Newsletter
Newsletter

Cómo trasplantar cactus y suculentas

Cómo y cuándo debés trasplantar tus cactus y tus suculentas. Consultamos a una experta que nos cuenta la forma de hacerlo para evitarles sufrimiento a tus plantas.


Cómo y cuándo trasplantar una suculenta.

Cómo y cuándo trasplantar una suculenta. - Créditos: Gentileza @dos_cactus



¿Sabías que todos los cactus son suculentas, pero no todas las suculentas son cactus? La familia de las suculentas o crasas modificaron diferentes órganos para contener el agua y los nutrientes en su interior y así soportar largos períodos de sequía en las zonas donde son nativas.

Tanto cactus como otras suculentas necesitan trasplantarse en ciertas ocasiones. Por eso consultamos a la paisajista y docente Alejandra Bielous (en Instagram la encontrás en @dos_cactus) para que nos cuente el paso a paso para realizar un trasplante correcto, asegurándoles calidad de vida a tus plantas.

¿Cuándo debés realizar trasplantes?

1 – Si el sustrato (suelo) está en mal estado, viejo o muy erosionado.

2 – Si la planta creció y necesita más espacio.

3 – Si tu planta esta carente de nutrientes y necesita arrancar de cero.

4 – Las suculentas toleran ser trasplantadas en cualquier momento del año, pero en verano tienen más posibilidades de generar nuevas raíces y la adaptación es mucho más fácil. 

Puntos importantes a tener en cuenta

  1. 1

    Es conveniente que tu planta esté libre de plagas y enfermedades. Si trasplantamos un ejemplar débil es posible que sufra aún más y no sobreviva a este proceso.

  2. 2

    Preparar un sustrato (suelo) adecuado para la variedad que vas a trasplantar: a continuación, te dejamos una mezcla formulada por la experta que podés modificar según los requerimientos específicos de tu planta o en base a lo que tengas en casa.

    Insumos y proporciones:

    - Tierra negra, abonada o fértil: 4 partes
    - Arena de rio o gruesa: 3 partes
    - Turba o sphagnum : 1 parte
    - Vermiculita: 1 parte
    - Perlita o carbón molido: 1 parte

    Importante: si no querés confeccionar una mezcla así, tan solo podés hacer 50% Tierra abonada + 50% arena de rio. Pero recordá que cada insumo aporta características que mejoran el desarrollo de tu ejemplar para que recibas lo mejor de él. 

  3. 3

    Buscar una maceta adecuada: podés estar trasplantando solo para mejorar la calidad actual del sustrato (suelo) o para darle más espacio al sistema radicular, si tenés esta última necesidad la experta aconseja aumentar mínimo 2 números de maceta. Ejemplo: si está en una maceta n°14 como mínimo la pasamos a una n°16/18.

  4. 4

    Sacar la planta de la maceta. El momento donde transpiramos de más… respiren y manos a la obra! A continuación, te describo diferentes situaciones y las soluciones para que puedas enfrentarte a todo esto con las mejores herramientas.

    a – Es un cactus, me voy a pinchar! = podes utilizar guantes gruesos, pero nadie te puede asegurar que no recibas un gesto defensivo de parte de la planta, porque las espinas son hojas modificadas que justamente sirven para defenderse de los depredadores. Podes utilizar varias hojas de diario para envolver su estructura y poder extraerlo de la maceta sin tanto riego.

    b – La tierra es un bloque de cemento y tengo miedo de romper las raíces! = Retira la maceta y coloca el pan de tierra con la planta en un contenedor con agua, de esta manera el agua desintegrara este bloque y podrás tener la planta totalmente libre. Dependiendo del tamaño de pan de tierra es la cantidad de horas que lo vas a dejar. Podes dejarla una noche anterior al trasplante.

    c – Solo tengo un esqueje o fracción de planta! = No te preocupes, tiene en su cuerpo los suministros necesarios para generar nuevas raíces y arrancar de cero. Solo debes apoyar la fracción en el sustrato nuevo y darle tiempo. IMPORTANTE! No riegues hasta que tenga raíces y no la ubiques a pleno sol.

    d – La planta que tengo esta muy deshidratada! = antes de realizar el trasplante debes hidratarla regándola de manera abundante o utilizando el procedimiento del punto B, dejándola al menos 24 hs.

    e – Mi maceta no es de plástico! = si tu maceta es rígida, podes tomar una cuchara pequeña o cualquier otra herramienta que pueda introducirse en el sustrato (suelo) para poder aflojar la planta sin generar presión sobre el contenedor (recordá regar antes para que el suelo no presente tanta rigidez), sino terminaremos con una maceta rota que no podremos utilizar para otros trasplantes.

  5. 5

    Drenaje: lo ideal para tener suculentas en el exterior o interior es que la maceta cuente con drenaje (perforación) para que el agua de lluvia no se acumule y termine pudriendo el tejido, si no lo posee, debes realizarlo. Recuerden que lo único que podemos controlar es nuestro riego y no las condiciones climáticas que visitan el jardín.

    Si vas a ubicar tu suculenta en el interior de tu casa, importantísimo que tenga mucha luz, ventilación y si bien podés utilizar macetas sin drenaje, es un tema que desarrollaremos en otra oportunidad.

Trasplantemos en solo 5 pasos

  1. 1

    Hoja de diario o tela a modo de mantel para no ensuciar de más! Retiramos la planta del contenedor viejo y le retiramos todo el sustrato. La dejamos de costado un ratito. No pasa nada

  2. 2

    En la maceta con drenaje (perforación en la base) colocamos la mezcla de sustrato calculando el espacio vacío que debemos dejar para que podamos incorporar la planta con su sistema radicular (raíces) cómodo. Aprox. ½ del volumen total.

  3. 3

    Tomar la planta y presentarla dentro de la maceta. Es importante esto: el nivel de la tierra debe cubrir el sistema radicular de la planta y estar a 1 dedo de distancia del borde de la maceta. De esta manera nos aseguramos de no enterrar de más el cuerpo de la planta y dejar espacio suficiente para que el agua de riego se aloje sin que se derrame por los bordes ensuciando todo.

  4. 4

    Con una mano sostenemos la planta centrada y con la otra sumamos sustrato por los laterales hasta completar. Con palmaditas suaves en la maceta, podés ir acomodando el sustrato entre las raíces y evitar espacios vacíos que luego generen problemas.

  5. 5

    Ubicar en un espacio luminoso, ventilado y esperar al menos 1 semana para realizar el 1° riego. Si el ejemplar sigue deshidratado, podés regar posterior al trasplante.

Experta consultada: Alejandra Bielous. Paisajista, docente en talleres de capacitación en el mundo de la botánica. Ig:@dos_cactus.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

Huerta: ¿qué podemos plantar cuando llega el frío?

Huerta: ¿qué podemos plantar cuando llega el frío?


por Verónica Dema
tapa de revista OHLALA! de mayo con Zoe Gotusso

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.