Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Cecilia Díaz, en Manaos




Con el tiempo, Cecilia Díaz ha ejercitado mucho el arte de improvisarse mundos privados, el refugio propio en la tierra ajena. "Siempre termina pasándome lo mismo; aunque reniegue de la cotidianidad, me doy cuenta de que en cuanto llego a un lugar quiero tener alguna sensación de pertenencia, de mundo propio." Una de las ciudades donde ya tiene instalada esa pertenencia es Madrid, adonde irá próximamente a interpretar Las golondrinas, de Usandizaga. Anteriormente, en abril, cantará en el Barbican Centre de Londres con Plácido Domingo, a quien ya ha acompañado antes en una serie de conciertos. En 1994, cuando Cecilia D. ganó el concurso Operalia, patrocinado por el tenor español, fue invitada a acompañarlo en una serie de presentaciones por distintas ciudades del mundo. Durante los dos años siguientes, 1995 y 1996, Cecilia D. obtuvo importantes premios por parte de la Asociación de Críticos Argentinos, y en 1997 viajó a Manaos, la capital del Estado de Amazonas, donde cantó Carmen .

El renacimiento de la ópera

Dice Cecilia D. que el principio fue un tanto desolador, muy distinto del tono que después adquirió su estada en Manaos. Llegó sola y de noche a un aeropuerto minúsculo, rodeado de nada, y la llevaron a un hotel en el cual sólo pasó una noche de insomnio.
"Yo iba a participar del Festival Anual que ese año se inauguraba en Manaos, y con los días fui dándome cuenta de lo extraño que resultaba montar una ópera en ese lugar, de las formas que adquiría esa falta de tradición. Las reacciones del público: por ejemplo, aplaudían cuando querían, lo cual desde el punto de vista artístico puede llegar a ser un obstáculo para el cantante, pero también es muy cálido; hay algo que parece muy verdadero en esa espontaneidad.
"Los conciertos se hacían en el teatro Amazonas, un lugar maravilloso, con una acústica impresionante; es el teatro que aparece en Fitzcarraldo, de Herzog, y que nosotros estábamos reabriendo después de mucho tiempo. Está como elevado del llano, pero no aislado; por el contrario, está rodeado de las cosas más desopilantes: un burdel, una cervecería, una casa donde vendían medias. Durante todas las funciones estuvo lleno, y todavía hoy sigo recibiendo postales de la gente.
"Todo era verdaderamente distinto y sin embargo contribuía a generar una tranquilidad como de terreno conocido: yo, por ejemplo, que debutaba allí con Carmen, no estaba para nada nerviosa, algo contribuía a que la noche del estreno me sintiera relajada.
"El cambio de códigos, quizá. Me acuerdo que ni bien llegué me enteré de que había graves problemas de vestuario, que los trajes no eran suficientes. Al principio, me preocupé mucho, pero de inmediato vi que allí las cosas tendían a resolverse de otra manera: las chicas del coro, que estaba conformado por gente del lugar, venían y decían yo tengo esto de mi abuela, etcétera, y finalmente así fue como no hubo que interrumpir nada.
"Me solía pasar que esas diferencias al principio me resultaban difíciles y después lograba entenderlas, disfrutarlas incluso. Me acuerdo de que un día yo estaba ensayando y no podía dejar de escuchar cómo a sólo unos pasos las chicas del coro estaban enseñándoles a los integrantes de la orquesta a bailar con una música local. Yo me quedaba atónita y mi concentración, anulada: ese día, igual no estuve tan relajada y permisiva como con el vestuario; pero nada de eso arruinaba el trabajo final."
Los integrantes de la orquesta eran de Minsk, Bielorrusia; el director de la ópera era alemán; el régisseur era ruso, con lo cual durante esos días Cecilia D. estuvo a salvo del exceso de conversación que suele apoderarse de los grupos en viaje. La persona que ofició de guía, también era extranjera: era un alemán que estaba filmando la película de esta reapertura del teatro.
Con él fueron un día a navegar por el Amazonas. Toda la compañía de Carmen distribuida en lanchones, escuchando historias de pirañas y de cocodrilos, con un calor sofocante, un clima denso, internándose en canales angostos dentro de la selva, aturdidos por los pájaros. Wolfgang incluyó esas imágenes en su película.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

Método Pathwork: ¿qué es y de qué se trata esta técnica de transformación personal?

Método Pathwork: ¿qué es y de qué se trata esta técnica de transformación personal?


por Euge Castagnino
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.