Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Pequeños paraísos de mar

Otras islas, además de Santa Catarina, para visitar en barco y combinar buceo con arte rupestrey leyendas de piratas




FLORIANOPOLIS (Brasil).- Como si los 424 km cuadrados de la isla de Santa Catarina no reunieran suficientes contrastes y encantos, ella está rodeada por más de 30 islas pequeñas y no tan pequeñas, que en algunos casos son minúsculos paraísos asomados en el mar azul, cada uno con un perfil y un destino bien definido.
Visitarlas en algunas de las tantas embarcaciones que a diario salen desde las distintas playas de la ciudad permite tomar lecciones de historia y biología a cielo abierto y, sobre todo, internarse en una aventura alucinante para los sentidos. Estas islas fueron puntos de referencia para navegantes de todo el mundo, reductos de pescadores en distintos momentos de la historia, y actualmente son reserva de flora y fauna, por lo que muchas de ellas están incluidas en programas de preservación.

Campeche, la más linda

La más conocida de las islas vecinas es la de Campeche. Además de las aguas verdes o turquesas, y sus arenas blancas, ostenta el privilegio de ser uno de los más importantes templos de arte rupestre del sur de Brasil. A pesar de haber sido dinamitada en varios lugares por cazadores de tesoros, la isla conserva 167 marcas rupestres, creadas por los pueblos que habitaron la isla hace unos cinco mil años. Según el investigador Lucas Keler, que lleva veinte años recopilando datos sobre la zona, Campeche merece ser considerada una especie de isla de Pascua, con sus metros de paredones de símbolos geométricos; los monumentos rocosos, como la famosa Pedra Fincada, de más de diez metros de altura, y sus sitios arqueológicos.
De acceso limitado al público (sólo se permite el ingreso de 400 personas por día), Campeche está ubicada frente a la playa del mismo nombre, en la costa sudeste de Florianópolis, por lo que es posible llegar en 30 minutos desde la sureña playa de Armação, o en una hora y quince minutos desde el canal de Barra de Lagoa. Una vez en la ensenada de la isla, quienes consigan sustraerse a la belleza de ese punto de desembarque pueden elegir alguna de las trilhas (senderos) que se abren paso entre la tupida mata atlántica y así llegar a algunos rincones que sólo los guías del lugar conocen (es necesario acordar los recorridos con los profesionales de la Asociación de Monitores Ambientales, que también cuidan que los turistas no acampen, enciendan fuego ni lleven animales).

Buceo en Arvoredo

Otro conjunto imperdible, y de enorme valor natural y arqueológico, es el archipiélago de Arvoredo, formado por una isla del mismo nombre más las pequeñas Deserta, Galé y Calhau de São Pedro. La Reserva Biológica Marina de Arvoredo es un lugar preservado, con flora y fauna de relevante significado científico, por lo que no está permitido desembarcar. La única forma, y nada despreciable, de conocer el sitio es mirándolo debajo del agua. Considerada un punto de privilegio para el buceo, la reserva se caracteriza por una gran diversidad marina. Por estar dentro de una faja de transición entre los climas tropical y subtropical, la región abriga especies de fauna y flora típicas de ambos climas, y en verano se pueden apreciar tortugas, caballitos y estrellas de mar, langostas y peces de todos los colores y formas.
Situado al norte de la isla de Santa Catarina, el archipiélago también guarda vestigios de quienes lo habitaron hace 4000 años, además de leyendas de piratas e historias de naufragios.
Otro paseo marítimo que permite conocer muchos lugares y deleitarse con vistas majestuosas es el que parte de Canasvieiras y recorre la Bahía Norte, parando en la isla de Anhatomirim, y luego pasando por la Bahía dos Golfinhos, donde los delfines nadan cerca de los curiosos espectadores, y la isla de Ratones Grandes. Algunos barcos también suelen hacer una parada en la isla del Francés, frente a Canasvieiras, para tomar un baño de mar.
Y si hay tiempo y ganas de disfrutar a pleno la vida marina, una buena alternativa es dar una vuelta completa alrededor de la isla de Santa Catarina, recorriendo todas sus playas y admirando desde el mar la vegetación tupida, los caseríos, las dunas y los ríos. Ese paseo empieza y termina en Canasvieiras, incluyendo una parada en Campeche, y pasando, al anochecer, por la Beiramar Norte. El viaje en barco por debajo de los puentes que unen Florianópolis con el continente ofrece una de las vistas más privilegiadas: la ciudad iluminada, que se refleja entera en el agua.

Datos útiles

Paseos

A Campeche (desde Barra de Lagoa): 35 reales (no incluye alquiler de equipos de snorkel ni servicio de guía para trilhas)
A Anhatomirim, Bahía dos Golfinhos, Ratones Grandes y Francés: 35 reales (no incluye tasa de ingreso a las islas).
Tasa de ingreso. Campeche: 5 reales Anhatomirim: 4 reales.
Dónde contratar: Scuna Sul: www.scunasul.com.br (48) 32661810; Vento Sul Passeios Maritimos: www.ventosul.com ; (48) 99723949

Buceo

Snorkeling en Arvoredo: 60 reales (incluye salida en barco, equipamiento e instrucción).
Inmersión de bautismo en buceo: 150 reales (incluye salida en barco, equipo e instrucción).
Dónde contratar. Acquanauta Floripa: www.acquanautafloripa.com.br ; Parcel Dive Center: www.parcel.com.br
Jimena Massa

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido


por Redacción OHLALÁ!
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.