Newsletter
Newsletter

Estas son las 7 claves para reconectar con tu pareja

A veces, cuando llega la mapaternidad, los encuentros a solas con tu pareja no tienen tantos espacios (¡o energía disponible!) en nuestras agendas. Por eso, armamos una serie de ideas simples para volver a encender la chispa sin tanta exigencia.




Las que somos mamás nos acordamos de lo bien que la pasábamos con nuestra pareja cuando no teníamos chicos: los fines de semana maratoneando una serie, las mil salidas a tomar algo, los viajecitos románticos, las idas al supermercado de la mano. Qué lindo (¡y qué fácil!) era conectarse con el otro cuando no teníamos el tiempo ni la energía divididos, ¿no? Las mamás también queremos mantener vivo ese vínculo que nos suma tanto. Que sí, se transforma con el tiempo, con los nuevos integrantes de la casa y con el crecimiento individual de cada uno, pero que nos recuerda siempre que no somos solamente mamás. También somos la que chapaba en el súper, la que tomaba tres fernets y no tenía resaca y la que vio toda la primera temporada de Game of Thrones en un finde sin sacarse el pijama. 

Pero ¿qué NO queremos las mamás? Más cosas de las que ocuparnos. Ni más tareas ni más listas de pendientes. Por eso, en esta nota te vamos a dar ideas fáciles, que no llevan tiempo ni demasiado esfuerzo, pero que sí pueden ayudarlos a vos y a tu compa a recordar que están en el mismo equipo, y a alimentar ese vínculo especial que tienen. 

Advertencia: esta no es la típica nota que te dice “salgan a comer una vez por semana y no hablen de los chicos”. Porque, dale, seamos honestas, en la teoría suena buenísimo, pero ¿quién te los cuida mientras te vas de cita? O ponele que conseguís que te los cuiden y logran salir..., ¿de verdad no vas a contarle lo que te dijo hoy la maestra en el cole? ¿No le vas a mostrar el video de la pirueta que te hizo reír? Así que vamos a lo práctico... 

1. Estén juntos mientras están en la suya

Los dos tuvieron un día largo, recién acostaron a los chicos, y la verdad..., solo tienen ganas de ver pavadas en su teléfono, de leer un libro o ver una peli. Perfecto. Pero que no tengan energía para charlar, chapar o tener un rato de sexo no significa que no se puedan conectar. Tírense juntos en el sillón, háganse mimos o dense la mano mientras ven su peli o están con el celu. Estar juntos desde lo físico –aunque sea un gesto mínimo– también suma. 

2. Armen un chat con ideas para compartir

Y vayan agregando cosas que tienen ganas de hacer con el otro. Pueden ser pelis, restaurantes nuevos para ir, deliveries para pedir, obras de teatro, recetas para preparar juntos... Así se van entusiasmando con esos momentos solos, al ver todo lo divertido que hay para hacer juntos. Y el plus: cuando encuentran la “ventana” para estar solos, hacen algo nuevo. 

3. Hacé un paseo por el túnel del tiempo

Buscá los mails –o chats– más viejos que tengas de tu pareja y leé también tus respuestas. Te va a encantar volver a esas “primeras veces” y ver cómo se hablaban, cómo todavía no se conocían tanto, y te vas a acordar de esa sensación nueva e increíble de “wow, me encanta esta persona”. Seguro vas a encontrar algún mail que le quieras compartir. ¡Mandáselo! A veces es consciente esa búsqueda de reconectarse con aquellas cosas que te enamoraron de la otra persona en primera instancia. Volver a valorar eso es una elección.

4. Que no les falte el chape y la ternura

Propónganse una regla simple: “dos chapes, dos abrazos”, como dosis diaria. Un beso (de los buenos) antes de irte y otro cuando llegás. Un abrazo a la mañana para desearse un buen día y otro a la noche antes de dormir. Mínimo. Sí, ya sabemos que a la mañana están corriendo preparando a los chicos para el colegio, y que a la noche capaz uno se queda dormido al lado de la cuna. Te juro que sabemos que ser mapadres es muy demandante. Pero dale, tómense un ratito para ustedes. Porque es fácil que la rutina nos pase por encima y dejemos de tener esos momentos de ternura. 

5. Rompan la barrera de la fiaca

Tener sexo se trata de sentirse deseados, amados, conectados, atractivos. Pero muchas veces, aunque sabemos que la vamos a pasar bien, nos da fiaca, estamos cansados... Ya logramos ponernos el pijama, ¡mirá si nos lo vamos a querer sacar de nuevo! Lo que pasa es que, cuando las parejas dejan de tener sexo, se va perdiendo la intimidad en todo sentido, dice Michele Weiner-Davis en su charla de TED, “El matrimonio privado de sexo”. Dejan de reírse de sus chistes, dejan de sentarse juntos en el sillón, dejan de ser amigos. Y ser amigos, y gustarse y sentirse gustados, es clave. Aparte, no necesitás que te lo digamos: tener sexo está buenísimo. 
 

6. Charlen de lo que les ocupa la mente

Seguro que están juntos pocas horas del día, y encima cuando ya están cansados, y con los chicos en el medio llamándoles la atención. Seguro que tienen cosas para resolver y otras muchas para organizar. Pero ¿sabés qué?, está bueno que le cuentes eso que te pasó. O lo que pensaste que te gustaría hacer el año que viene. O lo que leíste que te quedó dando vueltas. Está bueno que tu pareja te cuente también lo que le ocupa la mente. Es solo cuestión de empezar la charla. No hace falta una gran producción: contale mientras preparan la comida, mientras juntan los juguetes, mientras bañan a los chicos. Vos empezá, y vas a ver cómo fluye. 

7. Celebren las pequeñas victorias

Seamos realistas: no van a estar todo el día mirándose a los ojos con cara de enamorados como al principio. Por eso, si este mes lograron salir solos una vez, o si se coparon un día charlando hasta tarde, ya es un montón. Si se tomaron el tiempo para abrazarse antes de salir corriendo a trabajar, también es un montón. Valoren el esfuerzo que hacen para conectarse y cada pequeño momento en que lo logran. Es lo que mantiene su relación viva, y linda.

5 claves para fabricar tiempo juntos

Por Manuela Dávalos Escudero. Psicóloga perinatal con perspectiva de género.

Hoy en día, a veces la pareja suele quedar en un último plano: las mujeres no solo son mamás, son profesionales, amigas, hijas, se capacitan. ¿Cómo fortalecer el vínculo?

* Tener tiempo juntos de calidad: no importa si son 3 horas en una cena, un viaje o una copa de vino 20 minutos cuando las crianzas duermen. La clave es estar dispuestos a un rato sin celulares ni distracciones.
* Comunicar las emociones: no suponer que tu pareja tiene que saber qué te pasa ni suponer qué le pasa a la otra persona. 
* Compartir responsabilidades: el dividir tareas da una sensación de satisfacción y posiciona a ambos en el mismo lugar, sin necesidad de reproches.
* Mantener la intimidad: los momentos de intimidad pueden ser un desafío, y no es necesario tener el mismo ritmo de actividad sexual previo a ser mapadres, sino buscar momentos de intimidad para conectarse. 
* Ser flexibles: es importante reconocer que con hijos los tiempos son otros, la casa es otra. Y tener expectativas acordes al ritmo de vida actual va a ayudarlos a transitar con el menor estrés posible.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

5 pasos para mejorar la convivencia

5 pasos para mejorar la convivencia


por Ayelén Di Leva

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.