Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Cuarto




Ayer antes de dormir pensaba: Yo tendría otro hijo?
Digo, aún si pudiera solventar su crianza.
Aún si tuviera el deseo en común con Nicolás.
Aún si mis hijos me lo imploraran.
Tendría?
Podría?
No sé. Creo que no.
Me tomo la maternidad como muy dramáticamente.
Quiero que mis hijos sean los más divinos, los más educados, lo más buenos, los más limpios, los mejor alimentados, los más impecables, los que mejor huelen.
Quiero hacerles los disfraces, los quiero llevar y traer al colegio, a la plaza y al club.
Quiero dormirlos, darles de comer y prepararles el desayuno.
A la noche todo es más grave. Todo se tiñe de dramatismo.
Pero a veces se pone del color de la realidad.
Y la realidad, hoy, es que no. No podría tener un cuarto hijo.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

Paso a paso: cómo recuperarte de una ruptura amorosa

Paso a paso: cómo recuperarte de una ruptura amorosa


por Cynthia Serebrinsky
El costo que pagan los líderes por ocuparse de su equipo

Estrés. El costo que pagan los líderes por ocuparse de su equipo

Una oportunidad de engagement para los emprendedores

Podcast.  Una oportunidad de engagement para los emprendedores


por Milagros Conzi
¿Qué traen los astros para este nuevo mes?

Horóscopo de mayo. ¿Qué traen los astros para este nuevo mes?


por Ana Bilsky
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.