Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

MAGIA




Tengo las pelotas llenas de estar todo el santo día encerrada en casa y no poder salir por el frío, por la tos, por lo que sea.
Odio no poder escribir, no tener pasillos mentales para hacerlo. No tener el suficiente silencio.
Déjenme un rato sola, hijitas y no me pidan por enésima vez que les dé bola.
¿Cómo hago para escaparme de esta cárcel? Suena exageradísimo, pero por momentos me siento así, una princesa secuestrada por la gran Bestia.
Y pensar que cuando me escuchan hablar dicen que soy relajada. Y mi vieja que encima me tira: "estás muy enroscada en el blog". No, no estoy enroscada, estoy CANSADA, mamá.
Y con un poco inseguridad. Con ganas de hacer catarsis, de gritar, de putear, de romper cualquier cosa... Y cada vez que me siento con esa intención y me digo "ah, sí, este es mi momento... acá voy"... la puta, justo en ese instante se entreabre la puerta y se asoma su carita divina… y su voz suave que me dice: "¡vamo, mami, vamo mami!"
Baaaasta.
Aún cuando viva bastante más relajada que la mayoría (¿será eso algo de qué jactarse?), tengo momentos en los que me pierdo, me enredo, me angustio... me quiebro.
Y la palabra es la única que me salva.
(...)
Sí. A veces con sólo escribir lo que siento, SE ME PASA. Y cuando se rompe el hechizo, la Bestia se convierte en un bello príncipe de cuentos. ¡Magic! Y ahí están mis dos reinas tiranas, REGIAS.
Así que hoy, para cambiar la energía, vamos a jugar, se animan? Si tuvieran que ser un personaje de ficción, de la literatura o el cine de todos los tiempos (incluido el infantil), ¿Cuál serían? ¿Y por qué?

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

“Muchacha, hacete el Papanicolaou”

“Muchacha, hacete el Papanicolaou”

Tapa de revista OHLALÁ! de abril con Gime Accardi

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.