Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Todo se mueve




Anoche, despiojadas, mirando Shrek.

Anoche, despiojadas, mirando Shrek.


Ayer vino Joma, la chica que cuida a mis hijas mientras su madre trabaja, y me tira: "Finalmente encontramos una casa... pero resulta que queda en el Tigre". "Ajá, qué bueno, qué suerte..." "Sí, el problema sería el viaje, porque con suerte tardaría unas 2 horas y media de ida y otras dos horas y media de vuelta. Serían 5 horas en total perdidas..."
Entonces, para mi sorpresa, lejos de preocuparme o victimizarme con lo que sus palabras me insinuaban, le respondí: "sí, tenés razón, Joma, sería una locura viajar 5 horas para trabajar 6, no se justificaría... Por vos y por Cristopher (su nene)".
Así como leen. Y lo expresé en voz alta a todos los presentes (ella y Fede): "no, no me voy a hacer ninguna mala sangre esta vez. Lo único que te pido, Joma, es que me des un tiempo importante de búsqueda y adaptación de la mujer que vaya a reemplazarte, sí? Igual pensalo bien. Tomate un tiempo, lo que necesites."
"Sí, sí, por supuesto... A mí me da pena la situación, estoy muy agradecida por todo pero creo que no me queda otra hoy. Incluso ya pensé en alguien para sugerirle..."
"Bueno, bueno, tranquila. Pasame el nombre y el teléfono y vayamos viendo. En principio empezaría a entrevistar después de las vacaciones... Todo es perfecto."
Sin novelas. Aceptación absoluta de la danza de los hechos. Joma se muda, necesitaba hacerlo pero su nuevo domicilio queda lejos. Las nenas están encariñadas, con ella y su hijo -que los viernes la acompañaba-, pero si hay un momento oportuno para el cambio es éste. Mis hijas están fuertes, compañeras entre sí, sociabilizadas y conectadas con otros varios niños y yo dispongo de todo el tiempo necesario para entrevistar y tomar la decisión sesudamente.
Si el destino quiere que ejercitemos la apertura y adaptación con varias mujeres... ¡voilà! Aquí estamos, agradecidas por haber conocido a esta mujeraza, satisfechas por haber logrado forjar un vínculo laboral y afectivo respetuoso y cordial, diría impecable... y dispuestas a seguir adelante.
Lo curioso es que hace unas semanas que venía pensando en Patri, la chica que cuidara a mis hijas en el 2010. Hace un tiempo que ella estaba con ganas de volver… así que ayer mismo por la tarde la llamé y es probable que la tarde del jueves nos reencuentre.
Todo se mueve.
Y mis hijas y quien suscribe crecen.
¿En qué aspectos se sienten más curtidas hoy en relación a ayer? ¿Qué situaciones que antes las "movían" o asustaban hoy se las toman con más naturalidad y calma?

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

“Muchacha, hacete el Papanicolaou”

“Muchacha, hacete el Papanicolaou”

Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.