Newsletter
Newsletter

Día de la Bisexualidad: ¿por qué incomoda esta orientación sexual?

En el Día Internacional de la Bisexualidad, la sexóloga Analía Pereyra define la bisexualidad, habla de los mitos que la rodean y reflexiona sobre por qué es una orientación sexual que desobedece al patriarcado.


La definición más simple de bisexualidad habla de la potencialidad de sentirse atraído o atraída por personas del propio género, así como de cualquier otro.

La definición más simple de bisexualidad habla de la potencialidad de sentirse atraído o atraída por personas del propio género, así como de cualquier otro. - Créditos: Getty



"Bisexual será quien pivotea entre unos y otras… ¿y por qué no se decide?". Si de encasillar se trata, nuestras vidas transcurren debajo de las etiquetas impuestas por el sistema patriarcal: ‘‘sos varón, sos mujer, sos heterosexual, sos gay, sos lesbiana’’, entre muchas otras. Etiquetas que hasta moldean los deseos eróticos, porque lo van performando -al decir de la filósofa Judith Butler- van adquiriendo significado que les dan las acciones autorizadas, como, por ejemplo, el valor que adquiere ser heterosexual y cisgénero.

En el Día Internacional de la Bisexualidad, te acercamos la definición más simple de bisexualidad´, que habla de la potencialidad de sentirse atraído o atraída por personas del propio género, así como de cualquier otro. Este término fue cuestionado, ya que perpetúa una falsa concepción de que existen sólo 2 géneros: el propio y el ajeno.

 

Con la bisexualidad se pone de manifiesto cuáles son los parámetros que regulan la idea misma de sexualidad humana. Y aquí aparecen los prejuicios y mitos en torno a la bisexualidad: se encuadran como bisexuales a personas que no se definen, son inmaduras, están confundidas.

Estas ideas detrás de tales afirmaciones esconden parámetros propios de nuestra cultura patriarcal que sostiene que la madurez sexual está dada por una elección amorosa fija, sea hetero u homosexual y, de este modo, “sexualidad madura” consistiría en un recorte de una gama de experiencias humanas posibles.

Este grupo de amigas vestidas de drag da cuenta de los nuevos parámetros de las generaciones que viven con más fluidez el género y la sexualidad.

Este grupo de amigas vestidas de drag da cuenta de los nuevos parámetros de las generaciones que viven con más fluidez el género y la sexualidad. - Créditos: Getty

 

Según la profesora de Harvard Marjorie Garber, la bisexualidad no es una orientación sexual, sino más bien una sexualidad que deshace la orientación sexual como categoría, una sexualidad que cuestiona el fácil binario de hétero, gay e incluso las categorías de género masculino y femenino.

Suele decirse que algunas mujeres bisexuales son medio lesbianas o medio heterosexuales, lo cual niega su identidad y sus deseos y las deja en medio de un campo minado de críticas, de morbos y descalificaciones. También algunos piensan que las personas bisexuales serían las que "no se animan” a asumir su homosexualidad y por eso se presentan de un modo más acomodado socialmente como una tercera orientación sexual.

¿Será que asusta la bisexualidad? ¿Por qué?

Recordemos que la sexualidad es parte inherente del hecho de ser humanos, que es fluida y no fija y que cambia con el tiempo, todo el tiempo.

En una sociedad occidental con una sexualidad normativizada, con metas a alcanzar e indicadores de desempeño, el deseo manifiesto es controlado y sin margen para lo imprevisto, por ello la bisexualidad irrumpe y tambalea estructuras desplegando una gama de opciones posibles entre los polos del binarismo y se ubica dando notoriedad a ese continuum en lugar situarlos como los lugares excluyentes.

El descubrimiento erótico que aporta la bisexualidad es la revelación de la sexualidad como un proceso de crecimiento, transformación y sorpresa, y no un estado del ser estable y conocido.

Como señala el Lic. en Psicología, coordinador de grupos de varones diversos, Alejandro Viedma, habitualmente no se les cree a los bisexuales porque no se puede ver que allí (en la bisexualidad) ya hay una decisión, una definición. "No todo pasa por lo sexual, también habita el afecto, el amor en tales vínculos construidos", precisa el escritor. "Quizá lo que aún no es celebrada -por salirse de la heteronorma- es la ambigüedad. Valorar la disidencia sexual es aceptar y resaltar la condición de flexibilidad que conlleva ser humanos sexuados, incluso respetando a quienes se consideren asexuados o asexuales", dice el profesional.   

Todo deseo sexual es fluido y variable y la potencia de la bisexualidad es ponerlo en evidencia e interpelar políticamente al binarismo e incluso a las orientaciones sexuales fijas. El deseo bisexual es atracción por más de un género. Así reafirma su intencionalidad subversiva y se posiciona dentro del sistema que busca un deseo más libre y deconstruido.

Por la Lic. Analía Pereyra, gentileza para OHLALÁ! Analía es Sexóloga Clínica y Educativa. La encontrás en Instagram en: @licenciadaanaliapereyra. 

Las más leídas

Te contamos cuáles son las notas con más vistas esta semana.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

Stories x Women: la iniciativa que apoya a mujeres en el mundo de la animación

Stories x Women: la iniciativa que apoya a mujeres en el mundo de la animación


por Redacción OHLALÁ!

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.