Newsletter
Newsletter

Luna llena en Escorpio: por qué, según la astrología, es el momento para cambiar y transformarnos

¿Necesitás cerrar etapas? Esta luna llena viene con una energía de actualización muy fuerte. En esta nota te contamos por qué.


La luna llena en Escorpio se dará hoy, martes 23 de abril.

La luna llena en Escorpio se dará hoy, martes 23 de abril. - Créditos: Canva



Este evento nos invita a conectarnos con la pérdida: podemos entender qué es energía muerta en nuestra vida y dejar ir esas cuestiones, que pueden ser proyectos, etapas, relaciones, trabajos, viviendas, estadías en ciudades o países, concepciones o ideas sobre nosotras mismas, viejos traumas y mucho más.

Profundicemos (palabra bien escorpiana) para entender mejor por qué y para encararlo sin miedo.

 

Rueda zodiacal con los 12 signos del zodíaco.

Rueda zodiacal con los 12 signos del zodíaco.

Las energías de Tauro y Escorpio

La contraposición entre la seguridad, la estabilidad y el confort por un lado, y la depuración, la capacidad de dejar ir y de asomarnos a la incomodidad es el tema de esta luna llena. Y siempre, en luna llena, hablamos de un ciclo que se cierra y que pronto dará paso a uno nuevo. Se trata de dos signos fijos, es decir, que hablan de retener algo. Cada uno lo simboliza a su manera.

En Tauro, el primer signo de tierra, encontramos la noción de conservación de la vida. Por eso la seguridad, la estabilidad, el acopio de bienes y el confort material son tan importantes para esta energía que, además, es venusina: pasa por el cuerpo, el placer, el disfrute, es amante de la belleza, la elegancia y la buena vida. Y es, por supuesto, constante, paciente y hasta terca.

Escorpio es el segundo signo de agua, el que simbólicamente nos lleva a lo hondo. Nos invita a conectarnos con las emociones y hacernos cargo de ellas, por más que no sean racionales. Lo rigen dos planetas con carácter: Plutón, el cimbronazo visceral que no nos permite mentirnos, y Marte, el de la acción, la lucha y las conquistas. Ya de por sí es una energía que nos habla de dejar ir lo que haya cumplido su ciclo. Esto no siempre significa cortes o rupturas: puede ser la ocasión perfecta para reformular las cuestiones que no funcionan adecuadamente.

Algunas cosas, sí, terminarán. Las que ya no puedan sostenerse. Recordemos que todo momento de luna llena implica una mirada cara a cara de la Luna y el Sol, es decir, de temas inconscientes y conscientes, de la emoción y su manejo a través de la voluntad.

Sol y Luna, un encuentro

Cada mes, el Sol y la Luna se miran frente a frente, en el mismo grado de signos opuestos. Este momento es el que llamamos Luna Llena y, simbólicamente, combina la llegada de un mensaje de nuestro inconsciente (personal y colectivo), representado por la Luna, que es necesario integrar a la parte consciente y voluntaria: la energía del Sol. Es concreción, punto máximo de energía. Cuando pasa la luna llena, da lugar al ciclo menguante. Esta luna llena se da en el grado 04° de Tauro y Escorpio. El momento cúlmine será a las 20:48, hora Argentina, del martes 23 de abril.

Actores invitados durante esta luna llena

Cuando hablamos de la contundencia de esta luna llena en particular nos referimos a la reiteración de simbolismos que apuntan al cambio y a la transformación, al fin de una etapa y la materialización de logros por los que estuvimos trabajando en los últimos seis meses, desde la luna nueva en Escorpio, en noviembre pasado, hasta hoy.

Esos simbolismos son, por supuesto, el básico de la luna llena como completud y punto máximo de una etapa; el signo de Escorpio que, como ya explicamos, es experto en dejar ir y purgar energías muertas; el hecho de que se dé después de los eclipses de la primera parte de 2024 y, además, los otros planetas que participan.

El regente moderno de Escorpio es Plutón, y como tal condensa temas como el poder, las posesiones, la muerte real y simbólica y la transmutación. Esta oposición entre el Sol y la Luna forma un triángulo tenso, conocido como T cuadrada, con este planeta. Podemos tomarlo como un imán de depuración. No va a haber dudas sobre cuáles son los temas a los que nos estamos aferrando inútilmente y que solo nos causan dolor: son estos los que deben irse, y Plutón nos da la fuerza suficiente para que abramos las manos y los dejemos salir.

Los otros planetas que refuerzan la idea del cambio, aunque desde otro lugar, son Júpiter y Urano, que venían transitando Tauro cada uno a su ritmo pero se encontraron hace pocos días en el mismo grado y desde entonces se van a hacer compañía, potenciando cada uno las características del otro: rebeldía, originalidad, liberación, mirada hacia adelante, independencia y soltura (Urano) y exacerbación, crecimiento, aprendizajes, disfrute, buena fortuna y abundancia (Júpiter). En conjunciones anteriores entre estos dos planetas vimos giros rotundos, algunos de ellos muy rápidos, que cambiaron la realidad en 180°. Los planetas nos acompañan si sentimos la necesidad de dar ese tipo de salto.

Cómo repercute en nuestras energías

En todas las personas, la energía de cada luna llena se hace sentir intensamente. Es necesario que descansemos, durmamos y nos hidratamos correctamente, porque el cuerpo está muy exigido. Es un momento de manifestación, en el que vemos los resultados del trabajo hecho y el camino andado en los últimos seis meses y podemos cerrar esa etapa con alegría y agradecimiento. También, recordemos que más allá de la preponderancia de nuestra energía de Sol, Luna y Ascendente, los doce signos viven en mayor o menor proporción en cada una de nosotras, por lo que todos los eventos planetarios nos repercuten en alguna medida. 

Si tenés a mano tu carta natal, podés sacarle más provecho a esta información buscando en qué casa se localiza el grado 04° de Tauro y Escorpio, y si tenés planetas o comienzos de casas entre los grados 00° y 08°.

Puntualmente, este eclipse es particularmente importante para las escorpianas de Sol, Luna ascendente, que son las protagonistas del evento y que pueden sentir una invitación a replegarse y estar en soledad para recibir una etapa llena de promesas. 

Otros signos beneficiados directamente son Cáncer y Piscis, los de agua. Van a tener un momento de claridad, y será importante que respeten su necesidad de mirar hacia dentro, meditar, aislarse de las energías externas por un ratito y conectarse con sus necesidades genuinas.

Virgo y Capricornio, como signos de tierra, se ven movilizados emocionalmente, lo mismo que Tauro, que puede ir pensando en las puertas que le gustaría abrir en su Luna Nueva el 8 de mayo.

Aries, Géminis, Libra y Sagitario pueden sentirlo como un cimbronazo o llamado al cambio desde la reflexión y la mirada interior. 

Leo y Acuario, finalmente, van a sentir un tironcito que puede ser revelador pero doloroso. Deben prestar atención a la casa en que sucede para entender en qué área de vida va a reflejarse.

Lo cierto es que ninguno de nosotros va a salir de esta experiencia siendo exactamente la misma persona que era antes, pero vamos a tener la certeza de que lo que se va tenía que irse porque había cumplido sus tiempos naturales.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

Luna llena en Sagitario: así impacta a cada uno de los signos

Luna llena en Sagitario: así impacta a cada uno de los signos


por Sol Lisdero
tapa de revista OHLALA! de mayo con Zoe Gotusso

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.