Newsletter
Newsletter

Corredoras de autos clásicos: historias de mujeres que desafían mandatos

Fanáticas de los autos y las carreras, estas son las conductoras que participaron de la 34° edición de las 1000 Millas Sport en la Patagonia.


Margarita, una de las corredoras, en la largada.

Margarita, una de las corredoras, en la largada. - Créditos: Prensa 1000 Millas Sport 2023



El fin de semana pasado, las 1000 Millas Sport, la competencia de autos clásicos más destacada de Latinoamérica, deslumbró con la presencia de talentosas conductoras que dejaron su huella en los escénicos paisajes de la Patagonia Argentina.

En un ámbito tradicionalmente masculino, las mujeres emergen con fuerza en las competiciones automovilísticas, lo que desafía estereotipos y conquista un terreno que no tiene por qué ser sólo para varones.

La pasión, habilidad y determinación de las corredoras redefinieron el papel femenino en un mundo impulsado por la velocidad. Y con este tipo de participaciones van allanando el camino para futuras generaciones.

Historias inspiradoras: Margarita Tonconogy, Celina Charles y Violeta Oxenford

Margarita Tonconogy, Celina Charles y Violeta Oxenford, tres de las corredoras, son algunas de las historias inspiradoras que dejaron la carrera. Ellas conquistaron las rutas del sur andino y desafiaron las curvas con gran destreza.

Margarita Tonconogy: su esposo, el copiloto

Margarita Tonconogy

Margarita Tonconogy - Créditos: Prensa 1000 Millas Sport 2023

Con más de 25 carreras en su haber, Margarita Tonconogy, apodada Marga, es una ferviente amante de los autos clásicos y los rallys. Esta fue su segunda participación en las 1000 Millas Sport, con su marido y copiloto Gastón Zilbergleijt. Previamente, había competido junto a su hermana Julia Tonconogy en 2021. 

En 2022, debutó en una carrera internacional, corriendo el Gran Premio de Nuvolari en Italia. Para el año que viene, proyecta participar de la Mille Miglia en Italia. “En realidad yo soy nuevita en este rubro, solo que vengo pisando fuerte”, comenta.

El auto fue adquirido por su padre hace más de 15 años y ya forma parte de la tradición familiar de los Tonconogy, ya que además de Marga, previamente corrió en él su hermano Juan. 

Marga consiguió el 1° puesto en la categoría A y el 11° en la clasificación general al volante de un MG SA de 1936. 

Celina Charles: de la pasión heredada a la experiencia

Celina Charles

Celina Charles - Créditos: Prensa 1000 Millas Sport 2023

En su debut en las 1000 Millas Sport, Celina Charles, al volante de un MG B de 1964, no solo disfrutó de la velocidad, sino también de compartir la experiencia con su amiga Josefina y su familia. Desde que nació, los rally y el automovilismo forman parte de su vida. 

La emoción de participar junto a su hija Magdalena, quien compite como copiloto de su abuelo, Daniel Charles, hizo de este fin de semana un hito familiar. “Lo mejor no solo es estar corriendo junto a una gran amiga en un descapotable, sino también, poder compartir esta experiencia con mi papá y mi hija que corren en otro auto”, comparte. 

Celina corre en un convertible MG B de 1964 que fue adquirido por su padre y luego por su hermano, ambos coleccionan verdaderas joyas rodantes hace varios años. La piloto recuerda que desde pequeña los acompañaba a todos los rallys en los que participaban, hoy es el turno de su hija que compite como copiloto de su abuelo. Los tres disfrutaron de un fin de semana para atesorar como hito en la historia familiar.  

Violeta Oxenford: la nueva camada de amantes del automovilismo

Violeta Oxenford (izq.) junto a su copilota: Miranda Zayas

Violeta Oxenford (izq.) junto a su copilota: Miranda Zayas - Créditos: Prensa 1000 Millas Sport 2023

A lo largo de los años, 1000 Millas Sport se ha convertido también en una competencia donde convergen muchas generaciones. Padres e hijos, hermanos y hermanas, e incluso abuelos junto a sus nietos comparten los 1600 km de travesía y disfrutan en familia.

A sus 19 años, Violeta Oxenford representa la nueva generación de amantes del automovilismo. En su segundo año en las 1000 Millas Sport, pilota un Mercedes Benz 280 SL de 1969, color verde original de fábrica, junto a su amiga y copiloto Miranda Zayas. Para Violeta, correr con este auto es una experiencia disfrutable, “como estar en el living de casa”, escuchando música y admirando los paisajes.

“En mi caso es bastante hereditario, mi papá es fanático de los autos y corre de toda la vida, mis hermanos también… y ahora me toca a mí. Y la verdad cada vez me gusta más, me pone muy contenta poder compartir esta pasión con ellos”,  cuenta Violeta Oxenford, conductora del auto 68.

Mujeres que allanan el camino

Al igual que Margarita, Celina y Violeta también hay muchas otras mujeres que forman parte de la competencia como copilotos, como es el caso de Barbara Ruffini, quien acompaña a su pareja Juan Tonconogy desde hace varias ediciones. Juntos ganaron siete ediciones de las 1000 Millas Sport, y este año obtuvieron el segundo puesto en la clasificación final. 

Otra historia de familias con legado automovilístico es la de Matilda Sánchez Zinny, quien acompañó como copiloto y corrió la carrera junto a su abuelo Fernando. Los Sánchez Zinny salieron en quinto lugar en la clasificación final. 

 

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

Día Mundial del Emprendimiento: 30 frases para inspirarte a emprender

Día Mundial del Emprendimiento: 30 frases para inspirarte a emprender


por Redacción OHLALÁ!
tapa de revista OHLALA! de mayo con Zoe Gotusso

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.