Newsletter
Newsletter

Segundo eclipse del año: cuándo será y qué oportunidades trae para cada uno de los signos

Desde 2015 y 2016 no ocurrían eclipses en el eje Aries Libra. En esta nota te ayudamos a entender qué pone en juego el segundo eclipse de 2024.


Cuándo será el segundo eclipse de 2024.

Cuándo será el segundo eclipse de 2024. - Créditos: Canva



Un eclipse sucede cuando un evento de una nueva o luna llena tiene lugar en las cercanías de los nodos lunares, que son puntos sensibles de la carta natal que sugieren el camino de nuestra evolución. 

Como en todo lo lunar, su impronta es inconsciente, pero podemos traerla a la conciencia. En principio, nos propone tomar conocimiento del tema y sus tiempos: cada dieciocho meses, los Nodos cambian de signo y nos van proponiendo diferentes dualidades. Algo así como salir de nuestra zona de confort y explorar qué se siente del otro lado.

La energía que mueve esta temporada de eclipses tiene que ver con dos signos cardinales: los opuestos complementarios Aries (nodo norte) y Libra (nodo sur), que tienen que ver con nuestra manera de vivir nuestra individualidad y de vincularnos y hacerle lugar al otro que nos refleja.

En esta ocasión, con la luna nueva en Aries, la temática tiene que ver con la autoafirmación. Tomar acción y avanzar. Esto no significa que nos tenemos que desligar del consenso con los demás y hacer 100% lo que queramos, sino que el desafío es escuchar nuestra propia voz, proclamar nuestra independencia y abrazar nuestra valentía para encarar nuevos rumbos.

Cuándo es el segundo eclipse del año

El segundo de los eclipses se da cuando el Sol y la Luna se encuentren en conjunción, por eso es un eclipse de nuna nuevaLo hacen en el grado 19° de Aries, involucrando a Quirón, el sanador herido, y a Mercurio, planeta de la mente, los mensajes y la comunicación.

La energía que contiene este evento es muy poderosa y nos llama a la renovación de la manera en que nos presentamos ante el mundo, cómo nos hablamos a nosotras mismas y cómo ponemos en práctica nuestra voluntad e independencia.  Es un excelente momento para los puntapiés iniciales y el nacimiento de nuevos proyectos.

Como Quirón está junto al Nodo Norte Lunar, y la conjunción entre el Sol y la Luna se da allí, podemos entender una orientación hacia la sanación, la conexión profunda con la sabiduría y un cambio radical que surge de ella. Es necesario, para eso, pasar por una experiencia dolorosa. 

Por otra parte, Mercurio nos plantea una renovación en la manera de procesar nuestras vivencias y en nuestra relación con la información que nos llega. Recordemos que las palabras son las bases de nuestros sistemas de creencias y valores, y como tales son poderosísimas. La valentía de Aries nos asiste y nos guía: no hay que dejar que el miedo nos paralice, ni tampoco vacilar. Llega el momento de arrancarse la curita, sentir el tirón y después renacer, renovadas. Es importante recordar que no se recomiendan los rituales durante los eclipses.

 

Un enfoque más personal: ¿dónde cae dentro de tu carta?

Saberlo es muy simple: sobre tu carta natal, buscá los 19° de Aries y fijate en qué casa está ese punto.  También podés ver si hay planetas o puntos importantes ahí o a +- 5°, entre los 14° y los 24° del mismo signo. Si todavía no la calculaste, podés averiguar cómo hacerlo aquí.

Casa I: hay un trabajo sobre la manera en que te ves a vos misma, cómo te sentís y cómo te mostrás ante el mundo. El “yo” cobrará fuerza y desde allí podrá proyectar sus relaciones de igual a igual.

Casa II: tus posesiones, finanzas y dinero se verán muy movilizadas, y llegará un impulso para darles verdadera importancia, así como para generar una autovaloración mejorada que te ayude a creer en vos y a materializar proyectos.

Casa III: se trata de la comunicación, el intelecto y de cómo te referís a tu entorno. También puede reflejar viajes cortos y a destinos cercanos, mudanzas, temas de vecinos, hermanos y familia extendida.

Casa IV: refleja tanto temas de la familia cercana como de tu casa física. También puede darte un impulso para indagar en tus orígenes. Se van a movilizar cuestiones ancestrales y también de la familia que formaste de adulta.

Casa V: los temas que se mueven son los hijos, la vida creativa, los romances, la seducción, el juego y la diversión. Si estás buscando un embarazo, podrá influir en que suceda. De la misma manera, si no lo deseás poné énfasis en cuidarte bien.

Casa VI: habla sobre las rutinas cotidianas, el cuidado de la salud, el trabajo y el bienestar en el día a día. También, el servicio y la ayuda a los demás. Es probable que catalice un cambio de empleo. Sirve para poner tus estudios médicos al día.

Casa VII: es el área de las relaciones de uno a uno. Típicamente hablamos de parejas, pero también involucra a tu socio o socia y tu amigo o amiga más cercana. Es muy probable que se inicie una relación de este estilo o que si ya la tenés pase a otro nivel de compromiso o de disolución.

Casa VIII: si un eclipse impacta en esta casa, habrá actividad en tu área de finanzas compartidas, sexualidad, transmutación de energías y muerte simbólica. La pregunta que podés hacerte es “qué debo dejar atrás para renacer”. También es probable que se materialice el cobro de herencias y deudas.

Casa IX: es tu área académica, filosófica, mística, espiritual, en fin… de apertura de horizontes. La justicia y los viajes largos o con destinos lejanos también entran en su temática. Si hay actividad de eclipse en esta casa, se movilizará algo que te ayude a crecer.

Casa X: representa la parte más alta y visible de la carta, por lo que se la relaciona con el éxito, la notoriedad y los objetivos de carrera. Un eclipse en esta área va a traer novedades e inicios en tu profesión, vocación o emprendimiento. Es probable que marque un antes y un después.

Casa XI: grupos, amigos, causas en las que creés, comunidad y proyectos compartidos se ven representados en esta casa. Si un eclipse cae aquí, va a movilizar tu espíritu colectivo y tu iniciativa de luchar junto a otros. También representa el poder que existe en el sentido de agrupación.

Casa XII: es una casa mística, profunda, espiritual, sutil y “escondida”. Tiene que ver con nuestro lado inconsciente. Un eclipse en ella puede representar una profunda reconexión con tu parte intuitiva y sagrada. También puede hablar de condiciones crónicas de salud y de lugares alejados del ajetreo cotidiano.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

Júpiter llegó a Géminis: así impacta su energía en cada uno de los signos

Júpiter llegó a Géminis: así impacta su energía en cada uno de los signos


por Sol Lisdero
tapa de revista OHLALA! de mayo con Zoe Gotusso

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.