Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Paleta inmensa




Fue un fin de semana diferente a la mayoría (de fines de semana). En primer lugar, porque tuvimos que mantenernos refugiadas: niñas y quien suscribe debíamos "guardarnos" para terminar de superar una molesta gripe. Y en segundo lugar, porque a mí me fue difícil –como hace mucho no me pasaba- ocupar el rol de madre a mis anchas.
De hecho, el sábado, en medio de algunas pequeñas contiendas domésticas, volvieron a relampaguear palabras tales como "cárcel", "agotada", "dios se apiade".
Volví a protestar contra los parientes por la poca colaboración en la vida cotidiana, y por la noche, cuando por fin la casa recuperó parte de su silencio, volví a darme otra panzada de temas musicales. Como para sentir que, más allá del forzoso encierro, podía levantar algún tipo de vuelo... imaginario, pero vuelo al fin y al cabo.
Domingo me levanté con el plexo como agrietado. Con una sensación a la que rápidamente pude ponerle nombre: culpa. La culpa por no lograr "bajar" a mis nenas, por no poder conectar con la simplicidad de la vida, con la más bella de las disposiciones del espíritu: la inocencia.
Me la había pasado luchando con la naturaleza caótica, destructiva, invasiva, interruptora, ruidosa de ellas, actitud que –por supuesto- la potencia.
"No lo vivas con culpa", me dije a mí misma. Aceptalo, asumilo.
Ser madre es simple y complejo. Es fácil y difícil. Es bello, enternecedor y también salvaje, agotador, extenuante...
No está mal devolverle a nuestra mirada una cuota de realismo que quizás nos permita bajar las expectativas fantasiosas e infantilizadas de cómo generalmente deben funcionar las cosas. Y reconocernos la riqueza de la sensibilidad adulta que aprecia (intentando no juzgar) el rosa tanto como el verde, como el azul, el gris, el amarillo, el terracota, el violeta, el rojo,el naranja, el lila...
Uh, lila como el esmalte que ya mismo debo ir a comprarle a mi hijas. Para ellas todo debería ser lila y rosa.
Para nosotras (por suerte) la paleta ES inmensa... incluso contradictoria.
¿Qué piensan? ¿Y cómo vivieron su finde?

Manos de Lupe

Manos de Lupe


Manos de China

Manos de China


Paleta Inmensa

Paleta Inmensa


¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

“Muchacha, hacete el Papanicolaou”

“Muchacha, hacete el Papanicolaou”

Tapa de revista OHLALÁ! de abril con Gime Accardi

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.