Newsletter
Newsletter
 • Salud

Día Mundial sin Tabaco: cómo dejar de fumar

La OMS conmemora el 31 de mayo como un día para tomar consciencia sobre los efectos letales del consumo de tabaco; es importante buscar ayuda profesional para dejar de fumar; te detallamos los beneficios de salir de esta adicción al cigarrillo


El cigarrillo es causante del cáncer de pulmón y de numerosas enfermedades respiratorias crónicas

El cigarrillo es causante del cáncer de pulmón y de numerosas enfermedades respiratorias crónicas



Todos los 31 de mayo de cada año la Organización Mundial de la Salud (OMS) y sus asociados mundiales conmemoran el Día Mundial sin Tabaco para tomar consciencia de los efectos nocivos y letales del consumo de tabaco y la exposición al humo del tabaco ajeno.
Según la OMS, los productos de tabaco matan a más de 8 millones de personas cada año. Además, el consumo de tabaco es la causa del 25% de todas las muertes por cáncer en el mundo. De allí la importancia de dejar de fumar.
El consumo de nicotina y de productos de tabaco aumenta el riesgo de padecer cáncer, enfermedades cardiovasculares y neumopatías”, señala la médica Paola Caro, directora médica de vittal. Y añade que “el uso de cigarrillos electrónicos aumenta el riesgo de padecer cardiopatías y afecciones pulmonares”. Sobre estos dispositivos, la especialista indica que la nicotina de estos cigarrillos “es una droga altamente adictiva y puede dañar el cerebro en desarrollo de los niños”.
Caro explica que la exposición al tabaco afecta la salud pulmonar de las personas en todo el mundo y de diversas maneras como:
  • Cáncer de pulmón (el consumo de tabaco es responsable de dos tercios de las muertes por cáncer de pulmón en todo el mundo); también las personas expuestas al humo de tabaco o fumadores pasivos sufren mayor riesgo de contraer cáncer de pulmón. Según la Directora médica de vittal, se requieren diez años de abandono del hábito de fumar para que el riesgo se reduzca a la mitad.
  • Enfermedades respiratorias crónicas. El tabaco es la causa principal de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC). “El riesgo es especialmente alto en personas que comienzan a fumar a una edad temprana ya que el humo del tabaco retrasa significativamente el desarrollo pulmonar”, subraya.

Cómo dejar de fumar

El Grupo Antitabaquismo del Hospital Italiano (Grantahi), que funciona en el Hospital Italiano desde hace más de 20 años, se ocupa especialmente de cómo dejar de fumar. El doctor Guillermo Espinosa, autor del libro Dejar de fumar, de delhospital ediciones y coordinador médico del Grantahi, señala: “Desde el inicio de la pandemia se notó que muchas personas fumadoras intentaron dejar de fumar o reducir el consumo de cigarrillos y muchos pacientes recurrieron a diferentes métodos o formas para reducir el riesgo de contagio de Covid y minimizar en lo posible el daño si les tocaba esta nueva enfermedad. Aunque la tasa de fumadores viene en descenso en los últimos años, siguen siendo muchas las personas que fuman y, lamentablemente, por situaciones que trajo la pandemia también vimos una elevada tasa de recaídas en aquellos pacientes que habían logrado dejar de fumar”.
Y agrega el profesional: “Entendiendo que es una adicción y que no es fácil dejar o acceder a buenos tratamientos, se aprovechan estas fechas como el Día Mundial sin Tabaco para sensibilizar y movilizar a quienes fuman y buscan ayuda o intentan dejar de hacerlo, para mejorar su salud y la de sus familiares”.
El Instituto Universitario del Hospital Italiano de Buenos Aires (Iuhiba) pone en valor el libro Dejar de fumar como una herramienta útil tanto para quienes desean emprender este camino, como para las personas que buscan acompañar a sus familiares y amistades durante el recorrido.
En el contexto actual donde circulan nuevos virus respiratorios (gripe A y Covid-19), el doctor Espinosa recomienda dejar de fumar para mejorar la inmunidad respiratoria, bajar la inflamación crónica que produce el tabaquismo en los pulmones de quienes fuman y reducir no solo las infecciones virales, sino todas las infecciones respiratorias.
El Ministerio de Salud de la Nación se ocupa del tema y elaboró un Manual de autoayuda con estrategias para armar un plan y así poder dejar de fumar. Sostienen que no hay dos personas fumadoras que sean iguales y cada una puede armar un plan para dejar de fumar a su medida.
Por su parte, los especialistas del libro Dejar de fumar destacan la importancia de cesar esta práctica, tanto para personas que consumen unos pocos cigarrillos por día, como para quienes fuman con intensidad.

6 beneficios al dejar el cigarrillo

  1. 1

    Recuperación del olfato, del gusto y de la capacidad física.
  2. 2

    Mejoría de la circulación sanguínea.
  3. 3

    Disminución del riesgo de enfermedad coronaria y accidente cerebrovascular (ACV).
  4. 4

    Disminución del cansancio.
  5. 5

    Menor dolor en las piernas.
  6. 6

    Mejoría en la autoestima y en la calidad de vida.
La médica de Medifé Cindy Kapusta, suma para tomar en cuenta: entre los beneficios de dejar de fumar a cualquier edad se pueden mencionar la mejora de la sobrevida y la calidad de vida. En promedio, los fumadores viven 10 años menos que los nunca fumadores. Es decir, un 25% de fumadores perderá de 20 a 25 años de vida. Cuanto más joven se deje de fumar, mayor es el beneficio. De hecho, quienes dejan de fumar antes de los 30 años prácticamente equiparan su curva de sobrevida a los de los nunca fumadores.
Cuenta que en la entidad donde trabaja atienden consultas para dejar de fumar: se denomina de cesación tabáquica, y consiste en generar un plan con objetivos que te permitan dejar el cigarrillo.
Para concluir, Espinosa brinda como consejo a quien está intentando dejar de fumar: “Se puede dejar de fumar, individualmente o con ayuda. No suele ser fácil, pero sí es algo que muchos pacientes logran. Salir de una adicción de muchos años genera una gran alegría y satisfacción. Hoy existen profesionales que pueden orientar y acompañar en el proceso de dejar de fumar”.

El impacto del cigarrillo en bebés y niños

Dijimos que no sólo quienes fuman están expuestos a los riesgos del tabaco. Los bebés que en el útero materno se exponen a las toxinas del humo del tabaco a través del tabaquismo materno o de la exposición materna al humo experimentan con frecuencia disminución del crecimiento de los pulmones.
“Los niños pequeños expuestos al humo del tabaco ajeno corren riesgo del aumento de la frecuencia de las infecciones respiratorias, así como también el asma, neumonía y bronquitis”, precisa Caro.
Según la OMS, se calcula que 1 de cada 160.000 niños muere antes de los cinco años por infecciones de las vías respiratorias causadas por el humo del tabaco. Especialmente la exposición al humo del tabaco puede desencadenar infecciones latentes por tuberculosis, aunque esta no sea la causa necesaria de la enfermedad.

Tabaquismo en la adolescencia

Cada día entre 80.000 y 100.000 jóvenes en todo el mundo se vuelven adictos al tabaco, según cifras oficiales. El daño está dado en primer lugar por tratarse de una adicción que incluso puede convertirse en la puerta de entrada a otras adicciones aún más perjudiciales.
Así lo alerta la médica Cindy Kapusta, del equipo de Cam Doctor de Medifé. Agrega que un adolescente que empieza a fumar a los 15 años no tendrá aún un daño orgánico serio, pero sí se verá afectado su psiquismo. Además, la adicción provoca ansiedad y sentimiento de culpa referido a causarse daño a sí mismo por fumar.
A largo plazo se conocen los daños, pero también existen otras consecuencias que pueden aparecer desde el inicio. Fumar provoca obstrucción e irritación de las vías respiratorias superiores e inferiores (especialmente en asmáticos) y puede enlentecer el desarrollo de la función pulmonar en los adolescentes. Además los jóvenes fumadores presentan frecuencia cardíaca más elevada.
Fumar “poco”, es decir, menos de 10 cigarrillos por día, de forma salteada u ocasionalmente, produce riesgos relativos muy altos de sufrir aneurismas, infartos de miocardio y mortalidad cardiovascular en general.
La doctora Kapusta concluye con cifras que nos invitan a tomar conciencia: consumir entre 1 y 14 cigarrillos por día provoca riesgo de cáncer esofágico; 1 a 4 cigarrillos por día aumenta el riesgo de cáncer de pulmón –el Riesgo Relativo (RR) llega a 5 en mujeres– y de cáncer gástrico. Fumar menos de 10 cigarrillos por día aumenta casi al doble el riesgo de cáncer pancreático.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

Cómo prevenir el melanoma: mitos y verdades del cáncer de piel

Cómo prevenir el melanoma: mitos y verdades del cáncer de piel


por Laura Gambale
Evelyn Botto en la tapa de OHLALÁ! de julio

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.