Newsletter
Newsletter

Nada se tira. Guía para aprovechar todos los alimentos que consumís




Semillas de zapallo

Si lo único que pensabas tirar a la basura del zapallo eran sus semillas, pará… Todavía podés hacer algo súper rico y con muchos nutrientes.
Seguí estos pasos:
  1. 1

    Quitar las semillas del zapallo, sacarles las fibras que les hayan quedado pegadas y lavarlas. Secar el exceso de agua con repasador limpio o papel de cocina.
  2. 2

    Mezclar en un bowl 4 cdas. de aceite de oliva, 1 cdita. de sal marina y las especias que tengas: podés usar jengibre en polvo, curry, pimentón, ajo en polvo o las que más te gusten. Sumar las semillas y mezclar hasta que queden bien impregnadas.
  3. 3

    Llevar al horno moderado hasta que se vean doraditas. ¡Ojo, que no se quemen porque quedan amargas!
  4. 4

    Guardarlas en un frasco hermético en la heladera. "Pueden consumirse como snack, pero recomiendo masticarlas muy bien por la gran cantidad de fibra que poseen. Si no, se pueden triturar y usar para saborizar sopas, arroces, pastas o una simple tostada con palta", dice la chef Mariana Bisso sobre sus usos.

Fideos

Narda Lepes, una experta en no tirar comida, transforma los fideos que sobraron de anoche en el almuerzo del día siguiente con su tortilla crocante.
  1. 1

    En una sartén caliente con aceite de oliva, poner a dorar un diente de ajo, que va a aromatizar la preparación.
  2. 2

    Agregar los fideos (que queden lo más parejitos posible).
  3. 3

    Aparte, cortar un tomate en cubitos y condimentarlo con un poco de aceite de oliva, sal, pimienta y un rico queso.
  4. 4

    Una vez que se haga la tortilla crocante de fideos, por encima le agregamos esta ensalada fresca de tomate.
Otras ideas: los fideos también se reutilizan con salsa blanca, gratinados al horno, o en ensaladas frías, mezclados con vegetales frescos.

Tallos y hojas de brócoli

Te pasamos la receta de un pastel de brócoli y papa del chef Pablo Martín para que no tengas que tirar nada de nada. Metele tutti: las flores, los tallos y hasta las hojas.
  1. 1

    Picar tres dientes de ajo. Cortar las flores del brócoli, pelar el tallo y picarlo junto con las hojas. Dorar todo en una sartén con un chorro de aceite y la mitad del ajo. Salpimentar.
  2. 2

    Agregar 4 cdas. de harina de garbanzo, 300 cc de caldo de verduras, semillas de chía y pimentón ahumado. Cocinar 2 minutos. Llevar a una fuente para horno.
  3. 3

    Mezclar el resto del ajo con 500 g de puré de papa y agregarle un buen chorro de aceite. Cubrir la preparación del brócoli.
  4. 4

    Llevar la fuente a un horno fuerte y dejar que gratine.
Otras ideas: el brócoli siempre queda increíble gratinado, en sopas cremosas o en un relleno de tartas. Podés sumar el tallo en sopas y croquetas; con las hojas, animate a una ensalada.

Mandarina (¡con cáscara y todo!)

No hay nada más lindo que llenar la casa de olor a cítricos… Y si es de la mano de un budín de mandarinas, mejor aún. Esta receta de Mariana Bisso incluye toda la cáscara... ¿No es espectacular para una tarde de mates y homeoffice?
  1. 1

    Precalentar el horno en mínimo (160 grados). Mientras, lavar dos mandarinas, cortarlas al medio, quitarles las semillas y cortarlas en cubos, con cáscara y todo.
  2. 2

    En el vaso de la licuadora, procesar las mandarinas con 1/2 taza de aceite y 1/2 taza de azúcar integral rubia. Agregar 3 huevos y licuar.
  3. 3

    Tamizar 2 tazas de harina y 2 cditas. de polvo para hornear y agregarlo a la mezcla de líquidos.
  4. 4

    Licuar todo nuevamente hasta que se vea una mezcla homogénea.
  5. 5

    Poner en una budinera aceitada y enharinada. Llevar a horno suave por 45 minutos o hasta que esté dorado por arriba.
Otras ideas: de cualquier cítrico, podés secar las cáscaras y sumarlas al mate. También podés tirar las cascaritas por encima de los budines o guardarlas para tus noches de cócteles, siempre suman como garnish de los tragos.

Hojas y tallos de remolacha

La remolacha no debería dejarte ningún desperdicio si la cocinás con creatividad. Esta tarta integral del chef Pablo Martín es un hitazo para aprovechar todo.
  1. 1

    Cortar 2 cebollas y 1 zanahoria en juliana y el bulbo de la remolacha en cuadraditos. Picar groseramente las hojas de remolacha, los tallos, los dientes de ajo y las olivas.
  2. 2

    En una cacerola, dorar las cebollas, la zanahoria, el bulbo y los tallos de remolacha con un chorro de aceite. Luego sumar las hojas de remolacha, unas 15 olivas negras, cuatro dientes de ajo y tres cdas. de provenzal.
  3. 3

    Tapar la cacerola, cocinar durante 30 segundos y apagar el fuego.
  4. 4

    Agregar tres cdas. de harina integral y mezclar. Rectificar sabores.
  5. 5

    Extender una masa integral para tarta e incorporarle el relleno y, encima, unos 100 g de tomates cherry cortaditos. Cerrar la tarta con el excedente de masa.
  6. 6

    Cocinar en horno fuerte por 25 minutos o hasta que la tarta esté hecha.
Otras ideas: también quedan súper ricos en buñuelos, souffles o muffins, podés sumarlos a tortillas o revueltos o, al vapor, con otras verduras, arroz o fideos salteados.

Cáscara de papa

¿Hiciste puré o papas fritas y te quedaron las cáscaras en la mesada? Narda Lepes tiene la solución: tus hijos van a amar estos chips de papa y se van a convertir en el snack favorito.
¿Cómo hacerlos?
  1. 1

    Poner las cáscaras en una fuente, sumarle aceite de oliva, hojas de romero y las hierbas que más te gusten.
  2. 2

    Cocinar en el horno por 15 minutos, hasta que queden crocantes.
  3. 3

    Servilas con algún dip de queso o guacamole.
Otras ideas: el puré que te sobró, podés sumarlo a una masa y hacer pancitos de papa para hamburguesas. Las papas hervidas, convertilas en una buena ensalada fría con huevo, tomate, chauchas o lo que tenés de más en la heladera. Y si te quedaron semicocidas, rallalas y hacé unas riquísimas papas rosti.

Aprendé a usar lo que tenés

Por Narda Lepes
Una de las cosas que aprendimos en esta pandemia es que no podemos comer siempre lo que queremos y que, si no estamos organizadas, desperdiciamos comida. Algo que me sirvió mucho en estos días fue poner en un contenedor de la heladera ese zapallo que sobró, esas dos ramitas de apio, ese medio tomate... y así sé que lo que está ahí es lo que tengo que usar primero. También tengo muchos tuppers bien chiquitos, papel manteca, papel de cera de abeja, film y todo lo que sirve para conservar mejor los alimentos. Aprendé a usar lo que tenés. Lo que no ves, te lo olvidás. Y recordá: un día a la semana debería ser de "rejunte", de comer todas las cositas que sobraron. Ese día, mirate una serie, tomate un vino, olvidate de lavar los platos y convertilo en un buen plan.
Chefs consultados: Narda Lepes @nardalepes. Pablo Martín @pablomartinchef. Mariana Bisso @cocina.mona.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

Superalimentos. 5 motivos para comer más arándanos

Superalimentos. 5 motivos para comer más arándanos


por Daniela Chueke Perles
Qué es el ghee, la manteca "saludable"

Cómo se hace. Qué es el ghee, la manteca "saludable"


por Denise Tempone
"El fracaso me parece re necesario"

Tefi Russo, de @Inutilísimas: "El fracaso me parece re necesario"


por Agustina Vissani
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.