Newsletter
Newsletter
 • Salud

Día Mundial del Cáncer de Piel: prevención y tratamientos

En un contexto de creciente incidencia de cáncer de piel, se resalta la necesidad de prevenir y detectar tempranamente esta afección.


El protector solar es fundamental para prevenir el cáncer de piel.

El protector solar es fundamental para prevenir el cáncer de piel. - Créditos: Getty



Cada 13 de junio se conmemora el Día Mundial del Cáncer de Piel, con el propósito de concientizar sobre la importancia de cuidar la piel y prevenir el cáncer de piel, en particular, el melanoma, que es el tipo más agresivo y cuya prevalencia está aumentando en todo el mundo.

Por este motivo, la médica Leisa Molinari, especialista en Cáncer de piel y Cirugía micrográfica de Mohs, desarrolla en esta nota los aspectos principales a tener en cuenta, sobre todo, enfocados en la prevención y los tratamientos.

Cáncer de piel: prevención y tratamientos

La piel, como órgano visible y tangible, es crucial ya que nos conecta con el entorno y refleja tanto los estados de ánimo como los procesos fisiológicos. Sin embargo, el cáncer de piel es el más común en los seres humanos y está apareciendo con mayor frecuencia y en personas jóvenes. Esto ocurre tanto en Argentina como en el resto del mundo.

Es fundamental tomar medidas preventivas para abordar esta creciente incidencia. A través de un cuidado adecuado de la piel, prestando atención a las señales de alerta y conociendo nuestro propio cuerpo es posible prevenir esta enfermedad. Además, es crucial proteger nuestra piel de los daños causados por la exposición al sol mediante el uso de protector solar y otras precauciones.

 

Existen varios tipos de cáncer de piel. El carcinoma basocelular es el más común en el mundo y se desarrolla en las células basales de la piel. Se manifiesta principalmente mediante lesiones nuevas que no cicatrizan, o que sangran espontáneamente o frente al mínimo trauma. La exposición al sol es la principal causa de este tipo de cáncer.

Otro tipo es el carcinoma espinocelular, que afecta a las células queratinizantes de la piel. Existen varios tipos como el carcinoma espinocelular in situ, que se encuentra en la capa superficial de la piel y es fácil de tratar, y el carcinoma espinocelular indiferenciado, que es más agresivo. También está relacionado, en gran parte, al daño solar.

En adición a estos tipos de cáncer de piel, es importante mencionar el melanoma, que es el tipo más agresivo y potencialmente mortal. El melanoma se origina en los melanocitos, las células productoras de pigmento de la piel. A diferencia de otros tipos de cáncer de piel, el melanoma puede desarrollarse en áreas expuestas al sol o en áreas no expuestas.

 

Es fundamental detectar el melanoma en sus etapas iniciales para un pronóstico favorable. Se debe prestar atención a los cambios en los lunares o en la apariencia de la piel y consultar si se observan cambios sospechosos. Además, factores de riesgo como la exposición al sol excesiva, antecedentes familiares de melanoma y tener piel clara aumentan la probabilidad de desarrollar esta enfermedad.

La incidencia del cáncer de piel continúa en aumento en todo el mundo por lo que la prevención juega un papel clave. Un chequeo anual de la piel con un dermatólogo especialista en cáncer de piel permite detectar lesiones pretumorales, aquellas que pueden convertirse en cáncer, y eliminarlas mejora el pronóstico. Por lo tanto, es fundamental acudir a un dermatólogo para la prevención y detección temprana.

En cuanto al tratamiento del cáncer de piel, según el diagnóstico existen tratamientos tópicos y quirúrgicos adecuados para cada tipo y variedad de cáncer de piel.

Dentro del ámbito quirúrgico, existen dos enfoques principales: la cirugía convencional y la cirugía micrográfica de Mohs. La cirugía micrográfica de Mohs se recomienda para tumores de alto riesgo de recidiva, especialmente aquellos ubicados en áreas como el cuello. La elección del enfoque quirúrgico dependerá del tipo de cáncer de piel y de las características específicas de cada paciente.

En resumen, el Día Mundial del Cáncer de Piel nos recuerda la importancia de la prevención, la detección temprana y el tratamiento adecuado. Mediante un cuidado adecuado de la piel, la protección contra la radiación solar y la consulta regular con un dermatólogo especialista podemos reducir el impacto de esta enfermedad y garantizar un diagnóstico rápido y un tratamiento adecuado para todos los tipos de tumores cutáneos malignos.

 

Por Leisa Molinari, especialista en Cáncer de piel y Cirugía micrográfica de Mohs.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

Esto es lo que tenés que observar de tus lunares para detectar lesiones sospechosas

Esto es lo que tenés que observar de tus lunares para detectar lesiones sospechosas


por Jimena Barrionuevo
Evelyn Botto en la tapa de OHLALÁ! de julio

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.