Newsletter
Newsletter
 • Opinión

Estereotipos de belleza: ¿algo cambió tras la muerte de Silvina Luna?

Agustina Murcho, nutricionista, especialista en trastornos alimentarios, reflexiona sobre qué pasó después de la muerte de Silvina Luna respecto de los mensajes que potencian estereotipos de belleza hegemónicos.


Silvina Luna tenía 43 años.

Silvina Luna tenía 43 años. - Créditos: Archivo LN



Desde que murió Silvina Luna se está hablando mucho sobre la presión social de ser delgado y tener un cuerpo "perfecto". Pudimos expresar que desde que tenemos uso de razón nos inculcan dietas restrictivas, nos dicen que ser flaco es ser exitoso y que, si no lo sos, fracasás. Nacimos mirando publicidades y revistas que ponen el foco en el cuerpo y en adelgazar.

No es raro que con este bombardeo empecemos a tener inseguridades y, en consecuencia, nos sometamos a hacer dietas peligrosas, a optar por cirugías estéticas para encajar con eso que nos exigen. La misma Silvina dijo hace un tiempo que ella fue víctima de esto y que se arrepentía de lo que hizo y hasta aconsejaba a las chicas a no seguir su camino.

No está en discusión la parte de la negligencia y la mala praxis, que debe encontrar su pena en la Justicia, pero también es real que si toda esta presión no hubiera estado probablemente no hubiera caído en este tipo de intervenciones.

Lamentablemente mucha gente no ve esto, y cree que la culpa de todo es únicamente del "profesional", y que no tiene que ver la sociedad, hasta sigue estando el pensamiento de "que se jorobe porque no se aceptó como es".

Hay que decir que no todos tienen la misma capacidad para afrontar estas cosas, que hay una historia detrás de cada uno y que el tema de la autoestima es súper importante. A nadie le gusta sentirse inseguro, pero como todos somos diferentes no reaccionamos de la misma manera.

El día que falleció Silvina estaban todos conmovidos, pero al día siguiente en los medios y en las redes se volvieron a subir publicaciones de famosos que bajaron de peso y de tratamientos estéticos que se estaban haciendo.

Entonces, ¿en qué quedamos? ¿No se va a tomar conciencia de nada? Tristemente seguimos en la misma situación y es muy difícil que cambie, porque hoy en día no es sólo la televisión sino también redes sociales y profesionales de la salud que promueven dietas, demonizan alimentos y hacen comentarios acerca del cuerpo de los demás. 

Los mensajes de los medios y en las redes sociales, que reproducen estereotipos de belleza, siguen existiendo y son iguales de peligrosos: cuando hay un trastorno alimentario o una mala relación con la comida, nuestro cerebro crea pensamientos irracionales. Por eso, y de la mano de repensar los mensajes que reproducimos, es fundamental entender que hacer comentarios sobre los cuerpos ajenos nunca puede ser positivo.

Nota gentileza para OHLALÁ!

Las más leídas

Te contamos cuáles son las notas con más vistas esta semana.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

El fin de la era Furia en Gran Hermano: ¿cómo quedó la casa de cara a la final?

El fin de la era Furia en Gran Hermano: ¿cómo quedó la casa de cara a la final?


por Fefe Bongiorno
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.