿Te hizo sentir insegura? ¿Qué te pasó con eso?  
J: Sí, obvio, fue re feo para mí verla a ella en ese lugar. Era llegar y que ella estuviera llorando y tener que abrazarla. Había días que ya era tipo: “¡Basta, mamá, dejá de llorar!”. Pero supe acompañarla aconsejándola, escuchándola y poniéndole el hombro para que llore. Y supo salir adelante, ella sola, aparte de la contención familiar y de los amigos. 

También las separaciones hay que entenderlas como un proceso. No es que un día te separás y a las dos semanas podés abrirte un Tinder. Cada uno tiene su propio tiempo para sanar ese duelo. 
M: Sí, y además en mi cabeza yo siempre fui muy Susanita y decía: “Esto es para toda la vida”, y cuando mi ex se fue de mi casa fue como “esto no es lo que habíamos acordado”, como que no entendía. Y costó encontrarme a los 40 años sola, que siempre fui muy noviera y de estar en pareja. Hoy la sociedad cambió un montón y estoy rodeada de gente más joven, me cuesta adaptarme, porque en un punto parezco muy “pendeja”, pero a la vez soy muy estructurada en muchas cosas y medio chapada a la antigua con esta cosa del amor, el romanticismo, la fidelidad, y a ella un poco le pasa lo mismo. Es una generación más joven, pero en eso tiene los genes de la madre. Juli es un alma vieja.
J: Respecto al amor y las parejas, sí, soy re de engancharme y ponerme de novia y enamorarme y ser recontra fiel y dar todo por la otra persona. Igual, nunca estuve en una relación tóxica. Todas las relaciones que tuve fueron súper sanas, pero bueno, me rompieron el corazón... 
M: Pero no te podés tomar nada. Te rompen el corazón y no es que me tomo ni un Ibupirac y se me pasa el dolor. Es a bancar. 

“La relación que tengo con ella es el orgullo más grande. Me puede ir mal o bien en el trabajo, pero con ella no puedo fallar”. (Momi)

JULI: CHAQUETA DE DENIM Y PANTALÓN (LAS PEPAS, $59.900 Y $45.900).

JULI: CHAQUETA DE DENIM Y PANTALÓN (LAS PEPAS, $59.900 Y $45.900). - Créditos: Mica Bianchi

Eso generó una identificación con vos poderosa, porque, en general, las mujeres no nos mostramos rotas. Vos nos mostraste que podés seguir siendo un minón y ser vulnerable.
M: Sí, de hecho, lo que más trabajo en terapia es fortalecer el amor propio, porque siempre tuve como esa mentalidad de que el hombre era el que me tenía que completar, y entendí que no es así, y que una estando sola realmente se puede sentir completa y bien. Venía de estar en pareja, entonces era lo que conocía, y por eso me resultó tan difícil, y me sigue resultando, hace un año y medio que me separé, no me hago la superada, pero entiendo que me tenía que pasar esto para empezar a valorarme un poco más y poner límites. 

¿Qué sentís que descubriste sobre vos misma en este empezar a autovalorarte más, a conectarte con tu amor propio? 
M: Descubrí que puedo. Antes tenía mucha dependencia emocional y necesitaba siempre la aprobación del otro, de mi marido. Yo ni siquiera lo intentaba, decía: “Bueno, esto que lo haga él, lo hace mejor”. Y empecé a sentir que yo podía y también mi trabajo me empezó a empoderar, a decir: “Bueno, está bien, él no me eligió, pero mirá, hay un montón de gente que también me quiere”, y eso lo tengo que empezar a valorar. También, por supuesto, la relación que tengo con ella. Es el orgullo más grande. Me puede ir mal o bien en el trabajo, pero con ella no puedo fallar y cuando ella me empezó a decir: “Mamá, no te veo bien” y mis amigos también, fue cuando puse un freno y dije: “OK, necesito ayuda”. También le toca a una hacerse cargo, porque es más fácil quedarse en la víctima, llorar y no salir adelante. Es medio narcisista cuando una cree y dice: “Yo voy a poder”. Y no, a veces no podés.

¿Y a vos, Juli? ¿Qué te dejó esta soledad? ¿Qué aprendiste? 
J: Lo mismo, enfocarme más en mí. Cuando estaba en pareja, quizá me ocupaba demasiado del otro y en ayudar al otro y pensar en cosas para que el otro mejore y no me enfocaba tanto en mí. Entonces, ahora empecé a hacer cosas que a mí posta me gustan y darme el tiempo para encontrar las cosas que a mí me hacen bien, y me está yendo súper bien, así que estoy re contenta, por eso te puedo decir que estoy re bien.

Sí, también nos venden eso de que hay que tener a alguien al lado y la soledad nos deja cosas lindas, una la puede pasar bomba sola. 
M: A mí recién ahora me está pasando que los fines de semana elijo no salir. Por ahí durante la semana salgo con mis amigas a cenar o con ella y quiero quedarme sola en casa. Disfruto la soledad y ahí es donde dije: “OK, Momi, vamos bien”.  

Y hay algo muy bueno de que pudiste decir que necesitaste ayuda y buscaste un psiquiatra. Está buenísimo visibilizar eso también... 
M: Sí, obvio. Después de muchos meses de terapia, yo veía que no podía salir adelante, que seguía mal, que había entrado en una depresión, no tenía ganas de hacer nada, me costaba mucho todo, y el llamado de atención de Juli, de mis amigos, de mi mamá, fue: “OK, acá algo está pasando y solo con terapia no estoy pudiendo” y fue entonces cuando contacté a la psiquiatra. Me daba miedo, digo: “Bueno, tomo pastillas y me voy a volver adicta”, y sin embargo, es un proceso y eso no significa que va a ser siempre así. Y si realmente las tengo que tomar de por vida para sentirme mejor, bienvenido sea. Creo que la salud mental es lo único que tenemos que tener entero y sano porque es nuestra integridad.

MOMI: CAMISA Y SHORT (LAS PEPAS, $34.900 Y $39.900).

MOMI: CAMISA Y SHORT (LAS PEPAS, $34.900 Y $39.900). - Créditos: Mica Bianchi

“Con Juli hay mucho diálogo. Para mí, en cualquier relación la base principal es el diálogo, y nosotras nos charlamos todo, y tenemos curiosidad de la otra”. (Momi)

Sabemos en qué se complementan, pero ¿en qué son re distintas? 
M: Juli es más frontal que yo, si tiene que ir al choque, ella te enfrenta, y a mí me cuesta mucho la discusión.
J: Mamá, por no decir las cosas, o por no querer discutir o por no querer pelear, quizá se queda callada, y yo soy más de decir lo que pienso.
M: La chiquita es más que picante.

¿Y alguna vez pelean? ¿O le tenés que poner ciertos límites?
M: No. Desde que nació, yo decía: “¿Está hecha a control remoto?, ¿es joda esto?”. Tenemos un vínculo muy sano, nos contamos todo, hay mucho diálogo. Para mí, en cualquier relación la base principal es el diálogo, y nosotras nos charlamos todo y tenemos curiosidad de la otra. Vivimos cada etapa de nuestras vidas o lo que nos pasa con pasión.

¿Y qué te da miedo como mamá? 
M: Que sufra. Es también parte del proceso de crecer, pero tiendo a ser de esas madres que dicen: “Ojalá que a mi hija no la hagan sufrir, que no le pase nada”. Hay algo que me deja como muy tranquila, que en esta sociedad que se perdió mucho con el tema de drogas, vicios, malas amistades, Juli es muy sana. Y cuando en la adolescencia una los ve encaminados desde ese lugar sano, te da un alivio importante.

Juli está en sus primeros pasos en la televisión. ¿Te gustaría protegerla de ciertas cosas que le pueden pasar por exponerse tanto? 
M: Obvio, inconscientemente siempre le digo: “Hija, mirá que yo conozco, no entres en la cámara oculta, esto es un show, no te tomes las cosas tan personales”. Igual, ella tiene una personalidad bastante teflón y que se ríe, pero también muchas veces una tiene que vivir su propia experiencia. Yo no puedo estar atajándole los penales porque es necesario para que ella crezca y tenga sus vivencias, y ella misma se puede plantar. Que le sucedan cosas que, por más que yo se las advierta, le van a suceder.

¿Y vos, Juli, qué consejos le das a tu mamá? 
J: Con respecto a lo artístico, ella es la que me aconseja.
M: Igual, para todo el mundo redes, me ayudaste vos.
J: A arrancar en TikTok y eso, a veces le doy una mano. Ella siempre me manda: “Che, Ju, ¿subo esto o hago esto?”. O “esto hacémelo vos”.
M: Ahí un poco le rompo las pelotas. Me acuerdo de que, en pandemia, que fue un poco cuando explotamos nosotras, porque estábamos aburridas y, a la vez, a nosotras nos entretenía mucho, nos divertíamos al pensar en armar un video y nos disfrazábamos como si fuésemos dos nenas, una cosa tremenda, ella me decía: “Mamá, vos abrite un TikTok”. Y yo le decía: “No, hija, ya estoy grande”. “Haceme caso”, me dijo ella. A los pocos meses, tenía un millón de seguidores.

¿Y cómo piensan estos contenidos que hacen juntas? ¿O una se lo propone a la otra? 
J: Antes, en pandemia, era estar en TikTok horas y ver lo que nos gustaba, una inspiración o algo, y lo hacíamos. En mi caso, mis videos quizás eran más de challenges virales y ella era más de crear, pensar personajes y eso. Hoy en día, para hacer un video juntas, es cada una por su cuenta: “Yo pensé esto, hagamos esto”, así es más fácil.
M: A veces surge desde la improvisación, como que nos decimos algo y después decimos: “Bueno, hagamos los videos”.

MOMI: TOP Y PARACHUTE (AMPI VERÁ, $26.00 Y $37.000).  JULI: TOP Y PARACHUTE (AMPI VERÁ, $27.00 Y $37.000), ZAPATILLAS (ADIDAS, $88.499).

MOMI: TOP Y PARACHUTE (AMPI VERÁ, $26.00 Y $37.000). JULI: TOP Y PARACHUTE (AMPI VERÁ, $27.00 Y $37.000), ZAPATILLAS (ADIDAS, $88.499). - Créditos: Mica Bianchi

Vos, Momi, ahora tenés gira a Europa con tu espectáculo...
M: Sí, y había quedado para algo re lindo también y no lo puedo hacer por la gira. En esta profesión es así: o no tenés nada o te llega todo junto. Con Nadie dice nada yo no puedo armarme mucho porque es una caja de sorpresas y la verdad es que hoy el streaming es mi prioridad. Pero bueno, no quiero matar a mi artista porque amo subirme al escenario, amo hacer mi unipersonal y gracias a mi unipersonal yo despegué desde otro lugar. Porque antes la gente por ahí me tenía como “bailarina de Marcelo”, pero mi lugar de artista me lo dio mi unipersonal y, bueno, las redes también.

Me acuerdo de que cuando hablé con Santi (Talledo) le dije: “Ustedes están haciendo algo re diferente en Fresco y batata”. Y de alguna manera, llevaron ese espíritu a Nadie dice nada, entonces para mí la artista está súper presente.
M: Total. De hecho, en el Luna Park yo hice personajes, en el estadio de Uruguay también, cuando ellos me contaron cómo era el formato, yo les dije: “OK, chicos, pero estamos arriba de un escenario, no podemos no hacer algo artístico”, y Nico (Occhiato) es muy abierto para eso. Todo lo que le propongas te dice que sí y es re lindo también trabajar con esta libertad porque si no, para mí es como cortarme las alas si únicamente tuviera que estar ahí hablando.

¿Y te hallaste bien en el mundo streaming? ¿Tenías algún miedito cuando arrancaste?
M: No, la verdad es que no. Pero porque ya estoy grande y también pasé muchas cosas y vengo del palo de la televisión, que era mucho más estructurado, y para mí trabajar ahora es un placer. 

Cuando hablamos con Yoyi Francella, que fue tapa hace un par de meses, ella decía que su miedo era no tener a ningún personaje cubriéndola. Ahí sos vos con tu propia voz. 
M: ¡Yoyi es más viva, es mucho más reservada! Yo soy extremadamente espontánea, o sea, todo lo que me sucede en el cuerpo, en mi cabeza, mi estado de ánimo..., hago catarsis ahí. Soy esto.

¡Y ahora encima con Santi, increíble! Yo en un momento dije: “Uy, se separan estos dos” y no, volvió.
M: Es hermoso lo que nos potenciamos con Santi. Desde el momento en que lo conocí los dos empezamos a despegarnos laboralmente muchísimo. Es de esas personas que te potencian, y es tan importante estar rodeada de personas vitamina, que te tiran para adelante, que te apoyan, y a mí me potenciaron todos, mi hija, mis amigos mi familia. Es hermoso.

¿Y cómo es tu vínculo con Santi, Juli?
J: Lo amo, es que es parte de mi familia. Nos vemos siempre, y cada vez que nos vemos son risas, nos contamos todo también, nos aconsejamos un montón, somos re compinches. Es como una familia.
M: Sí, somos familia. Santi Talledo, Vane Pellizzeri, nuestra representante, Sofi Morandi también, que no entienden lo que me ayudó en mi separación. Y yo decía: “Qué loco, es mucho más chica que yo”, y claro, tienen otro pensamiento. Entonces ven las cosas más simples y es hermoso, porque yo vengo de una estructura re rebuscada. “Me rompieron el corazón”, más dramática, y ellos: “¡Dale, Momi, vamos para adelante!”.  

Juli, ¿cómo está siendo el “Bailando” para vos? 
J: Estoy muy contenta, muy cansada también, pero es totalmente distinto a lo que yo hice siempre, con las redes, el teatro o la serie, esto es otra cosa. Es mucho más masivo. Todo el mundo viene, todo el mundo te ve, todo el mundo tiene algo para decir. Aparte de eso, la exigencia física que es; todos los días, más allá de las clases que tomo aparte, el entrenamiento de trucos. Estoy toda moretoneada en las piernas, pero me encanta, lo recontra disfruto. Encima tengo un equipo que son unos talentosos increíbles y muy buena gente, así que estoy re contenta.

¿Qué es lo que más disfrutan de hacer juntas?
J: Si me preguntás a mí, creo que lo que más me copa es tomar mate y hablar de todo. Me encanta charlar todo el tiempo.

¿Salen juntas a bailar, a bolichear, en ese plan? ¿O nada que ver?
M: A mí, te soy sincera, no me gusta mucho ir a bailar. No me gustó nunca, fui siempre muy abuela. Ahora estoy viviendo quizás un montón de cosas que no viví antes, porque fui madre joven, pero nunca me llamó mucho la atención. Y sí fuimos a bailar alguna que otra vez, fuimos a la Bresh, por ejemplo, pero yo ya me siento grande...

“ Mamá, por no decir las cosas, o por no querer discutir o por no querer pelear, quizá se queda callada, y yo soy más de decir lo que pienso”. (Juli)

MOMI: BLUSA (LAS PEPAS, $69.900), SHORT (PORTSAID, $34,980), ZAPATILLAS (ADIDAS, $35.000). JULI: SUÉTER Y SHORT DE HILO (47 STREET, $50.000 Y $40.000).

MOMI: BLUSA (LAS PEPAS, $69.900), SHORT (PORTSAID, $34,980), ZAPATILLAS (ADIDAS, $35.000). JULI: SUÉTER Y SHORT DE HILO (47 STREET, $50.000 Y $40.000). - Créditos: Mica Bianchi

¿Proyectos nuevos que no sepamos? 
J: Yo este año voy a grabar una serie que está haciendo Santi Talledo. No sé si se puede decir mucho.
M: Sí, Santi está escribiendo una serie increíble sobre salud mental. Yo también creo que voy a estar. Es la historia de Santi de chiquito. No entienden la cabeza que tiene ese hombre, es increíble. Va a estar en alguna plataforma de streaming, pero no sabemos aún cuál.

Y vos, Momi, tenés gira ahora...
M: Me voy primero al festival más importante de humor en España, donde van representantes de cada país y yo soy una de las que representan a la Argentina. Después me voy a cinco ciudades: Mallorca, Valencia, Barcelona, Madrid, Málaga. Muy increíble.

Me gusta esto que estás viviendo del éxito de grande, que te agarra tan aplomada, ¿no? 
M: Sí, es hermoso y lo agradezco y me emociono porque realmente me costó y siempre fui muy perseverante. Porque durante mucho tiempo me cerraban las puertas, no se me daba... El otro día encontré una foto que le había mandado llorando a mi ex, y le decía: “Nadie me quiere, todos me dicen que no, me ilusionan y después no me sale el trabajo”. Me pasaba siempre que sí, sí, vas a quedar y después no se daba... Me acuerdo de una vuelta que me pasó con Nati Jota en un casting para un programa para Telefe, que era ¿En qué mano está?, que lo conducía el Chino Leunis. Yo había hecho un casting increíble. Después me enteré de que, obviamente, la habían elegido a Nati, cuando Nati ya la rompía en redes, y entonces yo siempre me ilusionaba, porque me decían: “Seguro vas a quedar” y no. Bueno, hoy veo mi presente, entonces no puedo estar más que agradecida y me agradezco por haber sido tan perseverante y saber que este era mi lugar y no bajar los brazos. En esta profesión lo único constante es la inestabilidad. Entonces, hoy me abrazo a esto que me está pasando y lo agradezco. •

MAQUILLÓ LORENA NAVARRINE. PEINÓ JOR ANTICO.

AGRADECEMOS A MELISA ARLETAZZ Y A MERCEDES SEGURA (@mercedessegura_) POR SU COLABORACIÓN EN ESTA NOTA.  

Las más leídas

Te contamos cuáles son las notas con más vistas esta semana.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

Quiénes son las bailarinas trans que hicieron llorar a Moria Casán

Quiénes son las bailarinas trans que hicieron llorar a Moria Casán


por Ro Solavaggione
"Soy muy agradecida del lugar en que me toca estar hoy”

Pampita y su balance de vida: "Soy muy agradecida del lugar en que me toca estar hoy”


por Soledad Simond y Agustina Vissani
"Las redes sirven para el levante"

Nati Jota, nuestra chica de tapa:  "Las redes sirven para el levante"


por Agustina Vissani y Euge Castagnino

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.