Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Gastronomía auténtica, como todo lo demás

Este pueblo de 900 habitantes es ideal para pasar un día de campo con comida casera, mucha calma e historias para escuchar




Para los amantes de las historias de pueblo chico, Villa Ruiz, en el partido de San Andrés de Giles, 92 km al oeste de Buenos Aires, tiene mucho para contar. Porque es chico en serio -900 habitantes distribuidos en 100 manzanas-, y porque su gente se esfuerza por crecer de la mano del turismo comunitario.
Junto con Azcuénaga, Gouin, Carlos Keen, Villa Logüercio y Uribelarrea, Villa Ruiz forma parte del primer corredor de Pueblos Turísticos de la Secretaría de Turismo de la Provincia de Buenos Aires, creado en 2008, cuyo objetivo es desarrollarse en forma grupal y sustentable en tareas ligadas con la industria sin chimeneas.
"Siempre que se habla de turismo rural se habla de estancias. ¿Y los pueblos? ¿Y la gente de campo que vive en éstos? Nuestra idea es poner en escena esta riqueza", cuenta el arquitecto José Yanes, asesor en Turismo y Pueblos Rurales del municipio de San Andrés de Giles y también de la Asociación Civil Pueblos Rurales, que agrupa a 13 pueblos y parajes del partido.
El pilar fundamental para el desarrollo de estos lugares es la inversión ligada a la educación y el eje temático para que cada uno pueda identificarse en un área determinada.
Villa Ruiz queda a 8 km de Carlos Keen por un camino de acceso recientemente mejorado, pero sus habitantes desean crecer tranquilamente: "No queremos ser ni Carlos Keen ni Tomás Joffré", aclaran.
Sobre las rústicas mesas de la vereda del Antiguo Almacén de Félix Lapegüe, hoy atendido por Gaby y Gastón Manrique, se pueden ver la soda La Perla de Villa Ruiz y las picadas de campo sencillas, así como las empanadas de carne molida. Vaso de vino o cerveza para los parroquianos, pocas botellas, precios económicos, fachada original de ladrillo a la vista construida alrededor de 1918: todo es conmovedoramente auténtico. Se oyen las risas y los gritos de los chicos de la escuela, así como los trinos de los pájaros; no hay ruido de autos, sólo cada dos horas el chirrido del colectivo 503 que viene de Luján.
Enfrente, la estación abandonada, que hoy funciona como centro de jubilados, tiene 7 ha de campo y 100 metros de ancho. Allí se realizan jineteadas y domas. La historia cuenta que en mayo de 1889 fue habilitado el tranvía a caballo para que circulara entre el km 60 y San Andrés de Giles, incluyendo la estación Ruiz. En 1891 se cambió la tracción animal por las locomotoras de vapor.
Hoy, José Manuel Bello, junto con las asociaciones ligadas a la recuperación de los tramos de ferrocarriles abandonados -Amigos del Urquiza, Amigos del Belgrano, etcétera-, intenta poner en valor estas vías, camino que acortaría muchísimo las distancias entre San Andrés de Giles y Ruiz.
Siguiendo la señalética provista por la municipalidad, resulta increíble ver funcionar el horno a leña de la panadería La Emilia, el segundo en tamaño del distrito, de 1914. Miñones, felipes, figacitas y la tradicional galleta de campo salen con la pala de un horno que levanta 200ºC y hornea cerca de 300 kilos de pan por día, desde las 2, quemando incansablemente troncos de eucalipto y acacia, fuego que se controla por medio de un tiraje de operación manual.
Finalmente, en Villa Ruiz hay 25 plazas para dormir, pero muchas más para comer, ya que es posible encontrar varias posadas que ofrecen pastas caseras y parrilla para pasar el día de campo. Incluso una de ellas lleva el nombre de La Posta de El Camino Real en honor al antiguo camino utilizado en la época colonial, y es aquí donde se celebra la fiesta que identifica al pueblo desde 2006, en noviembre.
El recorrido por Villa Ruiz puede hacerse antes o después de comer en la mencionada posta, El Rincón, El boliche de Gaby o Los Arboles, entre otros sitios gastronómicos y turísticos. La tranquilidad, el sonido de los pájaros, las siestas de sol, los asados de tiempos lentos a la sombra de los árboles, seguirán guardándose como tesoros incalculables de estos parajes olvidados.
Por Silvina Beccar Varela

DATOS ÚTILES

Cómo llegar:

Desde Buenos Aires, tomar el Acceso Oeste hacia Luján. En el km 72, luego de haber pagado dos peajes se desciende de la ruta para tomar el acceso a Carlos Keen, a unos 10 km. Pasando este pueblo, el mismo camino sigue hasta Villa Ruiz, a 7 km .

Para comer y dormir:

  • Los Arboles Country Restó: 330 hectáreas arboladas con dos piletas y la posibilidad de realizar cabalgatas. Asado criollo, picadas de campo, postres caseros. (02323) 432447, www.losarbolesresto.com.ar
  • La Posada del Virrey: casona antigua de 1894 restaurada, donde se ofrece comida casera. Cuatro cuartos en suite con muebles de época. (02323) 499148. www.laposadadelvirrey.com.ar
  • El Rincón: pastas caseras y asado para 88 posibles comensales, más sonidos y aromas de campo en los que eran los antiguos boxes de una estancia, la estancia Vieja, que también funciona como hotel de campo con seis habitaciones. (011)1531430883. www.estanciaviejaweb.com.ar
  • El Almacén de Gaby, Gastón y Alberto Manrique : General Belgrano S/N°, 02323 15541030. En mesas sencillísimas, se ofrecen empanadas de carne, picadas de campo y bebidas.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido


por Redacción OHLALÁ!
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.