Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Fotoland





Tengo muchas fotos para sacar y mostrarles; fotos de mis fotos. No se imaginan la cantidad de álbumes y fotos en el olvido que estoy desempolvando.
No sé cómo fue, probablemente por la separación de mis padres, pero resulta que me quedé con TODAS, o la gran mayoría de fotos de mi familia. ¿No es fuerte la imagen?
Fotos del casamiento de mis padres, de bebita, de niña, de Bariloche, de Disney, de los miles de viajes, de los actos de fin de año, de los viajes de egresados, etc.
Soy de la idea de tirar TODO (o casi todo) menos las fotos. Acá me polarizo hacia el conservadurismo. ¿Sino para qué las sacamos?
Tengo muchas ganas de rearmar los álbumes. De re-bautizar esas imágenes. Estaría bueno que las tiranas se colgaran mirando el pasado, viendo las pilchas y el corte de pelo de su mami.
Otro punto y termino: ¿Las fotos de ex parejas también se conservan? Yo creo que sí, que uno debería guardar todas las imágenes de su pasado que quiera y que no hay celos válidos en relación a esto. El pasado es pasado y justamente por ello lo congelo.
¿Qué piensan? ¿Cuál es su política respecto a las fotos? ¿Arman álbumes, los miran con qué frecuencia?

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

“Muchacha, hacete el Papanicolaou”

“Muchacha, hacete el Papanicolaou”

tapa de revista OHLALA! de mayo con Zoe Gotusso

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.