Newsletter
Newsletter

Green beauty: fórmulas naturales, envases reutilizables y fábricas sustentables, conocé lo que viene


Cada vez hay más propuestas entre las opciones de champú sólido de las marcas de cosmética orgánica, como la de Plan B Eco que se ve en la foto.

Cada vez hay más propuestas entre las opciones de champú sólido de las marcas de cosmética orgánica, como la de Plan B Eco que se ve en la foto.



Ya sabemos que el planeta está en llamas. Ya sabemos que, como consumidoras, tenemos el poder de pedirles a las marcas que tomen acción para cuidarlo. También sabemos que la cosmética orgánica pisa cada vez más fuerte con muchísimas marcas alternativas que proponen un cambio en la forma de hacer y consumir productos de belleza. ¿Qué es lo nuevo de la green beauty, entonces? La novedad es que la sostenibilidad se volvió un estándar para las grandes marcas internacionales de cosmética, que empezaron a generar cambios reales con cifras que nos entusiasman y planes que prometen una verdadera revolución. Se empezaron a cuestionar formas y valores que nunca antes habían desafiado y este es el mayor de los avances en este último año con relación a la temática verde. El compromiso con el medio ambiente está entre sus principales temas de agenda, tienen gerencias de sustentabilidad y fábricas que se transforman para que su huella de carbono baje a niveles impensados. Todo es parte de un proceso que está intensificándose y creciendo progresivamente. ¡Bienvenida esta nueva era!

Green sciences

Ya no es solo marketing. Los laboratorios de muchas multinacionales como L’Oréal, Natura o P&G ya están trabajando en química verde con el objetivo de poder lograr fórmulas hechas con ingredientes 100% renovables. Lo que las green sciences buscan es justamente eso: una alianza entre la naturaleza y la ciencia para conseguir los mejores resultados para el consumidor reduciendo al máximo posible el impacto en el ecosistema. Así, con métodos como la biotecnología, la extracción eco o la fermentación, transforman las materias primas naturales (materiales plant-based) en ingredientes de alto rendimiento, siempre respetando el medio ambiente. Está pasando. Ya hay alternativas renovables a los petroquímicos y a las siliconas, por ejemplo.
Obviamente, esto comienza con prácticas agrícolas que promueven la producción de materias primas naturales de manera que se preserven los ecosistemas y se reduzca el impacto en el medio ambiente; por ejemplo, utilizando menos agua, produciendo menos emisiones de carbono y reduciendo los desechos.
La firma Natura, gran abanderada del cuidado del medioambiente, ya logró que el 100% de sus productos sean vegetarianos y el 80% veganos, con productos bajo esta categoría en líneas como Tododia, Mamá y Bebé, Lumina, Ekos y Chronos. Los productos que no son veganos son algunos de la categoría de maquillaje, en la que usan lanonila y cera de abeja, ya que aún no encontraron reemplazos que igualen la calidad.

Packaging eco

Solo pudo reciclarse el 20% de las 359 millones de toneladas de plástico producidas en el mundo en 2019. El plástico es uno de los principales problemas de la ecología y la industria cosmética se empezó a hacer cargo del aporte a estos números que viene haciendo con la cantidad de plásticos de un solo uso que produjo por años y años. Buscando un cambio, hay tres pilares fundamentales en los que apoyarse:
  1. 1

    Uso de materiales reciclados (sin plástico virgen), reciclables o compostables.
  2. 2

    Innovación en materiales de packaging para que sean más livianos y de menor tamaño.
  3. 3

    Sistemas reusables o recargables.

El plástico de los envases

  • Plástico virgen: hay que tratar de evitarlo. Marcas como Garnier ya se comprometieron a que todos sus productos estén hechos sin plásticos vírgenes para 2025.
  • PE (polietileno): pueden reciclarse.
  • PET (tereftalato de polietileno): pueden reciclarse.
  • PCR (reciclados posconsumidor): se reciclaron de productos plásticos derivados de productos del consumidor.

Nuevos materiales

Firmas como L’Oréal están trabajando fuerte en incorporar biotecnologías. Junto con Carbios, desarrolló un proceso de biorreciclaje enzimático para plásticos que separa los polímeros en sus componentes básicos (monómeros) para que pueden ser usados de nuevo para elaborar plástico con desempeño similar al plástico virgen. Givenchy también incursionó en la biotecnología para los envases de su nueva línea Ressourse: son de vidrio y plástico reciclado con la posibilidad de separar uno del otro una vez que el producto se termina. También empiezan a utilizarse tubos de cartón para reemplazar los de plástico, como lo hizo Garnier con su línea Garnier Bio, en la que, a través de una nueva tecnología basada en papel certificado, logró reducir en un 49% el plástico de sus tubos. No solo eso, en 2019, la firma francesa, gracias al uso de plástico reciclado, ahorró 3,670 toneladas de plástico virgen (casi el 10% de su consumo anual) y se comprometió a reducirlo por completo en 2025.
Natura, otra marca súper comprometida, además de su política de repuestos que reduce mucho el plástico de un solo uso, ya cuenta con un 20% de envases "ecoeficientes" (50% de plástico vegetal renovable producido a partir de caña de azúcar y 50% de plástico PCR).

Fábricas sostenibles

Buscan mejorar la eficiencia energética de las plantas industriales mediante un mejor diseño y aislamiento de los edificios, así como con la utilización de tecnologías de eficiencia energética en los procesos industriales. La clave está en reducir:
  • Emisiones de carbono.
  • Desechos.
  • Consumo de agua industrial.
Para lograr fábricas neutras en carbono, hay proyectos como el de L’Oréal en Montreal que utiliza solo biogás en la generación de vapor y calor, producido en un digestor biológico alimentado con los desechos de comida y aguas residuales.
En cuanto a la reducción de aguas industriales, empezaron a funcionar en distintos lugares del mundo y para distintas marcas las fábricas "waterloop", que, mediante sistemas de filtrado, utilizan el agua que desecharían para, por ejemplo, limpieza y refrigeración.

Caresumers

En el último tiempo hubo un fuerte cambio sobre qué y cómo se compra. Las marcas están paradas frente a un consumidor que le presta mayor atención a lo que consume, que se interesa por el origen y la composición de los productos y ya no solo por los beneficios funcionales. Tiene una mirada más responsable, dejó de ser un simple consumidor para pasar a ser un consumidor atento (caresumer, del inglés care + consumer). Por suerte, algunas marcas, como agentes de cambio, empezaron a escuchar las demandas de la época y a impulsar una mayor concientización en torno a la temática. No solo para hacer marketing y publicidad, sino para comprometerse con el cambio, expandiendo cada vez más la ola verde.
Lumina Acondicionador Protector, es vegano, cruelty free, con frasco 100% de plástico verde y refill, Natura, $340. Crema en gel multirreparadora con aceite de semillas de cáñamo en tubo de cartón, Garnier. Original Remedies, champú sólido 94% de origen vegetal y con envase "cero plástico", Garnier. Esmaltes Pure a base de plantas, veganos desde el pack y el pincel hasta su fórmula, Sally Hansen, $748. Serum Ressourse, es 96% de origen vegetal, con envase ecológico de vidrio y plástico reciclable, Givenchy, $5610.

Tratamientos plant-based

Proteína de quínoa, células madre de manzana, aceite de pracaxi, aceite de baobá y muchos lípidos y aminoácidos vegetales forman parte de las fórmulas green de la firma Ybera Paris, que llegó al país para revolucionar los tratamientos capilares (alisados y restauraciones de ADN) en peluquerías. Más info: averiguá con la estilista @rominasarlinga.

Loop store

Es una plataforma de compra circular que ya está funcionando en varios países de Europa. Recibís tu orden en una bolsa reutilizable y, una vez que lo hayas usado, colocás el envase vacío en la bolsa y reprogramás una recolección gratuita. Loop limpia y rellena los envases y, si querés volver a comprarlo, te lo lleva a tu casa. P&G, Unilever y L’Oréal ya forman parte de este sistema. Más info: boutiquedurable.fr.

Champú sólido

Cada vez son más las que se vuelcan al uso de champú sólido. Lo sorprendente fue escuchar que grandes marcas también se volcaron al champú sólido, algo que hasta hace algunos años parecía imposible. Garnier tiene el suyo propio, con ingredientes 94% vegetales. Todavía no llegó al país, pero planea hacerlo pronto y tiene cuatro presentaciones: con jengibre, avena, miel o aceite de coco.
Expertas consultadas: Aurélle Weinling. Directora científica y de Sostenibilidad Internacional de Garnier. Florencia Violini. Gerenta de Marketing de Natura Argentina. Fuente: Garnier Sustainability Progress report.
Agradecemos a @herederadelsol y a @planb.eco por su colaboración en esta nota.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

Superalimentos. 5 motivos para comer más arándanos

Superalimentos. 5 motivos para comer más arándanos


por Daniela Chueke Perles
Qué es el ghee, la manteca "saludable"

Cómo se hace. Qué es el ghee, la manteca "saludable"


por Denise Tempone
la técnica natural japonesa que renueva tu piel y logra un efecto lifting

Así es el mensaje Kobido, la técnica natural japonesa que renueva tu piel y logra un efecto lifting


por Ayelén Di Leva
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.