Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Blanca y celeste




Ayer, en la sala de espera del dentista, me tocaron 2 señoras a mi lado, con un diálogo entre ellas que mamita: "que la audición, que mi marido no podía usar audífono en la calle, que la vista, que así y todo no hay que quedarse, que yo la ví a mi mamá que se encerraba y no salía, que finalmente murió de Alzheimer, que ni podía masticar, pobrecita, que en cambio mi papá estaba lúcido pero le agarró una infección, que claro, a esta edad cualquier infección te mata, bla, bla".
Pocas veces tuve tan en claro que mi vida tendrá un final y que llegado el momento, pasaré a otro plano. Parece fácil decirlo, pero cuando te detenés con la conciencia despabilada a pensarlo, sentís un escalofrío. Casi pánico.
Perdonen, sigo un poco tomada por este tema, por preguntas del estilo "de dónde venimos y hacia dónde vamos". Pero de alguna manera, tener la conciencia viva en este punto, te da pilas. Y mucho mucho ánimo.
Y mañana, como no quiero que mis pichonas tengan de mami un bicho raro, me las ingeniaré (no sé si en el café de la esquina o en casa de Yanet) para mirar la tele y seguir la performance de la muchachada blanca y celeste.
¿Y Uds.? ¿Dónde y con quiénes la miran? ¿Comentarios que odian escuchar? ¿Comentarios que Uds. dicen de más?¿Cuánto se embolan o divierten? ¿Expectativas en general?
Gracias por estar acá. ¡¡¡A disfrutar de la vida!!!
PD: ¡¡¡¡¡¡¡¡Bienvenido Juan Ignacio!!!!!!!!

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

“Muchacha, hacete el Papanicolaou”

“Muchacha, hacete el Papanicolaou”

tapa de revista OHLALA! de mayo con Zoe Gotusso

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.