Newsletter
Newsletter
 • SQUAD

Carta a mi hija, en el Día Internacional de la Mujer: “Sé rebelde”

En el 8M, Josefina de Cabo le habla a su hija pequeña, Rita. Reflexiona sobre las desigualdades entre varones y mujeres, las conquistas y lo que nos falta para alcanzar la equidad de género.


Josefina y su hija Rita en la playa, este verano.

Josefina y su hija Rita en la playa, este verano. - Créditos: Gentileza Josefina de Cabo



Querida hija:

Tenés que saber que ser mujer es un lío. Lamentablemente, desde que empezó el mundo las mujeres fuimos consideradas menos que los hombres. Pero en un momento nos dimos cuenta que eso no estaba bien y empezamos a tratar de cambiarlo. No para ser iguales que ellos, no. Si eso es imposible: ellos son varones y, nosotras, mujeres. Lo que queremos y necesitamos es igualdad de derechos, de trato, de condiciones.

¿Vos sabés que aún hoy en muchos trabajos te pagan menos que a tu colega varón? ¿O que toman menos mujeres porque tenemos la posibilidad de quedar embarazadas y necesitar licencia por maternidad? ¿O que cuando volvés de esa licencia te hacen “pagar derecho de piso” aunque hayas trabajado ahí muchísimo tiempo? Sí, re injusto mi amor, pero cierto. Por eso y por un montón de otras cosas luchamos cada día (y especialmente hoy, 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres).

Argentina es un país -en teoría- respetuoso con la diversidad de culto, de cuerpos, de sexualidad, de expresión. En teoría, tampoco hay extremismos. Pero, bueno, eso lo dejamos para otra carta. En tu país, que es un país supuestamente respetuoso, abierto, progresista y de avanzada, todos los 8 de marzo las mujeres marchan. Marchan y es hermoso, porque van juntas, de la mano, poderosas.

Pero, ¿sabés por qué marchan? Marchan porque es necesario. Marchan porque todos los 8 de marzo, en muchos lugares, nos felicitan. Nos dicen “feliz día”, y tenemos que explicar que no, que no es un feliz día. Que no va a ser un feliz día hasta que estemos todas a salvo.

Cuando seas más grande vas a poder entender por qué a tu hermano seguramente lo dejemos salir solo de noche, pero a vos te pidamos que siempre estés acompañada, que nos llames cuando llegues, que no te tomes un taxi sola…

 

¿Sabías que por ser mujer vas a vivir en desventaja? Van a pretender cosas de vos que ni vos pretendés. Algunos van a esperar que sepas coser, bordar y abrir la puerta para ir a jugar. Pero, hija, vos podés ser y hacer lo que quieras. Sé rebelde. Sé inteligente. Sé valiente. Sé mágica. Sé todo lo que vos quieras ser y no lo que otros quieran que vos seas (ni siquiera papá y yo, mi vida). Aprendé a poner límites, decí que no. Y cuando te digan que no podés, seguí intentando.

No creas eso que te van a decir, que otras mujeres son tu competencia; es todo lo contrario: cuando te unís con las mujeres todo tu poder se potencia y se eleva. Juntate con otras mujeres (sororidad le llamamos): ayudalas, potencialas, crezcan juntas. 

En el día de la mujer, hay algunas cosas que quisiera decirte.

  • Tu cuerpo es tu templo (qué difícil entenderlo para enseñarlo). Cuidalo y querelo. No por ser más linda (¿qué sería linda?, además), ni más flaca, ni más nada. Cuidalo porque es el que te tocó, el que tenés, el que te permite ir y venir, jugar, abrazar, correr y bailar. Tu cuerpo es tuyo y con él podés hacer lo que quieras. Pero también podés no hacer lo que no quieras. No dejes que nadie nunca te haga pensar lo contrario. En cualquier situación y en cualquier momento tenés el poder de decir que no. A cualquier cosa.

  • Sos hermosa. Siempre. Ni gorda, ni flaca, ni rubia, ni morocha. Linda sos vos. Tu cerebro es lo que te hace linda, ni tu cola ni tus lolas, ni tu color de piel ni tu tamaño ni tu celulitis ni tu nada. Pensá, pensá, pensá hasta que te duela la cabeza. Y sentite orgullosa de saber pensar. Aprendé siempre todo lo que puedas de todos lados y de todas las personas, que el saber es poder.

  • Vestite como quieras. Usá lo que te identifique y no dejes que nadie te diga cómo hacerlo. La ropa, la moda es una expresión de quién sos y lo que sentís. Y vos sos maravillosa, no dejes que te impidan mostrarlo. Expresate como quieras, que nadie te diga qué palabras podés o no podés usar porque “queda feo”, porque sos “menos femenina”. ¿Qué es ser femenina? Decidilo vos. 

  • No hay cosas de nenas y cosas de nenes: las cosas son cosas. Igual que las carreras, los trabajos, los deportes. Elegí lo que te guste genuinamente; no lo que te impongan por tu género.

  • Buscá siempre el amor en todos lados. Es lo que mueve al mundo. No viniste al planeta a ser madre y formar una familia. O sí. Buscá TU camino, no tenés que seguir el que te mande nadie. Si sos madre está bien y, si no, también. Podés casarte, o no. Podés viajar por el mundo sola o acompañada, podés hacer lo que se te cante, el Universo es tuyo.

Hija, vos podés ser lo que quieras. Te va a costar, probablemente, más que a un varón. Ojalá, cuando vos seas grande, este país progresista y respetuoso sea más progresista y más respetuoso y las diferencias de derechos entre varones y mujeres no existan, o por lo menos existan un poquito menos.

Te ama siempre, mamá.

Las más leídas

Te contamos cuáles son las notas con más vistas esta semana.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

Cecilia Suárez, de actriz a embajadora de la ONU

Se hizo popular con La casa de las flores. Cecilia Suárez, de actriz a embajadora de la ONU


por Cynthia Caccia
Cuánta basura generamos con toallitas y tampones

Cómo reemplazarlos. Cuánta basura generamos con toallitas y tampones


por Verónica Dema
Actividades gratuitas en la ciudad por el Mes de la Mujer

Para el finde. Actividades gratuitas en la ciudad por el Mes de la Mujer

Cómo festejar un ascenso laboral

Hablemos de nuestros logros. Cómo festejar un ascenso laboral


por Soledad Simond

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.