• SEXO

Rituales sexuales: tres experiencias para reconectar con tu sensualidad y erotismo

Con una experta en sexualidad, diseñamos tres rituales eróticos para que puedas reconectar con tu propia sensualidad.


Fotos de Anahí Bangueses Tomsig



Adoro tomarme el tiempo para conectarme conmigo desde diversos niveles. Siempre me ayudaron mucho los rituales, ya sea prender una vela e intencionarla, sahumar, hacer una meditación para un momento especial, usar piedras energéticas, escribir. Tener alguna práctica, y no solo la intención, hace que sienta ese momento más especial. Por eso, convoqué a tres de mis guías para que nos compartan rituales de conexión con nuestro poder femenino y con la energía sexual creativa que llevamos dentro.   

EL BESO DE LA MANZANA: para reconectar con tu poder femenino

Este ritual se realiza con 11 manzanas rojas

Este ritual se realiza con 11 manzanas rojas - Créditos: Anahi Bangueses Tomsig

Por Victoria García Garcilazo. 

Astróloga, tarotista, bruja.  
@lavictoriadevenus. 

Mirar la herencia simbólica de las diosas antiguas nos ayuda a comprender quiénes somos. Uno de los relatos más importantes para nuestra identidad es el de la diosa Lilith, la primera esposa de Adán. Expulsada del Paraíso por no acatar la sexualidad patriarcal, quedó asociada a la serpiente que tienta a Eva con la manzana. Esta historia tuvo sus consecuencias alusivas para todas: obligadas a ser madres antes que mujeres o censurar cualquier forma del placer. En el mito de Eva y Lilith se unen símbolos femeninos muy poderosos, como la serpiente y la manzana roja. Hoy te propongo rescatarlos a través de un ritual para reunirlas ya no como dos mujeres antagonistas y disociadas, sino como lo que siempre fueron: una misma mujer. El mejor momento para hacerlo es un viernes con la salida de la primera estrella.

¿Qué vas a necesitar?

11 manzanas rojas 
10 velas blancas 
Pétalos de rosas rojas 
Aceite de oliva 
Incienso de canela, reina de la noche o natural 
1 cuchillo para pelar frutas 
Música suave (preferentemente tántrica) 
Una pequeña manta para sentarte en el piso

LOS CINCO ELEMENTOS: para experimentar el autocontacto y el placer

Este es un ritual para hacer en una bañadera, con música y los 5 elementos

Este es un ritual para hacer en una bañadera, con música y los 5 elementos - Créditos: Anahi Bangueses Tomsig

Por Fernanda Arteaga. 

Facilitadora de tantra.  
@masajesparaelalma. 

  • El agua 

    Colocá inciensos o sahúmos cerca de tu bañera o ducha. Elegí una música que te ayude a relajar. Metete en la bañera y dejá que el agua la llene. No te preocupes si tenés ducha, podés seguir los mismos pasos. 
    Iniciá una respiración en cuatro tiempos: inhalo, retengo, exhalo, retengo, para comenzar a sentir la presencia. 
    Sentí cómo el agua va tocando tu piel, olé los aromas, escuchá la música. Una vez que te sientas relajada, salí y dirigite a otro espacio para continuar con el ritual. Volvé a colocar la música y los aromas. 
     

  • El aire 

    Cerrá los ojos y comenzá a hacer soplidos en todas las partes del cuerpo a las que llegues. Manos, pliegues de codos, piernas, pies, pechos y todas las partes según tus posibilidades. Quedate entre 5 y 10 minutos y andá sintiendo este segundo elemento. 
     

  • El fuego 

    Dejá la sutileza del aire y el agua atrás. En este paso, enérgicamente frotá tu cuerpo buscando encenderlo. Pies, cola, pechos, vientre, abdomen. Lo más enérgico posible, sintiendo el calor, el fuego, durante 5 a 10 minutos y luego relajate para observar qué notás. 
     

  • El éter 

    Llegamos al final del ritual. Recorré con la palma de tu mano el cuerpo, sin presiones, sin búsquedas, solo entregándote al sentir, respirando, recibiendo la magia de los cinco elementos. ¡Atenti! Nunca salgas bruscamente de esta situación de relajación, andá volviendo de a poco a la consciencia, a tu ritmo. 

HUEVOS YONIS: para hacernos el amor a nosotras mismas

Por Nadia Marinoff. 

Guía de huevos yoni y tantra.  
@nalkimia.  

El viaje del proceso con huevo yoni es un ritual para el encuentro con nosotras mismas. No es un proceso de solo un día específico, sino que conlleva constancia, compromiso, respeto y cuidado hacia una. 

El huevo contiene todas las posibilidades de existencia, pero se necesita la valentía de romper aquella cáscara cómoda y limitante para poder manifestar todo lo que habita dentro. En la alquimia, el huevo simboliza la naturaleza circular de la labor de la alquimista que une los opuestos: lo consciente y lo inconsciente, la vida y la muerte, la luz y la oscuridad, orden y caos, el yin y el yang.  

Asimismo, a nivel físico, el huevo representa los ovarios. Desde la medicina tradicional china, los ovarios son la cualidad yang de nuestra matriz. Ellos contienen la energía de la fuerza vital. Esta energía primordial que contenemos dentro de nosotras es la que penetra en nuestro útero. ¿Cómo es esto? Digamos que nuestra pareja interior se encuentra en nuestra matriz manifestada como la cualidad yang (los ovarios) y la cualidad yin (el útero). Lo que los une como un puente son las trompas (donde se concibe la vida también). Por lo tanto, si conscientemente comenzamos a mover nuestra energía sexual interna, como en un acto de amor interior entre estas dos energías, en esa unión orgásmica creamos energía de transformación, energía chi, o despertamos la serpiente de la kundalini. 

Esta energía creativa, curativa y transformadora comienza a inyectarse por todos nuestros canales, meridianos, nadis, chakras, glándulas, órganos, y es así que logramos nuestra alquimia interior. Entonces, ¿qué viene a representar un huevo de cristal en nuestro canal vaginal? Así como es adentro, es afuera. Nuestro útero es la cualidad yin de nuestra matriz, y el cuello del útero será el puente para que penetre la cualidad yang del exterior en nuestro canal vaginal. Este puede ser un ligam (pene) o, en este caso, un huevo de cristal, que representa nuestros ovarios. Sería ser penetrada por nosotras mismas. Si conscientemente podemos decidir cuál es la frecuencia del cristal que deseamos integrar, será una forma de inyectar esa frecuencia en nuestro útero, para crear una nueva frecuencia, única, y para cada una distinta. 

Con este rito, logramos que cada diosa interna renazca para nutrir esta sabiduría que quedó enterrada por siglos. Para que nosotras hoy excavemos en nuestro inconsciente, y podamos devolvernos nuestra soberanía de encarnar nuestra fuerza vital, sexual y creadora, aquí y ahora, en esta tierra. 

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

Sexo 🍆. 10 posturas para salir de la rutina


por Denise Tempone

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.