Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

No hay bien que por mal no venga




Hoy a la mañana, antes de partir al consultorio, me puse a ordenar un poco mi placard. No lo abría desde el sábado a la tarde.

Grande fue mi sorpresa cuando abrí la puerta de los sweaters y los vi ordenadísimos por color.

Cabe destacar que no fui yo la autora de semejante atrocidad.

Es OBVIO que los sweaters se ordenan por "corte". Turtlenec por acá, escote en V por allá, cuello redondo, con cinturón, y así.

Mirti no está

Nico casi ni sabe que existe ese placard.

Quién fue?


Mamá


Los niños se le durmieron temprano, el sábado, y ella se aburría.

El sorpresón que se habrá llevado.

En la manga de un Burma que me compré en Punta del Este en el año 88, guardo mi Venus Butterfly.

Imaginate.


Ya lo dije yo: No hay bien que por mal no venga.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

Paso a paso: cómo recuperarte de una ruptura amorosa

Paso a paso: cómo recuperarte de una ruptura amorosa


por Cynthia Serebrinsky
El costo que pagan los líderes por ocuparse de su equipo

Estrés. El costo que pagan los líderes por ocuparse de su equipo

Una oportunidad de engagement para los emprendedores

Podcast.  Una oportunidad de engagement para los emprendedores


por Milagros Conzi
¿Qué traen los astros para este nuevo mes?

Horóscopo de mayo. ¿Qué traen los astros para este nuevo mes?


por Ana Bilsky

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.