Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Rex González en Africa




Alberto Rex González es una de esas personas de humildad tan marcada que genera en los otros una necesidad irresistible de recordar su currículum: comenzó sus expediciones arqueológicas en los años treinta, en los cincuenta obtuvo su doctorado en Antropología en la Universidad de Columbia y durante tres décadas estuvo al frente del Departamento de Arqueología de la Universidad de La Plata.
Hoy, antes de partir a Washington para participar del homenaje que el Smithsonnian Institute hará en su honor y para encerrarse a terminar su libro acerca de los mecanismos de la evolución cultural de la humanidad, dice algo que tal vez explique su humildad: ha hecho todas sus investigaciones guiado fundamentalmente por el más genuino de los gustos. Dice también que ahora, a los 80 años, está dispuesto a hacer todos esos viajes que siempre quiso y que muchas veces pospuso. Uno es el que realizó el año último a Africa.

Rumbo al origen

"Hacía veinticinco años que quería hacer ese viaje. Si dejamos de lado una cuestión tan acuciante como saber adónde vamos, siempre me ha interesado sobremanera saber de dónde venimos. Por eso quería ir a Africa, para hacer una visita a los sitios arqueológicos donde se produjeron los hallazgos que pueden contestar con más certeza esa pregunta." Rex González voló desde Buenos Aires a Johannesburgo y desde allí a Sterkfontein, a unos cincuenta kilómetros de dicha ciudad sudafricana, donde se realizan excavaciones científicas en busca de fósiles desde mediados de la década del treinta.
"Allí, en esa cueva, fueron encontrados los restos fósiles del Austrolopithecus, que aportaron datos de gran importancia en el estudio de los ancestros del hombre y que confirmaron a Africa como el centro indiscutible donde se produjo la hominización , como cuna de la humanidad. Los primeros hallazgos en realidad habían sido hechos por Raymond Dart en el sitio de Taung, también cercano a Johannesburgo.
Desde el sur de Africa, Rex González voló hacia Tanzania tras los pasos de Louis Leakey, el antropólogo hijo de misioneros británicos instalados en Kenya, que comenzó su búsqueda de fósiles a principios de la década del treinta. "Yo leía siempre sus trabajos y desde entonces quería conocer la Garganta de Olduvai, el sitio más importante de todos los estudiados por Leakey.
"Salimos de Arusha, una ciudad en Tanzania, y así empezó un trayecto de tres o cuatro horas que no sólo nos llevó hasta la Garganta de Olduvai, sino que en el medio estuvo lleno de cosas sumamente interesantes. Uno de los primeros lugares donde nos detuvimos fue el Parque de Ngorongoro, donde se puede visitar el cráter del volcán homónimo y observar todos los animales salvajes que pasan sólo a metros de uno y hacen su vida con bastante naturalidad.
"Más allá están los habitantes de las tribus masai, que emigraron desde el Norte hace unos tres o cuatro siglos y se instalaron en esta región de Ngorongoro. Toman una bebida hecha a base de leche y sangre de vaca que para ellos asciende a la categoría de manjar y si bien hacen su pequeña puesta para el turismo, también es cierto que conservan su modo de vida tradicional."
Finalmente llegaron a la Garganta de Olduvai y lo primero que vieron desestimó todo lo que la compañera de viaje de Rex González, una amiga antropóloga, venía leyendo en una guía durante el trayecto. Ni cuartuchos con piso de tierra ni falta de baños: la hostería de arquitectura moderna les confirmó que este sitio arqueológico no sólo es visitado por especialistas.
En este lugar, casi cuarenta años atrás, Louis Leaky y Mary, su mujer y colaboradora, hicieron hallazgos de suma importancia que dieron impulso a las investigaciones y que finalmente harían de Olduvai el lugar donde se descubrió el primer miembro de nuestro propio género, el Homo.
Después de atravesar el Parque Serengeti, "donde llaman la atención las gacelas Thompson y los grandes rebaños de ñuz", Rex González fue hasta Olorgesailie, un sitio en Kenya. Quería ver esas piedras a partir de las cuales Leakey había conjeturado la existencia de las boleadoras que en América del Sur siempre hemos asociado con el indio y el gaucho.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

Método Pathwork: ¿qué es y de qué se trata esta técnica de transformación personal?

Método Pathwork: ¿qué es y de qué se trata esta técnica de transformación personal?


por Euge Castagnino
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.