Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Caminando por Kuala Lumpur bajo el influjo de las torres de Pelli

La ciudad gira alrededor de estos increíbles edificios diseñados por el arquitecto argentino. Vale la pena recorrer medio mundo para llegar a Malasia




KUALA LUMPUR, Malasia.- Omnipresentes, la figura de las dos agujas de 452 metros dominan el horizonte de la ciudad. Se trata de las Torres Petronas, aunque aquí, en KL, como se acostumbra llamar a Kuala Lumpur en el lenguaje coloquial, se las conoce como las Twin Towers.
Diseñadas por el arquitecto argentino César Pelli, desde su inolvidable inauguración, en 1998, se convirtieron en el hito urbano de la capital de Malasia.
Son las construcciones más altas de esta metrópoli que en los últimos años, a partir de la fiebre constructora que se instaló en estas tierras, merced a importantes inversiones, comenzó a mirar hacia las nubes.

"Te juro que soy yo"

Las impresionantes torres se pueden ver desde cualquier punto de la ciudad. Son tan altas e imponentes que resulta imposible para cualquier turista sacarse una foto al pie sin correr el riesgo de salir como una hormiga y tener que convencer a los amigos de que es uno el que aparece ahí.
La mejor vista se puede obtener desde la terraza del piso 30 del hotel Hilton o desde el restaurante giratorio y panorámico que funciona a 400 metros de altura, en la KL Tower, también conocida como la Torre Menara.
No se puede subir al último piso de las Torres Petronas: el acceso sólo está permitido hasta la pasarela panorámica que une las dos torres en el piso 41.
Ni bien se llega al aeropuerto de Kuala Lumpur, cerca del autódromo de Sepang, donde se disputa una fecha del campeonato mundial de Fórmula 1, la imagen de las torres está en todos los souvenires.
Remeras, ceniceros, lapiceras, relojes, platos, bandejas, tazas, en fin, todo objeto imaginable que pueda venderse como recuerdo del viaje lleva su perfil.

Confort de primera

Este aeropuerto fue escenario de un evento en el que participó el primer ministro malasio, Abdullah Ahmad Badawi, y más de 150 periodistas de todo el mundo.
La idea del pleno confort que impera en este país también fue adoptada por Malaysia Airlines. La empresa aérea presentó la nueva primera clase y la clase ejecutiva, con asientos que se hacen cama. Con esto la compañía inició un proceso para convertir sus 17 Boeing 747 y sus 17 Boeing 777 en auténticos hoteles voladores.
Este nuevo servicio permitirá disfrutar de una muy buena cena al salir de Buenos Aires y despertar, nueve horas después, en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, luego de haber dormido como en un hotel mientras el avión cruzaba el océano Atlántico.

La Torre Menara

Después de hacer escala en esa ciudad y en Johannesburgo, se sirve un buen almuerzo, con la posibilidad de conectarse a Internet para adelantar cuestiones relativas al trabajo y el descanso, mientras se cruza el océano Indico para llegar relajado a la reunión de negocios o con la energía necesaria para salir a recorrer algunas de las atracciones de Kuala Lumpur.
Allí, como en Hong Kong, la más occidental de todas las ciudades del sudeste asiático, existe un abanico de sitios de interés para visitar. Un día de recorrida por Kuala Lumpur puede comenzar con la visita a la Torre Menara, para tomar una buena foto con las Torres Petronas de fondo y un café en el restaurante giratorio.
Luego se puede ir a pie hasta las torres gemelas para recorrer el enorme shopping que funciona al pie de la obra diseñada por César Pelli, donde es posible visitar el Museo Petronas.
Allí se exhiben los autos del equipo Sauber-Petronas que participaron desde la creación de la escudería en las distintas temporadas de la Fórmula 1. En el recorrido hay una mención para otro argentino, el arrecifeño Norberto Fontana, que disputó varias competencias para la marca.

Exótico y diverso

Al abandonar el centro comercial, cuyos techos transparentes permiten ver siempre las torres gemelas, y de cruzar jardines rodeados de fuentes, se puede llegar a la estación del monorriel, moderno tren elevado, para viajar hasta el Barrio Chino de Kuala Lumpur, en la calle Petaling, famoso porque allí se encuentra gran variedad de productos electrónicos y textiles.
Luego, el recorrido podría seguir por el Museo Nacional, lugar ideal para conocer la cultura y los orígenes de la población de este país, cuya mayoría profesa la religión musulmana.
Al caminar por las calles de la ciudad se advierte la variedad de etnias que poblaron el país. El 60 por ciento de los habitantes es de origen malayo, hay un 30 por ciento de chinos y un 10 por ciento indio.
Todo el paseo está enmarcado por una serie de edificios de diferentes estilos: árabes, chinos e indios. Todo muy exótico y lejos de cualquier parámetro occidental.
El paseo sigue por el mercado Merdeca (libertad en malayo), un espacio de siete hectáreas frente al Sultán Samad Building, una de las construcciones más representativas de la ciudad, escenario el 31 de agosto de cada año de la fiesta del Día de la Independencia de Malasia. Allí funcionaban las oficinas del antiguo gobierno británico.
El final de este recorrido por la ciudad se completa por la noche con una buena comida en algún restaurante, para saborear los manjares malayos, o en alguna de las cadenas internacionales, como el Hard Rock Café o el Planet Hollywood.

Datos útiles

Cómo llegar

La compañía Malaysia Airlines tiene dos vuelos semanales: miércoles y domingos. Hay dos escalas: Ciudad del Cabo y Johannesburgo, Sudáfrica.
Hay tarifas desde US$ 1200, más impuestos, en clase turista. Para reservas y otras consultas, llamar al 4312-6971/4313/4696.

Más información

Embajada de Malasia en Buenos Aires: 4776-0504 o 4776-2551.

En Internet

Buena mesa y fútbol al otro del mundo

Todo eso es posible en la isla de Borneo
KUCHING, Malasia.- En el norte de la isla de Borneo, esta ciudad de casi 100.000 habitantes, capital del estado de Sarawak, tiene gratos recuerdos para los argentinos. Para los mayores y los más jóvenes.
A los más grandes, el nombre de Sarawak puede recordarles a Sandokan, el personaje creado por el escritor Emilio Salgari.
Las andanzas de Sandokan fueron transformadas en historietas y series de televisión en blanco y negro, también llevadas al radioteatro.
A los más jóvenes y fanáticos del fútbol, el nombre de esta ciudad les parecerá familiar porque en 1997 el seleccionado juvenil argentino, dirigido por José Pekerman, venció aquí a Brasil por 2 a 0 y a la República de Irlanda por 1 a 0. Los dos resultados le sirvieron al conjunto nacional para avanzar a la final, que se disputó en Kuala Lumpur ante Uruguay, y que ganaron por 2 a 1 y los consagró como campeones mundiales juveniles por segunda vez consecutiva.
Fútbol aparte, en esta ciudad se nota todavía más la conjunción de razas que existe en Malasia. Malayos, chinos e indios se confunden por las calles. También se editan diversos periódicos en los tres idiomas y además en inglés.
Si bien funcionan las cadenas internacionales de comidas, en cuestión gastronómica la variedad es tan grande como las etnias.
Con respecto a los paseos, es imperdible la visita a la reconocida reserva natural en la selva, donde se puede observar a los orangutanes en estado salvaje.
Para llegar hasta Kuching hay que tomar un vuelo desde Kuala Lumpur, que dura casi dos horas.
Sarawak es uno de los dos estados que Malasia posee en la isla de Borneo, el otro es Sabah. En medio de ambos está Brunei, cuyo sultán posee una de las fortunas más importantes del mundo. Riqueza basada en el petróleo. Mientras que el resto de la isla pertenece a Indonesia.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?

Clases 2024. ¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?


por Sole Venesio

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.