Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Hacen composteras urbanas de plástico reciclado y durante la pandemia triplicaron sus ventas

Desde hace años tenían el negocio en mente. Vieron cómo la tendencia crecía en el exterior y simplemente estuvieron listas para cuando llegó al país.


Verónica y Carolina Gheorghiu, creadoras de Viví más verde.

Verónica y Carolina Gheorghiu, creadoras de Viví más verde.



Hace ocho años, Verónica y Carolina Gheorghiu fundaron Viví Más Verde. “Vivíamos en un departamento y pasábamos mucho tiempo en el balcón con las plantas. Nos hacía bien y nos ponía contentas”, recuerda Verónica. El deseo de hacer algo que contribuyera al cuidado del medio ambiente y la propia necesidad de vivir más verde en la ciudad, las llevó a crear composteras para balcón y terraza, creadas con plástico reciclado y estéticamente cuidadas, lo que las convirtió en un furor durante la cuarentena.
Como la inversión inicial era muy grande, decidieron empezar con papel plantable. “Comenzó como una inquietud propia y después nos dimos cuenta de que había un montón de personas buscando lo mismo”, señala Carolina.

¿Cómo lo hicieron?

Las composteran giran, un gran recurso para los que no se animan a meter mano y revolver.

Las composteran giran, un gran recurso para los que no se animan a meter mano y revolver.

En 2013 no había mucha gente que supiera sobre compostaje en el país. Con la ayuda de Youtube, las hermanas empezaron a capacitarse y hacer sus propias pruebas. “Encuestamos mucho. Mucha gente quería compostar, pero no se animaba, les daba cosa meter la mano, cuenta Caro. Por eso, decidieron hacerla giratoria - el compostaje aeróbico sucede naturalmente, gracias al oxígeno y la rotación - y chiquita para que entrara incluso en un balcón francés. “Buscamos optimizar la forma de la función, para que en poco espacio sucediera el proceso lo mejor posible”, explica Vero.
Se postularon y ganaron varios premios de innovación, pero fue en 2015 con el Premio Mayma, que apoya emprendimientos con impacto social y medioambiental, que lograron el impulso para fabricar las primeras veinte composteras. “Nos costaba mucho venderlas, porque todavía no había un mercado”, relatan. “Los souvenirs plantables nos ayudaron a subsistir, pero siempre con la fe de que el compostaje iba a ser nuestra manera de vivir. Compostar es la solución al enorme problema de la basura, y todo desde tu casa”.
Los primeros clientes quedaron muy agradecidos. Gracias al boca en boca y a una atención híper personalizada -que aún hoy continúan- comenzaron a vender. En el camino descubrieron que podían sumar un granito de arena más: utilizar plástico reciclado para su confección.

Todo llega

Con plena confianza en el producto, sabían que era cuestión de tiempo para que explotaran. “Era algo cultural y teníamos que estar preparadas para cuando llegara a Argentina”, afirma Caro. En pandemia, con las personas en sus casas, se dio ese movimiento: el 2020 fue el mejor año del emprendimiento. “Aumentaron las ventas un montón y lo capitalizamos, porque estábamos preparadas. Nadie se podía mover y yo tenía 100 composteras listas para entregar”, relata Vero.
Incluso, lanzaron un nuevo producto: un madurador de compost, hecho 100% de descartes, con placas de sachets de leche. “La cuarentena abrió mercado y puso el compostaje en tema de conversación, la gente habla de lo que hace con su basura. También hay más concientización y se nota enseguida el impacto que tiene en el hogar. Nuestro público, en su mayoría, son madres que les enseñan a sus hijos y les dejan un legado”, agrega Caro.

Los consejos de Caro y Vero

Son de plástico reciclado y vienen en varios colores.

Son de plástico reciclado y vienen en varios colores.

  • “Conectarse con otros emprendedores es clave. Escuchar al otro, ir a charlas, te inspira y te puede ayudar a destrabar situaciones”.
  • “Si tenés una socia, dividí las tareas. Cuando el emprendimiento crece, cada una encuentra su lugar. Es fundamental poder complementarse, así compensan las falencias de la otra”.
  • “Es clave disfrutar. Hay que frenar y darse palmaditas. Hacer balance y ver lo que hiciste bien. Nosotras buscamos espacios para charlar de laburo y también ponernos objetivos nuevos”.
  • “Cuando querés hacer un emprendimiento con impacto, necesitás tener claro tu propósito. Lo ecológico se puede llevar a todo: la indumentaria, el diseño, lo decorativo. Es una manera de ver. Uno puede hacer un mueble de plástico o de plástico reciclado”.

En números

  • Inversión inicial: $20.000
  • Reciclaron + 4.300 kg de plástico para confeccionar composteras
  • Con 1 cisterna de agua fabrican 36 composteras
  • $6500 es el precio de las composteras
  • + 2800 sachets de leche se reutilizaron para crear maduradores
  • $3200 sale el madurador de compost
  • De 100 kg de desechos orgánicos se obtienen 30 kg de compost

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

8 emprendimientos de lencería para comprar ropa interior de calidad a buenos precios

8 emprendimientos de lencería para comprar ropa interior de calidad a buenos precios


por Lucila Longar
Paso a paso: cómo recuperarte de una ruptura amorosa

Paso a paso: cómo recuperarte de una ruptura amorosa


por Cynthia Serebrinsky
Ejercicio: encontrá tu Ikigai para darle un propósito a tu emprendimiento

Ejercicio: encontrá tu Ikigai para darle un propósito a tu emprendimiento


 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.