Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

¡¡¡UN AÑO!!!




Hace tiempo que vengo pensando en este momento, no sé si lograré transmitirles todo lo que me ha venido bajando en estos días. No quiero que la púber excitada se apodere de mis palabras, que su euforia tape todo el resto. ¡Pero qué más da! ¡Amo cumplir años! ¡Amo este espacio! ¡Amo la escritura, las historias, los sentidos! ¡Amo el movimiento que hace el alma cuando lee y escribe algo significativo, vamos!
Ya saben cuánto disfruto haciendo lo que hago, no voy a seguir hinchándoles los quinotos con ello. Pero sí necesito volver a darle las gracias a cada una/o de Uds. que está del otro lado, leyendo silenciosamente o comentando y haciendo ruido, ¡agradecer que nos hayamos encontrado! Porque de eso se trata este trabajo. De encontrarnos un rato; de charlarnos, de decirnos, de recordarnos que la sal es salada o alguna verdad muchísimo más sutil o intrincada.
La gente que me conoce mucho (mi familia, mis amigos cercanos) puede dar fe de lo que para mí significa escribir aquí. Siempre los vuelvo locos hablándoles al respecto. A veces pensarán: "Uy qué obse está, o qué vanidosa es". Porque muchas veces me encuentro fanfarroneando con que Fulano me escribió tal cosa, y después Mengano!" Lo digo como sorprendida, como no pudiéndolo creer. Y es así, es cierto. Desde ya que la vida es mucho más amplia de lo que sucede en un blog, pero bueno, estoy como una mamá con tirano nuevo. Uds. mejor que nadie me entienden, no?
Después de muchos años logré trabajar desde el alma. Después de mucho esfuerzo, de mucha paciencia, de mucha fe... y casi sin darme cuenta. De verdad cuando esto apareció jamás imaginé que iba a poder sacarle el jugo que -entre todos- le estamos sacando. Fue y sigue siendo un REGALO.
Gracias especiales, además, a todas las mujeres DIVINAS, SABIAS, LUMINOSAS, llenas de BUEN HUMOR que escriben todos los días. Chicas, Martín, Alejandro, Deep (y cada tanto, mi marido), sin Uds. este espacio no sería el mismo. ¡No sólo disfruto escribiendo, sino además leyéndolos! ¡Gracias por su dedicación, por sus acertadísimos aportes, por esa honestidad, disciplina, por esa enorme generosidad que las/os caracteriza!
¡Gracias Felicitas, Sole y Yamila por su confianza! ¡Gracias Sofi, Cata, Viole, por su (respetuosa) vecindad! ¡Gracias, hijitas, Fede, mamá, papá y familia en general!
No quería ponerme melosa en extremo, pero bueno, la vida algún día termina y yo quiero VIVIRLA. SENTIRLA. AGRADECERLA. BAILARLA.
CONVENCIDA Y LLENA DE GRACIA.
LOS QUIERO DESDE EL ALMA

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

“Muchacha, hacete el Papanicolaou”

“Muchacha, hacete el Papanicolaou”

Tapa de revista OHLALÁ! de abril con Gime Accardi

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.