Newsletter
Newsletter

¿Por qué deberías animarte a probar la terapia online?

La terapia online forma parte de nuestras vidas desde la pandemia y vino para quedarse. Si aún no probaste esta modalidad, te contamos por qué es hora de conocerla.


Terapia emocional: ¿en qué consiste esta técnica?

Terapia emocional: ¿en qué consiste esta técnica? - Créditos: Getty



Hasta hace unos años la terapia online era solo para unas pocas personas. Eran quienes habían migrado de la ciudad y querían conservar su vínculo terapéutico, o quienes por su estilo de vida nómade solo podían permitirse la terapia bajo esta modalidad. Sin embargo, con la pandemia, tanto terapeutas como pacientes se vieron obligados a probar esta versión remota. ¿Los resultados? Muy positivos para ambos.

Tras consultar con unas cuantas mujeres que hacen terapia online, llegamos a estas 5 razones por la que deberías probarla.

  1. 1

    No hay traslado. Sacar el auto, buscar dónde estacionar o esperar el colectivo y cruzar los dedos para que no tarde. Desplazarse al consultorio de tu terapeuta se traduce en una logística importante. A través de la modalidad remota, solo es cuestión de hacerse un lugar en la agenda semanal y listo.

  2. 2

    Ahorrás tiempo. Sumado al desplazamiento, que obliga a organizar tu día en función de un turno terapéutico, hacer la terapia online te ahorra horas y, por puesto, dinero.  

  3. 3

    Desde cualquier lugar. Desde la comodidad del propio hogar, un bar, una plaza, la oficina, inclusive estando de vacaciones la terapia virtual permite que puedas llevarla a cabo desde cualquier sitio donde te encuentres. Solo basta con tener buena conexión y los dispositivos propicios.  

  4. 4

    Más confianza. Desde tu propio hogar, hace que puedas relajarte mucho mejor y abrirte para hablar. Vistiendo un pijama, con un café en mano, sobre un sillón, el contexto de comodidad es ideal para aprovechar tu sesión.

  5. 5

    Misma eficacia que la terapia presencial. El hecho de que puedas hacerlo desde el lugar que querés y como querés hace que tu terapia tenga la misma eficacia que la que se realiza presencialmente.

Terapia online: qué dicen los terapeutas

Paz Magnanini, psicóloga cognitiva y profesora del Hospital Austral, atiende en modalidad virtual desde antes de la pandemia. Nos cuenta su experiencia con sus pacientes. “Por temas de mudanza de mi consultorio, algunos pacientes preferían la modalidad virtual a atravesar zonas de Capital Federal para ir al consultorio. Asimismo, al no haber traslado y ahorro de tiempo, hay mayor disponibilidad para combinar los turnos en general. Para los argentinos del exterior seguir atendiéndose con su terapeuta de siempre es ideal”.

La especialista hace un balance sobre cómo reaccionaron sus pacientes a la virtualidad. “En general, todos se adaptaron muy bien. Algunos los adultos que conviven con otras personas, a veces, les cuesta encontrar la intimidad y comodidad para conectarse desde su casa, piden regresar a la terapia presencial. Pero no es la mayoría”, destaca.

En el caso de Ricardo Corral, médico psiquiatra y jefe de Departamento de Docencia del Hospital Borda, desde hace 15 años muchos de sus pacientes se atienden de forma virtual porque son viajeros frecuentes o viven en el extranjero. "En ese momento, skype era mi herramienta. La ventaja es que el hecho de que alguien está a distancia puede continuar con su tratamiento y mantener el vínculo terapéutico. Sin embargo, en mi caso, la única contra es que en lo presencial se hace una mejor evaluación de los gestos, de cómo se mueve, cómo entra al consultorio. Ahí yo veo una limitación cuando uno no conoce en persona al paciente en esa primera entrevista virtual".       

 

Las más leídas

Te contamos cuáles son las notas con más vistas esta semana.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

Síndrome de la abuela esclava: qué es y síntomas para detectarlo

Síndrome de la abuela esclava: qué es y síntomas para detectarlo


 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.