Newsletter
Newsletter

Cómo aprovechar al máximo la luz natural en tu casa

Sabemos que el sol entrega una iluminación saludable y sustentable; qué hay que tener en cuenta para obtener mayores beneficios de la luz natural en tus ambientes; cómo lograr que la iluminación eléctrica sea sólo un complemento


Un ambiente con luz natural y colores suaves que favorecen el bienestar

Un ambiente con luz natural y colores suaves que favorecen el bienestar - Créditos: Shutterstock



La luz del sol permite que se luzcan más los ambientes, es gratuita, ecológica y, lo más importante, aporta bienestar. Por esta razón, toda vivienda o lugar de trabajo debería maximizar el aporte de luz natural y tener a la iluminación eléctrica sólo como complemento.
Para conocer cómo están las viviendas del país en relación con este tema, se realizó un Barómetro de Hogares Verdes y Saludables. Lo hizo Argentina Green Building Council (AGBC), una ONG que se ocupa del desarrollo y gestión de estrategias para acelerar la sustentabilidad y fomentar la transformación en el sector de la construcción del país, sobre una muestra de 25.000 viviendas. El 40,2% de estas viviendas dijeron reportaron no tener ingreso o malos niveles de luz natural; el 18,4% no tiene ingreso de luz natural de 10 a 16 en ambientes regularmente ocupados y el 21,8% tiene malos niveles de luz natural a través de las ventanas.
Sin dudas, la falta de luz natural en los espacios en los que habitamos es un problema. Nos parece importante tomar conciencia de la relevancia de la luz natural y de los beneficios del sol para la salud y el estado de ánimo.

Por qué es buena la luz natural en los ambientes de tu casa

  • Otorga conciencia del paso del tiempo, ya que el organismo está naturalmente en sintonía con los niveles y características de la luz externa.
  • El color y la intensidad de la luz influye en la secreción de hormonas, entre ellas, la melatonina y la serotonina, que regulan los ritmos circadianos y la calidad de sueño.
  • Aumenta la productividad, reduciendo la fatiga crónica.
  • Reduce la irritabilidad.
  • Contribuye a la producción de vitamina D, que protege de ciertos tipos de cáncer. La vitamina D ayuda a la asimilación del calcio; por ello, tomar el sol en las primeras horas del día contribuye a la formación y buen estado de los huesos.

Cómo aprovechar la luz natural

Independientemente de la cantidad de luz del día, es importante que en el ambiente haya superficies suaves y opacas sobre las que la luz se pueda reflejar e iluminar. Demasiado vidrio interior o superficies oscuras harán que un espacio se perciba oscuro.
La altura de los cielorrasos juega un papel muy importante tanto en la iluminación natural como en la ventilación y el bienestar de las personas. Si bien los cielorrasos o techos muy altos pueden impactar en el aumento de los costos de calefacción y refrigeración, estos producen un estado de bienestar y sentimientos positivos desencadenando nuestras tendencias hacia la exploración espacial.
Las aberturas también son importantes, porque cumplen con funciones vitales no sólo en relación al ingreso de luz, sino también la estanquidad, la filtración, la seguridad, la aislación termoacústica, la conexión con el exterior y la ventilación natural.

Cómo minimizar sus impactos negativos

En ambientes muy vidriados, uno de los riesgos es el deslumbramiento o disconfort lumínico. Otro, el paso de radiaciones ultravioleta e infrarroja. Y, por último, pero no menor, la pérdida de energía a través de las aberturas.
  • Evitar el disconfort lumínico: Anticipadamente, a través de la utilización de control solar o elementos de protección solar exteriores (parasoles, vegetación, etc). Paliativamente, con elementos de protección interior: el black out, por ejemplo, que bloquea sin término medio.
  • Filtrar los rayos UV y UVB: Estos tienen una longitud de onda más corta que la luz natural. El vidrio laminado de seguridad reduce hasta 95 por ciento el paso de rayos ultravioletas. A la vista no vamos a notar diferencias. Este tipo de vidrio se puede colocar en superficies verticales u horizontales. En estas últimas -techos y claraboyas- es todavía más importante porque la luz incide directo.
  • Evitar la pérdida de energía: Se calcula que el 35 por ciento de la pérdida energética se produce a través de puertas y ventanas. Elegir materiales eficientes hace la diferencia. Éstas brindan mayor hermeticidad y aislación termoacústica, lo que permite ahorrar en el consumo de energías no renovables como la electricidad y el gas.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

Así es la casa de Anushka Elliot, la diseñadora top de Punta del Este

Así es la casa de Anushka Elliot, la diseñadora top de Punta del Este


por Male Eirin
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.