Newsletter
Newsletter
 • Sexo

Sexo: “Estoy embarazada y tengo más ganas de sexo que nunca"

Paz Guerrero siente un deseo sexual que la asalta, la desconcierta y que disfruta; relata la conexión profunda que siente con su beba en gestación. Lo cuenta en una tertulia donde una sexóloga la escucha y le acerca una mirada experta y amorosa.


Embarazo y sexualidad: ¿qué pasa con el deseo sexual?

Embarazo y sexualidad: ¿qué pasa con el deseo sexual? - Créditos: Getty



¿Las embarazadas tienen más deseo sexual? ¿Es algo frecuente, de qué depende? El tema es uno de los que surge en una tertulia en Moema, una casa-restaurante en el barrio porteño de Chacarita, la noche que ocupa la cabecera de la mesa la psicóloga especializada en sexología Micaela Hempe.

Todo transcurre en el living-comedor de la escritora Valentina Caputo y el chef brasileño Murilo Tartaglia, los anfitriones. Ellos invitan a que quienes participan esta noche se presenten y, si quieren, digan por qué están acá. Luego es la sexóloga la que toma la palabra. “Me empecé a dedicar a esto porque tenía un problema de disfunción sexual, no podía acabar. Eso fue durante muchos años de mi vida. Entonces investigué, me formé, lo logré”, dice. Se ríe.

Su comentario, la llegada del primer plato, una copa de vino, la sensación de estar entre conocidos y la curiosidad habilitan el diálogo. “¿Se inhiben los otros cuando es la mujer la que encara?”, pregunta Inés, la más joven de la tertulia. “Muchísimo. La mujer deseante está mal vista”. “¿Qué hace falta para cambiar?”, consulta otro. “Educación sexual integral”. Y se habla de consentimiento. Luego sigue la consulta sobre juguetes sexuales y un par de jóvenes quiere saber si hay para varones y cómo se usan.

En un momento toma la palabra Paz Guerrero, que está embarazada. “Tengo más ganas de sexo que nunca, sola y con mi pareja”. A su lado, Nicolás, su compañero desde hace 17 años, dice que sí con la cabeza. El comentario genera sonrisas, algunos comentarios sobre lo afortunados que son.

La sexóloga asiente y cuenta que el embarazo suele ser un momento de inigualable conexión con el cuerpo y con el bebé en gestación. “El sexo en el embarazo está muy relacionado con el disfrute y orgasmos intensos y poderosos”, dice. Hay una explicación médica: “Las hormonas que están disparando para todos lados, propias del embarazo, hacen que tengamos muchas más ganas de buscar un encuentro sexual”.

Llega el segundo plato –risotto de hongos-, se sirven de nuevo las copas, sigue la ronda de preguntas. ¿Cuáles son los problemas más complicados de encarar en el consultorio? ¿Cuál es el tiempo ideal de una relación sexual? Orgasmo, disfunciones sexuales, falta de deseo… Las conversaciones cruzadas elevan el tono de la reunión y ya nunca más vuelve el silencio hasta el final, coronado con un postre helado casi sobre la medianoche.

Luego del encuentro, Paz puede explicar mejor lo que siente. Estudió yoga, pilates, expresión corporal y da clases de Sensopercepción. “La sexualidad tiene muchísimo que ver con la sensopercepción, porque los sentidos se ponen alerta, se abren”, dice.

Este es su segundo embarazo y al anterior lo vivió completamente distinto. “Ahora me estoy dando otro tiempo: bajé el enfoque productivo, resigné ese espacio para poder habilitarme otros”, cuenta. “Siento como una ebullición, me asalta el deseo, me sorprende y me genera mucha gracia y apertura”.

Se siente afortunada de que su pareja no tenga impresión con la panza. “Los dos nos zambullimos en la exploración y él se excita también con mi condición excepcional”, dice. “Cuando paso a la masturbación lo que siento es una intimidad muy grande con mi beba. En ese oleaje orgásmico percibo que moviliza los tejidos de útero, el fluido y que de algún modo le llega, lo vivo como otra manera de contacto, más allá de tenerla en la panza”.

Paz Guerrero da su testimonio sobre embarazo y sexualidad

Paz Guerrero da su testimonio sobre embarazo y sexualidad - Créditos: Gentileza Paz Guerrero

La sexóloga también se explaya sobre el tema más allá de la tertulia en Moema y habla de las ventajas de este subidón de deseo en Paz. “Es muy recomendable tener sexo durante el embarazo ya que los orgasmos previos al parto fortalecen el suelo pélvico por las contracciones involuntarias que genera y lo vasculariza, ayuda a que se llene de sangre, y esto fortalece y mejora la elasticidad”, dice. Menciona que es elemental que la mujer esté descansada durante el embarazo y los orgasmos ayudan a conciliar mejor el sueño.

En la recta final del embarazo la actividad sexual también colabora a desencadenar el parto. “Esto se debe a que el esperma está compuesto de prostaglandinas, que son las hormonas que se utilizan en entornos médicos para la inducción al parto”, precisa la sexóloga. Y suma que también mejora la conexión con la pareja porque durante las relaciones sexuales se libera oxitocina, que actúa sobre los sistemas del cerebro relacionados con el placer, lo que aumenta el afecto y la confianza mutua.

Hempe aclara que cada embarazo es distinto: hay quienes transitan largos períodos de náuseas y vómitos y en lo que menos piensan es en sexo o quienes experimentan dolor por diferentes causas. Lo ideal son estos refuerzos positivos que tiene el sexo durante el embarazo, lo que le sucede a Paz, que disfruta de su sexualidad como nunca antes.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

¿Cuáles son las mejores plataformas para ver películas porno?

¿Cuáles son las mejores plataformas para ver películas porno?


por Francesca Gnecchi
Vasectomía: todo sobre uno de los métodos anticonceptivos más eficaces

Vasectomía: todo sobre uno de los métodos anticonceptivos más eficaces


por Denise Tempone
Participé de un trío sexual, no tenía experiencias con otras mujeres y así fue cómo lo viví

Participé de un trío sexual, no tenía experiencias con otras mujeres y así fue cómo lo viví


por Denise Tempone
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.