Criptomonedas: 3 claves para entender por qué caen

Hay pánico en el mundo de las criptomonedas; se habla del “criptoinvierno”; ¿hay probabilidades de que sigan cayendo?; te contamos lo que tenés que saber para tener en claro lo que está sucediendo


Por qué caen los bitcoin

Por qué caen los bitcoin - Créditos: Andriy Onufriyenko, Getty Images



El precio de Bitcoin sigue desplomándose y arrastrando consigo a otras criptos. Hay reducción de personal y cierre de empresas de criptomonedas, y una creciente sensación de temor y desconfianza. ¿Cuáles son los factores que explican el criptoinvierno?

1. Alta volatilidad

La mayor parte de las criptomonedas, por ejemplo Bitcoin, son volátiles y siempre lo han sido. Esto significa que su precio suele experimentar subas y bajas a lo largo del tiempo.

Pero, ¿por qué sucede esto? Cuando hay mucha demanda de una criptomoneda, su precio sube básicamente porque significa que se la está considerando valiosa. De la misma forma, cuando mucha gente busca deshacerse de una criptomoneda y la vende, su precio baja.

En realidad, para expresarnos con propiedad, no se trata tanto de que muchas personas quieran comprar o vender, si no de la cantidad de criptomonedas de las que estemos hablando. De hecho, son pocas las manos en las que se concentra la mayor proporción de estos activos. Es por eso que se dice que el mercado cripto está dominado por una escasa cantidad de inversores (conocidos como “ballenas”) que tienen mucha capacidad de influir en el mercado y desestabilizarlo.

Pero en definitiva, lo que no hay que perder de vista es que el principal núcleo que explica la volatilidad en el precio de las criptomonedas consiste en que se desconoce su verdadero valor, dado que se basan en una tecnología relativamente nueva.

2. Crisis generalizada

Ante un contexto de elevada inflación (estamos hablando de la más alta para EEU.U .desde los ‘80) y una recesión económica que pareciera avecinarse de forma inminente, es natural que cada vez más inversores vendan activos volátiles (no sólo criptomonedas) para pasarse a otro tipo de instrumentos más conservadores. Como consecuencia impacta en su precio.

3. Especulación

Bitcoin alcanzó su máximo a fines de 2021, cuando se sumaron al mundo cripto una enorme cantidad de compradores que especularon con el alza de su precio en búsqueda de grandes ganancias rápidamente. En cuanto deja de verse tan atractivo en un contexto como el que mencionamos y aparecen las turbulencias en el mundo cripto, los proyectos más especulativos y sin bases sólidas son los primeros en caer.

Por ejemplo, hace aproximadamente un mes una reconocida criptomoneda llamada UST, que prometía mantener un precio estable de 1 dólar (este tipo de criptos son conocidas como stablecoins o “monedas estables”), de la noche a la mañana vio su precio desplomado, lo que provocó que muchos inversores perdieran miles de millones de dólares. Sí, literal.

Otro caso más reciente es el de Celsius, una empresa que ofrece tanto préstamos en criptomonedas como la posibilidad de invertir las que tengas a cambio de una tasa de interés. Esta compañía decidió suspender los retiros de criptomonedas de su plataforma.

Momentos como éstos sirven para recordarnos la importancia de ser sumamente cuidadosos a la hora de invertir nuestros ahorros. Como regla base, cuando ofrecen mucho dinero, a cambio de poco esfuerzo y tiempo, se nos tienen que encender todas las alarmas. Y tampoco olvidar la famosa frase Not your keys, not your money, que hace referencia a los riesgos de dejar nuestras criptomonedas en un exchange en lugar de transferirlas a una wallet propia (o sea como una billetera pero virtual de criptos), que nos permita mantener control total de nuestras cripto-inversiones.

Y ahora, ¿qué se viene? Es probable que no hayamos visto todavía todas las consecuencias del cripto-crash. La realidad es que los expertos esperan uno o dos años de bajos precios, lo cual podría convertirse en una excelente oportunidad de compra para aquellos que tienen la confianza de que las criptomonedas y la tecnología blockchain son el futuro de la economía digital.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

Qué conviene hacer. Por qué comprar dólares no es una inversión


por Julieta Bonfill

Finanzas sostenibles. ¿Es posible ganarle a la inflación?


por Julieta Bonfill

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.