Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

No encontraba juguetes para su hija y creó una marca inspirada en ella


Daniela Briñón, creadora de Zona de sentidos

Daniela Briñón, creadora de Zona de sentidos



Daniela Briñón es la creadora de Zona de Sentidos, un espacio donde funciona una tienda online de juguetes y productos de apoyo para niños con desafíos en su desarrollo. Te contamos la historia de un emprendimiento que transforma infancias y las vidas de cientos de familias.
Transcurría el sexto mes de embarazo cuando, con mucha anticipación, nació Sofía. Y fueron seis meses más los que debió pasar en neonatología y ver a su hija luchar todos los días entre alarmas, tubos, cables y enfermeras. “Su primer año en casa transcurrió entre diagnósticos demoledores, terapias, nuevas internaciones y discusiones con la obra social que no cumplía. De a poco me di cuenta que Sofy tenía grandes dificultades y de todo tipo”, relata Daniela. Su beba había nacido con una lesión cerebral que no le permitiría tener dominio de su cuerpo ni comunicarse de forma convencional. La medicina no siempre tenía respuestas a todas sus preguntas y los oscuros vaticinios de los doctores no hacían más que llenarla de desesperanza.

Transformar la experiencia en servicio

Daniela y su marido comenzaron a observar y descubrir qué terapias y estímulos ayudaban mejor a Sofy, apoyados en una red de profesionales, terapeutas de la rehabilitación y médicos. El tiempo le enseñó a Daniela lo enriquecedor que resultaba el intercambio de experiencias con otros padres, conectando con otros que vivían situaciones similares. Y se dijo: “No puede ser que todos tengan que pasar por lo mismo. Las cosas tienen que ser más fáciles”. Esa idea, sumada a la dificultad que significaba conseguir los objetos de estimulación que los terapeutas pedían o encontrar un regalo especialmente diseñado para las necesidades de Sofy, impulsó a Daniela a cumplir el sueño que alguna vez había tenido de emprender algo propio.
Así fue cómo en 2013 creó Zona de Sentidos, un espacio que ofrece herramientas para una sociedad diversa que necesita productos de calidad, duraderos y versátiles para fomentar el juego educativo y divertido, en familia y junto al terapeuta. “Transformamos la frustración en energía positiva”, asegura Daniela.
Su emprendimiento busca poner al alcance de las familias juguetes, ayudas técnicas y equipamientos especialmente diseñados para niños con desafíos motores, visuales, sensoriales, de aprendizaje y de comunicación. También ofrece, en el sitio web, un canal de encuentro e inclusión donde comparte novedades, datos útiles e historias de vida. La sección, llamada “Zona de Comunidad”, fue declarada hace poco de interés legislativo por la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires. Según Daniela, es una plataforma de contacto para que las familias se sientan cerca, que no están solas y que compartir con otros lo hace todo más sencillo.

Seguir aprendiendo y contagiar el sentido

El primer desafío con el que se topó Daniela fue aprender sobre otras discapacidades, diferentes a la que conocía de primera mano por su hija. Se apoyó en terapeutas y también en padres que aportaban sus dudas y necesidades. “Se da un vínculo muy lindo en cada contacto, porque hablamos diez minutos sobre un producto que necesitan pero una hora sobre otros temas que compartimos por tener un hijo con discapacidad”, explica. Asegura que ese contacto es central para que la información fluya porque un pequeño dato que se le aporta a una familia puede solucionar un gran problema con el que convivían y no lograban resolver.
Otra dificultad fue comenzar a fabricar productos propios y encontrarse con proveedores que solo aceptaban el trabajo si se desarrollaban miles de unidades. Para Daniela eso significaba un gasto inmenso que no podía permitirse y además la demanda no era suficiente. Pero lo logró: “Lo solucionamos contando de qué trata el proyecto, qué objetivos perseguimos, y entonces se enganchan desde la idea más que desde el dinero que puedan llegar a ganar. Y eso es genial porque lo hacen de corazón”, valora.

Consejo

“No aflojes, ¡siempre cuesta mucho! Pero si estás convencido de tu proyecto y te llena el alma llevarlo adelante, todo esfuerzo se vuelve satisfactorio”.

Números

  • $1.400.000 es la facturación anual
  • 1.200 productos vendidos en el último año
  • 80% de las ganancias provienen del canal online
  • 30% fue el crecimiento anual
  • 20 emprendedores distintos fabrican los juguetes
  • 1 showroom

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

Día Mundial del Emprendimiento: 30 frases para inspirarte a emprender

Día Mundial del Emprendimiento: 30 frases para inspirarte a emprender


por Redacción OHLALÁ!
8 emprendimientos de lencería para comprar ropa interior de calidad a buenos precios

8 emprendimientos de lencería para comprar ropa interior de calidad a buenos precios


por Lucila Longar
Qué es la cultura de la cancelación y qué significa estar “cancelado”

Qué es la cultura de la cancelación y qué significa estar “cancelado”


por Ludmila Moscato
Presentaron un bono para emprendimientos de mujeres

Inédito en el mercado de capitales. Presentaron un bono para emprendimientos de mujeres

Tapa de revista OHLALÁ! de abril con Gime Accardi

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.