Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Se presume inocente




¿Cuánto tiempo tenés que dejar pasar para darte cuenta que alguien es una perra descosida? ¿Una semana es poco, no?
Hay dos clases de minas, esas que sólo se llevan bien con las mujeres cuando son sus amigas y esas que son de tener solidaridad de género y les caen bien (a veces equívocamente) las mujeres en general. Bueno, yo soy del segundo grupo.
Juro que hice intentos con La Nueva y tenemos una buena onda medio irreal como esos jugos en sobrecito que te parece que tienen gusto a la fruta pero sólo porque te lo dice el paquete. Bueno, esto es más o menos así. Nos saludamos simpáticamente, charlamos a la mañana al lado de la máquina del café, me cuenta de su ex en el taxi yendo a una reunión y aún así hay algo con esta chica que no me cierra. No sé si son esos dos llamados de clientes que no me pasó y justificó perfectamente y de alguna manera se ingenió para atender ella o el cuento que me hicieron de cómo se fue de la agencia en la que laburaba.
-No sos de ser muy prejuiciosa vos, más bien medio bruja. Si algo no te cierra...
Luz me conoce.
-Salvo que seas lo completamente ridícula como para decirme que te enrosca que tenga onda con Pedro.
Bastante me conoce.
Pero en este caso se equivoca.
No es que tengan onda ni mucho menos. Hay una diferencia en tener buena onda y "onda". Lo segundo es otra cosa. Y no es eso. Hay algo en la mirada cuando se ríe que hace que no le crea nada, cara de "te digo una cosa y por adentro estoy pensando absolutamente todo lo contrario".
Claramente no se puede actuar en función a intuiciones, habrá que comportarse como en esas series: inocente hasta que se pruebe lo contrario. Repito, ¿una semana es poco no?

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

Gala del Met: los 15 looks más impactantes de la historia

Gala del Met: los 15 looks más impactantes de la historia


por Romina Salusso
Evelyn Botto en la tapa de OHLALÁ! de julio

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.