Newsletter
Newsletter
 • Opinión

Orgasmo femenino: saquemos del clóset el placer sexual de la mujer

En su nueva columna, Flor Salort reflexiona sobre la necesidad de explorar y saber qué nos gusta a la hora de alcanzar el placer.


Agosto, el mes del orgasmo femenino.

Agosto, el mes del orgasmo femenino. - Créditos: Getty.



Para muchas mujeres el orgasmo es un tema difícil de abordar, debido a su religión, sus mandatos, sus creencias, el qué dirán, la historia, etc. Por eso decimos: saquemos del clóset el orgasmo femenino.

Los hombres tienen naturalizado desde pequeños el tener orgasmos o dónde tocarse. A un niño pequeño le hacen fiesta por tocarse, en cambio, a una niña le piden a gritos que se saque la mano de ahí, que es poco higiénico, que es asquerosa y tantas otras cosas más.

Nunca nadie nos habló de lo importante que es explorar y conocernos. Siempre fue un “No lo hagas” en vez de “Buenísimo, pero hacelo en privado, es natural”. A partir de este momento empiezan los traumas de las mujeres con el placer y disfrutar de tener un orgasmo. A partir del día donde la sociedad y nuestro entorno nos hacen creer que nuestro placer está mal. Me gustaría hablar con alguna mujer del siglo pasado si alguna vez ha tenido un orgasmo, pero diciendo en donde y como quería que la toques. Mismo de este siglo, sin ir más lejos, ¿cuántas guiamos que es por aquí, por allá, o decimos “tocame más fuerte, más lento”? ¿Nos animamos a hablar con nuestra pareja, decirle y que sepa donde tocarnos y donde nos genera mayor placer?

Por eso aquí estamos para hablar de nuestro placer, de nosotras, de nuestro principal órgano del placer aparte del cerebro: nuestro clítoris. Bienvenidas a nuestro hermoso y único órgano destinado solamente al placer, con miles de terminaciones nerviosas que se encuentran en la apertura de los labios internos en nuestra vulva. De este órgano, por más increíble que sea, por mucho tiempo no se habló ni se sabía que existía y hoy en día se le está empezando a dar la visibilidad que se merece 

Es fundamental que te conozcas y sepas dónde sentís más placer y cómo te gusta tocarte. Si nunca te masturbaste o nunca tuviste un orgasmo, tranquila, ta que en toda nuestra vida tenemos tiempo para hacerlo y disfrutarlo. Tomate tu tiempo, empezá de a poco. Podés masturbarte tocandote la vulva, el clítoris, con tus dedos directamente, por arriba de la bombacha, rozando contra la almohada o la cama, con un juguete, vibrador, succionador, etc. Imaginate mientras, una escena que recuerdes que te haya gustado, una persona que te excite, podés mirar algo que te erotice, etc. La idea es que experimentes con vos y estar conectada con el cuerpo, tu mente y tu espíritu, ya que somos un todo y si estamos desconectadas nos va a costar más encontrarnos.

Por otro lado, al conocerte mejor, si tenés pareja podes charlar y contarle lo que te gusta, para que las relaciones sexuales sean mucho más placenteras. ¡Que no te de vergüenza! En esta vida hay que pedir y hacer todo lo que nos guste, siempre y cuando no afectemos a nadie más. Es nuestro derecho. Asi que, si una elige el camino de masturbarse o tener relaciones sexuales, que sea siempre con orgullo y seguridad: nunca hagas nada que no te sientas comoda o lista para hacerlo.

 

En el caso que estés con una pareja y te cueste llegar al orgasmo al tener relaciones por penetración vaginal, no te preocupes. Quiero decirte que es lo más común del mundo ya que muy pocas mujeres llegan al orgasmo de esa forma. La mayoría de las veces se necesitan varios estímulos más para llegar al orgasmo, aparte de la penetración. Aunque les cuento que ni siquiera sería necesaria. Uno de los principales estímulos que nos llevan al éxtasis es masajear el clítoris de alguna forma, tocar su glande y capuchón (la parte externa) o también se lo puede estimular por sus ramas internas (que cabalgan sobre la cara anterior de la vagina). Algunas personas llegan a frotarlas con los dedos, un juguete sexual tipo dildo o con el mismo coito hasta provocar el orgasmo. Sin embargo, esta última forma de llegar al orgasmo, solo es posible para menos del 20% de las mujeres.

Igualmente, la forma de “acabar” no significa nada. Lo importante es disfrutar, conectarse, y liberarse al placer. Afuera la culpa. la vergüenza, los prejuicios, mandatos, y creencias que nos limitan. ¡A disfrutar del placer de todo nuestro cuerpo y sus sensaciones en libertad!

Como siempre digo, la carta sexual, es enorme e infinita, pero el menú que vas a elegir en cada instante es todo tuyo. ¡ A vivirlo!

Las más leídas

Te contamos cuáles son las notas con más vistas esta semana.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

Consejos para recuperar el deseo sexual

Consejos para recuperar el deseo sexual


por Cecilia Alemano
El sexo como medicina: miremos la sexualidad de una forma más holística

El sexo como medicina: miremos la sexualidad de una forma más holística


por Francesca Gnecchi
Evelyn Botto en la tapa de OHLALÁ! de julio

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.