Newsletter
Newsletter

¿Necesitás un cambio? Herramientas para lograrlo

No es conveniente esperar hasta afectar la salud física, mental o emocional para animarnos a terminar una relación, sea cual fuera. Claves para reconocer si es un momento de cambio en tu vida.


¿Necesitás un cambio? Herramientas para avanzar

¿Necesitás un cambio? Herramientas para avanzar - Créditos: Getty



Dijo Scott Peck, psiquiatra estadunidense: "Nuestros momentos de mayor lucidez suelen tener lugar cuando nos sentimos profundamente incómodos, infelices o insatisfechos. Pues es en estos momentos, empujados por nuestra insatisfacción, cuando salimos del camino trillado y empezamos a explorar maneras diferentes de hacer algo, o respuestas más certeras".

Si bien biológicamente nacimos para cambiar y el cerebro es cambio, generalmente cambiamos desde la insatisfacción o desde la profunda incomodidad. Nos acostumbramos a estar “incómodamente cómodos”, yo prefiero llamar así a la zona de confort, un lugar donde nada nuevo crece, donde por un lado nos quedamos porque hay algo o alguien que nos mantiene seguros, pero que por otro lado nos hace profundamente infelices, y esto aplica para todo en la vida.

 

Tenemos que encontrar una razón lo suficientemente inspiradora y profunda para atrevernos a sentir la incertidumbre que produce dejar los lugares y caminos conocidos. Sentir que estamos “hartos de estar hartos” o que nos falta gasolina en el tanque como expresó la ex primera ministra Jacinta Ardern, al renunciar a su rol el mes pasado.

Si hay una habilidad que la mayoría de las personas no tenemos desarrollada es “saber irse a tiempo”, no esperar hasta rompernos la salud física, mental o emocional por no terminar una relación, sea cual fuera. Frecuentemente invertimos mucha de nuestra energía vital para no cambiar.

¿Qué mirada nos aporta la neurociencia del cambio?

  • Los nuevos comienzos son capaces de inspirar a las personas a hacer cambios sustanciales. Y, cuando queremos cambiar, tenemos la oportunidad de remodelar nuestro entorno y que eso nos ayude a modificar viejas rutinas y formas de pensar, y con esto mismo impulsamos la plasticidad de nuestro cerebro.

  • El sesgo del presente es la tendencia a favorecer las tentaciones que brindan una gratificación instantánea frente a las recompensas a largo plazo, y esto es un obstáculo para el cambio.

  • Establecer compromisos de cambio más pequeños y frecuentes es más efectivo que pensar en grandes cambios, tenemos que valorar los pequeños pasos.

  • Nuestras expectativas siempre moldean nuestra realidad y hay que rodearse de personas que te alienten de manera positiva al cambio y al crecimiento. Cuanto más cerca estemos de alguien y más se parezca su situación a la nuestra, más probable es que su conducta nos influya.

¿Qué habilidades tenemos que entrenar para cambiar?

  • La habilidad de crear con la hoja en blanco:  si queremos cambiar, es una gran ventaja empezar con una hoja en blanco, un nuevo comienzo, sin viejos hábitos que nos boicoteen o luchen contra nosotros. Diseñar desde lo que el nuevo mundo precisa, capitalizando lo que ya sabemos. Poder imaginar lo inimaginable.

  • La habilidad de no saber: que es la capacidad de convivir con la incertidumbre, es el arte de volver la incertidumbre en oportunidad. Venimos de un mundo que privilegiaba la excelencia, el saber, el conocimiento y las medallas académicas, pero muchas de las cosas que teníamos como ciertas hoy ya no aplican. Sabemos que el conocimiento no es fijo y estático, sino que varía. Entonces, el no saber es estar cómodo con la curiosidad, ya que reconocer que no sabemos nos permite aprender.

  • La habilidad de improvisar sobre la marcha: es avanzar y actuar prestando atención a lo que se desarrolla a medida que avanza. Significa dejar ir el sueño de la certeza.

  • La habilidad de abrazar a la incertidumbre: no tener miedo a la incertidumbre y hacer de la experimentación y la curiosidad nuestras principales estrategias. Convertir las incertezas en oportunidades.

  • La habilidad de permitirse fallar: estamos aprendiendo y transformándonos. Tenemos que aceptar el error como parte del aprendizaje.

Todo cambio profesional tiene una dimensión personal. Porque es la persona la que hace el cambio. A veces, una persona no tiene por qué cambiar de trabajo, también puede cambiar la manera en que se relaciona con ese trabajo. Intentar separar nuestro mundo personal y profesional como dos compartimentos estancos no tiene sentido. Cuando una persona se rediseña, se abren nuevas posibilidades personales y profesionales, con lo cual cambia todo.

Dicen que lo más inteligente que se puede hacer en esta vida es saber marcharse de cualquier cosa, persona o lugar que nos amarga la vida, nos corta las alas y que no nos deja vivir en plenitud. Aprendamos a cerrar ciclos así podemos darle comienzo a lo nuevo.

Pasamos muchas horas de nuestra vida trabajando: sería ideal que nuestra vida de trabajo, sea también una vida plena y con sentido.

Seamos impulsores de nuestro propio cambio, porque si las cosas no suceden hay que generarlas y recordemos que el primer paso no nos lleva a dónde queremos ir, pero nos saca de donde estamos y que para crecer siempre hay que arriesgarse, porque lo esencial no es lo que conseguimos sino en quién nos estamos convirtiendo.

Las más leídas

Te contamos cuáles son las notas con más vistas esta semana.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

Cómo se calcula la indemnización por despido

Cómo se calcula la indemnización por despido


por Redacción OHLALÁ!
Somos agua: ¿cómo fluir para conectarnos con nuestro "yo" más acuático?

Somos agua: ¿cómo fluir para conectarnos con nuestro "yo" más acuático?


por Ayelén Iñigo
Reducir la jornada laboral: ¿sería posible en Argentina?

Reducir la jornada laboral: ¿sería posible en Argentina?


 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.