Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Procrastinación. ¿Sos de dejar todo para después? Esta es la solución


.

.



Si te cuesta no posponer tareas y terminás haciendo todo junto a último momento cuando ya no te queda otra, esta nota es para vos. Para que nos enseñe a manejar mejor los tiempos, convocamos a María Vicario es Decodificadora Bioemocional y fundadora de Salí del Sillón, comunidad de emprendedoras dispuestas a la expansión. (Más info sobre Decodificación de emprendimientos en mariavicario.com).
Consideremos como ejemplo a una mujer emprendedora segura y muy capaz que cada vez que está por realizar acciones para lograr una mejora económica en su emprendimiento, las posterga. Y además, hace años que tiene pendiente presentar su tesis de carrera. ¿Le faltan recursos? No. ¿Necesita más capacitación? No para esta instancia. ¿Le falta pasión por lo que hace? Todo lo contrario.
¿Cuántas veces nos pasa que dejamos para después lo que tenemos que hacer ahora?

El camino biológico-emocional que recorremos es:

  1. 1

    Percibo ansiedad, malestar o angustia por lo que tengo que hacer. Hay un diálogo interno en permanente duda: "No sé si voy a poder..", "de todos modos lo que haga no será aprobado por…", "tal vez mañana estoy más pilas", "y si no me sale?"
  2. 2

    El cerebro busca aliviar esa sensación realizando una tarea no prioritaria (ver TV, perderme en las redes o incluso ordenar el placard que hace meses está hecho un caos).
  3. 3

    Comienzo a crear razones perfectas que ratifican la dispersión y el tiempo perdido: "mañana será mejor..", "de todos modos antes debería…", "todavía tengo tiempo.."
  4. 4

    Finalmente llega el apremio, el tiempo que perdí. Y aparecen emociones de culpa, de remordimiento y cierta frustración,
  5. 5

    El resultado es un impacto negativo sobre la autoestima y la autovaloración.
Hay dos factores presentes en el arte de postergar: el tiempo y la duda. Y están relacionados a las glándulas suprarrenales y a la tiroides. Si además presentamos síntomas en esas glándulas, la recomendación es prestar atención al mensaje que la biología nos trae.
En decodificación analizamos los condimentos de la creación del emprendimiento, de la propia concepción, la manera en que se llevó la gestación, la forma en que nacimos, la dinámica familiar y las historias no sanadas de nuestro árbol familiar. Se toma al emprendimiento como un reflejo más del afuera que nos muestra códigos de interpretación.
En este caso hablamos de procrastinación y toda la búsqueda que hagamos será desde la frase: "terminar algo es peligroso". El Inconsciente Biológico nos protege de que suceda algo peor, basándose en una historia del pasado que resultó exitosa en términos numéricos (muchos años, muchas vidas). La manera de protegernos es postergando, abandonando y es una fuerza contraria a nuestro deseo.

El primer proyecto, nuestro nacimiento

Continuando con el caso, esta emprendedora tuvo un nacimiento complicado, con riesgo de muerte. Su Inconsciente biológico la protege de terminar un proyecto porque corre peligro. El anclaje de esa ecuación: proyecto (nacimiento)=peligro de muerte, se interpone ante su deseo de terminar algo.
En su árbol familiar encontramos abortos espontáneos reiterados (proyectos iniciados- no finalizados) y en su vida contemporánea momentos donde dejar algo inconcluso, trajo buenos resultados (decidió no casarse 3 meses antes y hoy está en pareja feliz pero no llega la propuesta de matrimonio que ella quiere).
Pero cada historia es única porque somos ADN físico y energético. Si querés ir más profundo, indagá en las historias de tu árbol familiar. Desde la frase: "Para qué es bueno no terminar algo", vas a buscar la historia presente en tu gestación, consultando -dentro de lo posible- a tu madre: en qué situación sintió que era mejor postergar algo (una carrera, el arreglo de un negocio, etc). Y también, qué hecho doloroso vivió durante el embarazo que la llevó a dejar algo inconcluso.
Hacé un listado de las veces que postergaste decisiones y buscá semejanzas en los contextos. También podés indagar historias familiares en las que finalizar un proyecto dio como resultado muerte, exclusión de un familiar, o ser "mal visto" porque -por ejemplo- el proyecto no estaba dentro de lo que se consideraba bueno para la sociedad.
Decodificar es encontrar el código, la emoción oculta que activa un programa biológico, y también es crear una realidad en resonancia con la vida que merezco. No es magia, es consciencia. No es afuera, es adentro. No es el otro, sos vos.
¿Te gustaría sumarte al próximo taller de María?
PROYECTO Re EVOLUCIÓN, un ciclo de 3 encuentros que van a revolucionar tu manera de ser y gestionar tu emprendimiento. Sábado 28 y domingo 29 de marzo y sábado 4 de Abril, de 11 a 15 en Espacio Go (Manuela Pedraza y Cabildo, Núñez). Más info en @salidelsillon.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

"Mi negocio fracasó... ¿soy una fracasada?"

"Mi negocio fracasó... ¿soy una fracasada?"


por Ale Leguizamón
Cómo patentar una idea

Plagios. Cómo patentar una idea


por Violeta Galanternik
Qué red elegir para comunicar tus contenidos

Instagram, Facebook, LinkedIn. Qué red elegir para comunicar tus contenidos

5 herramientas que te van a ayudar a reducir los riesgos

Emprender: 5 herramientas que te van a ayudar a reducir los riesgos

Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.