Newsletter
Newsletter
 • Historias

Santi Talledo antes del estreno de ATAV: “Mi mayor éxito es mi tranquilidad”

Santi Talledo arranca un 2023 protagonizando ATAV, la secuela de la serie de Polka que narra los desafíos de un romance gay en plenos años 80.


Santi Talledo creó un podcast en el que brinda consejos para atravesar un ataque de pánico.

Santi Talledo creó un podcast en el que brinda consejos para atravesar un ataque de pánico. - Créditos: Denise Giovaneli



Acaba de terminar de grabar ATAV, la secuela de la novela de Polka, ahora ambientada en los 80, en la que protagoniza un triángulo amoroso gay, junto con el actor español Toni Gelabert, de quien se enamoró cuando hacían el casting para la tira. Además, está estrenando la obra El hotel de los millones en Carlos Paz, como autor, y planea nueva temporada conduciendo Fresco y batata con su inseparable Momi Giardina en Luzu TV. Santi es de los pocos artistas que lo hacen todo, incluso elegir alzar su voz por las causas que valen la pena, como la salud mental.

Actor, director, guionista, cantante, ¿qué más sos? ¿Conductor también? 

Quedémonos ahí. 

¿Influencer?

Ese te lo tomo.  

¿Humorista? 

¡No! ¡Pará! Detesto a la gente que se pone en Instagram que es todo: cantante, actor, director, influencer... La dirección fue lo que más hice los últimos años. Ahora volví a actuar, que hacía un tiempo que me estaba como picando el bicho de las ganas. Empecé con Porno y helado, y apenas terminé me salió ATAV, que se estrena el 13 de marzo. Está ambientada en los 80, y es espectacular la temática, porque es la primera novela gay que hace Polka.

Además, te regaló el amor... 

Lo dijiste vos, me enamoré. Nos conocimos grabando la novela. En realidad, ya cuando hice el casting con él por videollamada (él estaba en España) y lo vi, dije: “Este pibe me encanta”. Me enloqueció. En la novela somos pareja. Él es el protagonista con Tato Quattordio y yo soy como el tercero en discordia. Entonces lo busqué en Instagram, le hablé, y estaba de novio. No sé si estaba por cortar o qué, pero me acuerdo de que antes de que viniera le mandé un mensaje y le dije: “Che, vení a Buenos Aires soltero”. Le tiré esa. Y bueno, llegó y al principio no quería estar con alguien del laburo, porque recién se había separado y faltaba una semana para empezar a grabar. Yo le tiré que no estábamos trabajando juntos, porque faltaba una semana...

“Se necesita hablar mucho más de salud mental. Es un tema que no se toca en las redes”.

“Se necesita hablar mucho más de salud mental. Es un tema que no se toca en las redes”. - Créditos: Denise Giovaneli

Fuiste frontal, no te hiciste el interesante...

Es que yo no me enamoraba desde hacía muchos años y le dije: “Estoy para poner quinta, sé que vos no, pero aunque no te pase lo mismo, yo quiero disfrutar de que estoy enamorado, y no me pasa desde hace mucho, no me importa que a vos no te pase”. 

¡Y funcionó!

Estamos de novios. Me voy ahora para Mallorca, él es mallorquín. Yo no conozco. Me quedo quince días. Una semana ahí y después nos iremos para Madrid y Barcelona.

Terminaste el 2022 con todo, a nivel personal y laboral...

Re lindo. 2022 fue un año laboral increíble para mí. Muy cargado de cosas. Antes de hacer ATAV estaba en la disyuntiva de hacerlo o no, porque tuve una crisis muy grande a nivel psicológico. Venía muy bien y sentía que una novela me iba a agobiar mucho. Mucha presión y como una claustrofobia de estar grabando todos los días. No sabía de verdad si iba a poder hacerlo. Fue una etapa que estuve muy mal hasta que dije: “No, esto lo tengo hacer, me encanta la temática, me gusta todo, también está mi futuro novio”, y cuando me decidí ya bajé.

Asumiste un riesgo. 

Sí, y me encantó también. Porque era lo que tenía que hacer y fue mucho más hermoso. Yo hablo todo el tiempo en las redes de esto, a mí no me molesta hablar abiertamente de los problemas míos a nivel psicológico. 

¿Y qué feedback recibís de la gente?

Es impresionante, es cuando más mensajes recibo. Miles, millones, y ahí me doy cuenta de que se necesita hablar mucho más de salud mental. No se toca en las redes.

¿El problema es la estigmatización?

Siento que todavía a la gente le da mucha vergüenza. Vengo de Punta del Este, y había unos chicos que yo no conocía, se estaba hablando de la salud mental, de medicación. Y yo dije: “Yo tomo medicación”. Siempre lo cuento, tomo ansiolíticos y antidepresivos. Y un pibe, divino, lo adoro, pero me dijo: “¡Uy, no!, qué garrón, tenés que dejar eso”. Ahí se abrió un debate. Yo tomo medicación desde que tengo 11 años y hoy no puedo estar sin. Probé dejarla, otros métodos más naturales, y químicamente no puedo. No tengo idea si es algo genético, mi viejo y mi vieja toman medicación. Pero a uno que ya le pesa tomar medicación psiquiátrica, porque está estigmatizada, imaginate tener una persona que te diga: “¡No!, ¡tenés que dejar!, ¿por qué tomas esto?”. Y…, puede ser porque me hace bien. En cambio, a una persona que es insulinodependiente porque es diabética no le decís nada porque lo tomás como una enfermedad. Siento que la salud mental tiene que tomarse también como una enfermedad. En mi caso, si yo no tomase lo que tomo, no podría estar haciendo esta nota con vos, no podría haberme ido de viaje, haber hecho la novela. Tomo algo para poder vivir bien. Y es como otras enfermedades. Para mí es muy importante que la gente lo empiece a ver desde este otro lado, también para que las personas que lo padecen rompan con la vergüenza. Cuando uno tiene ataques de pánico, ansiedad, depresión, ya estás muy mal, y si encima tenemos que cargar con la mochila de que no se enteren de que tomo esto, es mucho peor. En cambio, la gente que no entiende te dice: “No, bueno, ya está, levantá el ánimo”.

Estás deprimido, ponele onda...

Claro. No saben lo que es. Y es muy feo. Es una lucha tan fuerte y tan importante que pasan muchas personas... Por esto que te digo de que recibo millones de mensajes. Tendría que ser mucho más liviano para que uno pudiera atravesar esto de la mejor manera posible y no tener otra carga de la sociedad que te dice: “¡Ah, si vas al psiquiatra estás loco!”. Por eso lo trato mucho con humor, a mí me gusta reírme mucho de mí. Entonces, la gente a la que le pasa lo mismo dice: “Quizá no es tan grave, o es grave pero puedo alivianarlo un poco”. Aprendí a ver la vida desde otro lado con todos los problemas de salud mental que tuve, y a disfrutar lo que antes me costaba aprovechar porque vivimos a doscientos kilómetros por hora. Todo para mí tiene su costado positivo y lo digo como una persona que estuvo muy mal, al borde de que me internaran. No lo digo como una frase de sobrecito de azúcar, es experiencia propia.

¿Y qué sentís que estás disfrutando más ahora?

Mi carrera, mi creatividad, porque siento que yo era una persona muy insegura, entonces me costaba creer que lo que hacía estaba bueno. Creo que esto nunca lo conté. Todo lo que hago ahora en Instagram, no me animaba a hacerlo, solo subía fotos estéticas. Y todo lo que subo ahora antes lo subía a “mejores amigos”, un grupo muy reducido, pero subía todo. Y una vez Darío Barassi me dijo: “Vos esto lo hacés público y la gente te va a amar”. Y yo no me animaba, hasta que un día dije: “¡¿Por qué no?!”. Fue entonces cuando empecé a crecer en las redes, porque la gente empezó a divertirse, y también empecé a hablar de estos temas. Fue como sacarme capas de miedo, de inseguridades, y siento que estos últimos años los viví a pleno. 

¿Estas determinaciones vinieron con los 30? 

Sí. También en la pandemia había empezado a hacer música, yo canto y compongo desde muy chico y dije: “Quiero sacar mi música”. Lo hice, y de pronto me di cuenta: “No sé si es por acá”.

“Estar en paz mentalmente, que es lo que más me costó en la vida, ese es mi mayor éxito”.

“Estar en paz mentalmente, que es lo que más me costó en la vida, ese es mi mayor éxito”. - Créditos: Denise Giovaneli

Pero tenés como cinco o seis temas. Algunos movidos ¡muy buenos!, pero no hablás mucho de eso. 

Sí. Fue algo como que pasó y pasó. No pude dedicarle el cien. Me saqué las ganas de hacerlo, me apasiona muchísimo la música, pero no me veo dedicándome cien por ciento a eso. Y no fue algo que me frustró. Saqué unos temas, no fueron tan escuchados y ya está. No me quiero quedar con las ganas de esto, yo lo hago, si no le va bien, no le va bien. La vida también es eso: si querés ir por otro camino, arriesgarte, y no te sale, vas por otro. 

Es que tenemos una idea del éxito rara, ¿no te parece?

El concepto de éxito para mí está completamente errado. Hoy en día mi mayor éxito es mi tranquilidad. Estar en paz mentalmente, que es lo que más me costó en la vida, ese es mi mayor éxito y lo va a ser siempre. Para mucha gente el éxito es tenerlo todo; ser millonario, ser dueño, ser jefe. Está bien, tenés todo eso, pero ¿cómo llevás eso? Si vos tenés todo eso, pero tu vida es un caos mentalmente, que te sobrepasa, ¿para qué sirve? Veo un montón de gente que tiene todo y no lo disfruta. Aprendí eso, y me costó tanto conseguir una tranquilidad, que tampoco la tengo por completo porque tengo épocas, pero para mí ese es el éxito.

Momi Giardina, con quien conducís Fresco y batata, ¿es tu amiga de la adultez?

Sí, desde hace un año, y somos inseparables. Nos potenciamos mucho, cada uno saca lo mejor del otro a un nivel muy hermoso. La amo mucho, es un pilar muy grande. Y me encantan esas amistades distintas que se generan de grande, no pasa mucho ni tan seguido, pero yo encontré en Momi una persona que es como mi espejo. Somos muy parecidos y nos complementamos al cien. 

¿En quién más te apoyás?

Soy como bastante cursi en la vida. Me apoyo mucho en mi gente, en mi familia, en mis amigos. Pero para decirlo de una manera más romántica: en el amor. Como con el Mundial, había tanto amor y tanta pasión. Yo vivo un poco así, desde la empatía, me hace muy bien. 

Las más leídas

Te contamos cuáles son las notas con más vistas esta semana.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

Un amor sin Fronteras: dos amigas crearon juntas una marca de yerba y se enamoraron

Un amor sin Fronteras: dos amigas crearon juntas una marca de yerba y se enamoraron


por Paula Loughry
Evelyn Botto en la tapa de OHLALÁ! de julio

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.