Newsletter
Newsletter

Las casas en astrología: ¿a qué área de vida corresponde cada una?

Siempre decimos que los planetas son el qué o el quién, los signos son el cómo y las casas, el dónde. Pero ¿cuáles son las áreas que comprende cada una y cómo interpretar los factores en ellas? En este artículo, las clasificamos por elemento para más claridad.


Qué significan las casas en astrología.

Qué significan las casas en astrología. - Créditos: Valentina Bussi



Casas de fuego

Son las que tienen que ver con la expresión vital más genuina: la I, la V y la IX.

  • En la casa I vemos aquello que hace a nuestra identidad consciente. El carácter, la personalidad, la manera de ser… como sea que le llamemos, es aquello de base que nos constituye. Como comienza en el Ascendente, también habla de nuestro cuerpo y apariencia y de la forma en que los demás nos perciben.

  • En la casa V aparece nuestra expresión creativa: seducción, juego, conquista amorosa, sexo, hijos, obra creativa si la hay, todo aquello que dé cuenta de nuestro sello personal y brillo.

  • En la casa IX buscamos que las chispas de fuego lleguen más lejos, porque queremos entender: se trata de ampliar horizontes y de encontrar sentido. Las creencias y la fe, el sentido de la justicia y de la verdad y lo que constituye nuestra escala de valores y criterio tiene que ver con ella. También, más concretamente, se la asocia a religión, a otras culturas, a la educación superior y a los viajes.

Casas de tierra

Corresponde a las casas II, VI y X, que identificamos con el mundo laboral.

  • Es que la casa II señala nuestra relación con los recursos, los bienes y el dinero; la seguridad que se desprende de estas posesiones y, en un aspecto más simbólico, todo aquello que valoramos y que constituye nuestras riquezas. Es indicadora de qué actividades podrían resultarnos redituables.

  • La casa VI habla de nuestro hábitos de cuidado de la salud y nuestras rutinas y desempeños laborales. Es muy útil para entender nuestro entorno laboral ideal y qué no puede faltarle. También, nuestra actitud en cuanto al servicio concreto hacia el otro.

  • La casa X nos enfrenta a nuestras metas e imagen pública. Habla del rol social que necesitamos ocupar. Es interesante pensar que el signo en el que se encuentre no se interpreta como la carrera que deberíamos elegir, sino como la manera de llevar a cabo la que sea que elijamos para tener el mayor éxito y conectarnos con nuestro público.

Casas de aire

La III, la VII y la XI nos hablan del mundo vincular y de nuestra interacción con los otros.

  • La casa III es la primera aproximación a ese contacto, por lo tanto tiene que ver con nuestro entorno inmediato. Los lugares de cercanía, como el barrio, la escuela, el club, y personas que son parte de nuestro pequeño mundo como los hermanos, los vecinos están representados en esta casa, que también habla de viajes cortos o a destinos cercanos y con la educación inicial, primaria y secundaria y a la adquisición del lenguaje.

  • La casa VII es típicamente conocida como la de la pareja, pero es necesario hacer dos salvedades. Una, no es cualquier pareja: las relaciones casuales o intermitentes son parte de la casa V, mientras que en la VII se trata de una pareja estable y constituida como tal. Otra, esta casa no se limita a esta relación, sino que abarca cualquier vínculo simétrico, en el que el otro es un espejo: con un socio, un rival, un amigo o amiga en particular. Lo importante es que el vínculo sea 1:1 y en un nivel igualitario.

  • En la casa XI vemos lo grupal y colectivo: amistades, proyectos en común, interacción  conjunta, identificación con una comunidad, militancia de causas… Vemos cómo el espectro se abre y en esta casa lo que se abarca ya no tiene que ver con la cercanía ni con el trato personal con una sola persona, sino con un vínculo global. También nos indica el dinero y los recursos que podemos obtener al ejercer nuestra carrera.

Casas de agua

El mundo emocional está determinado por las casas IV, VIII y XII.

  • En la casa IV está involucrado todo lo que hace a nuestro origen: memoria, pasado, patria, familia, núcleo, clan. Son nuestras tradiciones y nuestra procedencia, nuestro hogar y nuestra identidad cultural. Condiciona fuertemente nuestras reacciones emocionales.

  • La casa VIII habla de bienes y recursos compartidos con un otro (por ejemplo, socio o pareja), de bienes heredados y de potencial terapéutico. Es la forma en que nos enfrentamos a las crisis y cómo salimos de ellas; aquello que debemos dejar morir para practicar el desapego; los tabúes, la muerte y el sexo como fusión simbólica con otra persona (y la consecuente muerte del yo individual).

  • Por último, la casa XII es una puerta a nuestro inconsciente: el mundo de lo velado, oculto, recluido o reprimido y las cuestiones no integradas o no aceptadas. Es una casa de evasión de la realidad, lo cual incluye a la intuición, la imaginación y la fantasía pero también al encierro real o simbólico. Puede representar enemigos ocultos, sean estos personas, hábitos o factores de la personalidad.

¿Cómo interpretarlas?

Si una casa tiene planetas, vemos cuáles son y le damos prioridad a su análisis. Si no los tiene, decimos que está vacía y nos fijamos en el signo en el que está el comienzo de la casa: poner las características del signo en relación a las temáticas de cada casa nos ayudará a comprender el estilo en que se expresa esa área de vida. 

Para profundizar un poquito más, podemos buscar dónde está el planeta regente (o los planetas regentes) del signo donde comienza cada casa y articular la información que trae: ¿en qué signo y casa está? ¿Cómo se imbrica con la casa de la que partí?

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

Horóscopo del amor del 21 al 23 de junio: qué signos se enamorarán este fin de semana

Horóscopo del amor del 21 al 23 de junio: qué signos se enamorarán este fin de semana


por Kirón
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.