Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Soberbia




Estoy tan inquieta. Y tengo tantos miedos. Todavía los tengo. A fracasar, a que no me quieran, a la impotencia, a no poder lo que quiero. ¿Les suena algo de todo esto? Pero bueno, tranqui, mujer, confiá, seguí haciéndolo. Vos podés. Te lo merecés. Te lo merecés porque sos "buena" (parezco mi viejo). Sos un poco ingenua, es verdad. Una romántica de las viejas. Una niña tal vez. ¡Pero qué más da! ¡Vamos, nena, que podés igual que cualquiera!
Pongo "buena" entre comillas porque no creo ser sólo buena. Ni tampoco mala. Son adjetivos que uso con cierta desconfianza. Obvio que todos somos "buena gente" en este espacio, pero también nos equivocamos, tenemos un humor de perros y gritamos. A veces incluso envidiamos feo o le sacamos el cuero a alguien muy cercano. "Cuando desde la conciencia nos identificamos con lo rosa", le decía el otro día a una amiga/conocida, "los otros colores irrumpen con una fuerza extra". Y ese tipo super espiritual con la sonrisa puesta, de un momento al otro se convierte en el peor diablo. Y la mina que sólo te tiraba buena onda, inevitablemente te decepciona.
La manía del crecimiento a veces nos vuelve un poco soberbios. Como ya hemos superado algunos obstáculos, creemos saber más que el resto. Como pasa en cualquier ámbito. Los estudiantes de Filosofía leen un par de libros y ya son unos pedantes pseudo Woody Allen. Los actores de teatro hacen 2 publicidades y se sienten Brad Pitt y Angelina Jolie. Por eso insisto tanto con el "ir despacio", concientes de nuestra ignorancia perenne, de todas nuestras ingenuidades, de todo lo que todavía no entendemos e incluso padecemos (a diario).
Obvio, la humildad es una cualidad que cuesta mantener con el tiempo, que tampoco sirve forzarla, si no es espontánea. Pero si cada tanto nos detenemos a mirar-nos (en silencio), probablemente podamos ver-nos (sin tanta alharaca).
¿Qué piensan Uds.? ¿Cómo viven la soberbia propia y ajena? ¿Cuántas veces se escuchan a sí mismos discurseando y se retan? ¿Y a los de afuera? ¿Cómo reaccionan frente a alguien que directamente los ignora? Por otro lado, ¿cómo no forzar la modestia y que sea auténtica?

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

“Muchacha, hacete el Papanicolaou”

“Muchacha, hacete el Papanicolaou”

Tapa de revista OHLALÁ! de abril con Gime Accardi

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.