Newsletter
Newsletter

Constelaciones familiares: cuáles son los órdenes del amor

No siempre las manifestaciones de amor producen los mejores resultados y eso se debe a que no se sigue un orden. ¿De qué se trata? En esta nota podés descubrirlo.


Constelaciones familiares: el orden del amor.

Constelaciones familiares: el orden del amor. - Créditos: Getty



En nuestra cultura es muy común no respetar el orden. Así, quienes son nuevos en un puesto de trabajo creen que saben más que quienes llevan un tiempo allí. Los hijos adultos creen que saben qué es lo mejor para sus padres. Los hermanos menores quieren tomar decisiones por sobre sus hermanos mayores. Los socios que ingresan cuando la empresa está en marcha, no honran ni respetan a los fundadores…¿sigo?

Parecen pequeñeces a las que estamos acostumbradas y tomamos como algo normal, sin embargo, estos "desórdenes" tienen fuertes implicaciones en nuestra vida y, luego, en nuestros hijos (es más, nosotras quizás estemos viviendo y reparando un desorden de algún antepasado)

Vamos por el principio.

 

Todos los seres humanos actuamos por amor, pero no siempre las manifestaciones de ese amor producen los mejores resultados. Para que los resultados de ese amor se traduzcan en bienestar, salud, vitalidad, armonía y felicidad se requiere que haya un orden, un orden en el amor. Un amor ordenado.

Bert Hellinger, el creador de las constelaciones familiares, nos ha dejado un grandioso aporte, no solo para mirar y sanar aquello que nuestro sistema necesita, sino también para comenzar a vivir nuestra vida respetando esos órdenes del amor.

Según Bert Hellinger, allí donde reinan los órdenes del amor, termina la misión del clan por compensar injusticias sucedidas.

Esos órdenes son:

  1. 1

    Pertenencia

  2. 2

    Jerarquía

  3. 3

    Equilibrio entre el dar y recibir

Hoy voy a hablarte del segundo orden: la jerarquía.

Aquel que fue miembro de la familia antes, tiene prioridad ante aquellos que vinieron después suyo, este es el principio de  la jerarquía.

Por lo tanto, un abuelo tiene prioridad ante su nieto, de la misma manera los padres ante sus hijos y el que nació primero ante quien nació segundo y así sucesivamente. Es decir, que en la conciencia del linaje, los posteriores no tienen los mismos derechos que los anteriores.

Es decir, que en la familia, cada uno tiene su propio lugar, el que le corresponde. Nadie puede ni debe disputarse ese lugar, por ejemplo, colocándose por encima de él o tratando de desplazarlo.

Y este orden se cumple no solo en las familias, sino también en las empresas, colegios, instituciones, equipos, etc.

 

Violar este orden tiene graves consecuencias, como por ejemplo cuando una persona pone en marcha su fracaso y su ruina, buscando de esta manera sentirse aliviada a través de esa honra a alguien anterior a ella. De esta manera, el poder arrogado termina como impotencia, un derecho arrogado como injusticia y un destino arrogado como trágico.

Para explicártelo más simple. En una familia donde quizás el bisabuelo viene escapando del hambre y de la guerra, se va a vivir a otro país de manera muy humilde con un destino muy difícil. Luego, viene un bisnieto que tiene un presente totalmente opuesto, con posibilidades de crecer y ser exitoso, pero inconscientemente ese bisnieto está mirando el destino de su bisabuelo y desde un amor ciego, sintiendo que está haciendo lo correcto, no se permite tener éxito ni triunfar en su vida. Honrando a través de su fracaso, la historia de ese bisabuelo. Obviamente, ese bisnieto no entiende desde lo consiente por qué no puede ser exitoso. Aquí es cuando intervienen las constelaciones familiares.

Este mecanismo es totalmente inconsciente. Y muchas veces, hasta lo he escuchado contar de manera muy libre y liviana: "En mi familia todas las mujeres tienen X enfermedad", "Los hombres en mi familia mueren jóvenes", "En mi familia siempre hay traición y terminan estafándonos".

 

Estos ejemplos demuestran, cómo podemos llegar a sentirnos más livianos o "buenos" frente a la repetición de circunstancias difíciles que han vivido nuestros anteriores.

El desorden en la jerarquía se suele marcar mucho con frases que dice un niño por amor a sus padres, donde el orden queda alterado: "Yo en tu lugar", "Yo como vos", "Yo te sigo". Frases que suelen decirse cuando sus padres tienen un destino difícil o trágico, como el fallecimiento, la quiebra, el abandono, una enfermedad difícil, etc.

Quiero aclarar que solo dentro de sistemas cerrados la ley de la jerarquía es totalmente inversa. Aquí lo posterior tiene prioridad sobre lo anterior. Por ejemplo, la familia actual tiene prioridad sobre la familia de origen, la familia nueva tiene prioridad sobre la familia anterior.

En una constelación familiar, la transgresión de una jerarquía sale a la luz y se restablece el orden, pero de la aplicación de este orden en la práctica se tiene que hacer cargo el consultante, ya que la constelación no reemplaza su actuar propio.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿Tenés miedo a enamorarte?: herramientas para abrir el corazón

¿Tenés miedo a enamorarte?: herramientas para abrir el corazón


por Lucila Cornejo
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.