Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

El objeto





Así como la ven, con la malla enteriza arriba de la remera y esas gafas modernas, posó China.
Sí, resulta que el sábado por la mañana se me dio por comprarle un álbum de figuritas de Hello Kitty. El diseño estaba lindo, salía sólo 8 pesos y estaba antojada con hacerle un regalo.
"No sé si será lo más apropiado para ella, pero vamos a intentarlo", pensé. Y agregué a la compra 3 paquetes.
Para mi sorpresa, China no sólo cazó a la perfección el concepto, sino que además se entusiasmó terriblemente.
Cuando llegó marido le contamos de la nueva adquisición y le pedimos que la tenga en cuenta a la hora de hacerle su propio obsequio (él es regalero con chiquiteces). Marido recordó que comprando 3 paquetes por día, estaríamos sumando al presupuesto alrededor de 160 pesos (nunca hagan la cuenta de cuánto gastan en chocolates y caramelos) pero que ok, si China se portaba bien, tal vez podíamos comprarle cada tanto un par de ésos.
Por la tarde China ya tenía 16 figuritas pegadas en el álbum, y recién en ese momento nos pusimos a hojearlo.
El álbum no sólo era de Kitty, sino también de ropa y accesorios para niñas. De cómo sentirte "glamorosa", o "vaporosa como un ángel", poniéndole cristalitos de strass a los vestidos o armándote un broche con lentejuelas, botones y cintas.
Sí, sin saberlo, habíamos dado con El objeto (de mi hija). Kitty y la moda -además de Pooh y las princesas- son el súmmum de su universo; una combinación que literalmente puede enloquecerle.
"¿Por qué Kitty no tiene calzas? ¡¿Cuándo se baña, está desnuda?! ¿Y cuando se saca la ropa, le duele?", fueron algunas de las muchas preguntas a las que fui sometida en la lectura y luego de la cual, China puso manos a la obra.
A los 5 minutos volvió así como la ven, preguntándole a la madre "¡¿estoy canchera?!" y accediendo (en parte) a mi insistente pedido de fotografiarle. "¡Estás hermosa!"
Y al acostarme esa noche no sólo me reí mucho recordándola (¿cómo puede ser que me tocó una hija tan fashionista?)... sino que, además, mínimo, nos habremos pasado media hora -o más- con marido rememorando nuestros propios y tan sentidos álbumes de niño/as.
¡¿Quién no tuvo alguna vez un álbum de figuritas?! ¿Alguna llegó a llenar el de Rainbow Brite?! ¡¿O el del Mundial 90?! ¿Y quién recuerda esas espantosas "Basuritas" de humor negro ("Matías Queroso" o "Cesar Noso") que se habían puesto -en aquélla época- tan de moda?!

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

“Muchacha, hacete el Papanicolaou”

“Muchacha, hacete el Papanicolaou”

Tapa de revista OHLALÁ! de abril con Gime Accardi

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.