Newsletter
Newsletter

¿Cómo es viajar con tu mamá?

Te damos cuatro destinos para tener en cuenta y te contamos cómo lo vivieron cuatro integrantes del staff de OHLALÁ!




Ya no nos vamos de vacaciones con ellas por default, ahora las elegimos como compañeras de aventuras. Te pasamos algunas ideas y relatos de experiencias en primera persona para que evalúes la propuesta.

Miami: shopping y playas

La propuesta: una semana entre mujeres con el mix perfecto entre playa y compras, aprovechando el Black Friday –uno de los sales más grandes de la temporada y con la visita a los mejores malls. Eso sí: volvés con las tarjetas prendidas fuego.
Cuándo: del 22 al 29 de noviembre de 2015.
Precio: US$ 2880 + impuestos.

Delta del Tigre: relax y spa

La propuesta: un fin de semana a puro mimo y actividades saludables en un lugar de ensueño. Incluye los traslados fluviales, las comidas –con una bebida sin alcohol–, el uso ilimitado del spa, las piletas (exterior y climatizada) y el jacuzzi.
Cuándo: sale los sábados.
Precio: en base doble, $3380 por persona.

Cariló: playa y naturaleza

La propuesta: ideal para esas largas caminatas en la orilla del mar o en la espesura del bosque, o para cortar la rutina antes de que empiece la temporada alta. Carilo Village es un hotel con spa y pensión completa, muy cerca del centro comercial.
Cuándo: durante octubre, hay un regalo especial para mamá.
Precio: desde $1260 por persona, por noche.

Crucero: Brasil y Uruguay

La propuesta: una semana recorriendo la costa uruguaya y brasileña, tocando los puertos de Punta del Este, Ilha Grande, Río de Janeiro e Ilhabela. Incluye pensión completa y alojamiento en cabina externa.
Cuándo: del 12 al 20 de diciembre de 2015.
Precio: $19.120 por pasajero.

España: "40 días de charlas"

Viajeras: Adriana Osa (59) y Belén Ardila (27).

Viajeras: Adriana Osa (59) y Belén Ardila (27).

LO MEJOR DE VIAJAR JUNTAS: "Para mí fue una experiencia muy enriquecedora poder ir con mamá a conocer el pueblo donde nació mi bisabuela Rosa. Desde chiquita, me la pasé escuchando historias de esa casa de Galicia, donde habían quedado sus seis hermanos menores. Fue muy fuerte llegar y encontrarnos con la familia, a la que no conocíamos personalmente, y sentir que ese vínculo era de siempre. Nos recibieron con un cariño y familiaridad que nos hacía sentir en casa. Para mi mamá era un viaje pendiente; toda su vida soñó con conocer el lugar con el que fantaseaba cuando era niña, mientras escribía las cartas dictadas por su abuela. Lo más emotivo fue encontrar la casa donde nació, que permanecía intacta desde principios del siglo XX y la cuidaban como una reliquia familiar".
UN "PUNTO ÁLGIDO": "Después de unos días, cuando ya tenía ganas de rumbear para otro lado..., ella todavía no. Y durante una semana, le tuve que insistir con ir a sacar los pasajes para continuar el viaje a Barcelona, porque ella no se quería despegar de sus raíces..., ¡eso fue un punto de tensión!".
UN PLAN PERFECTO DURANTE EL VIAJE: "Visitar la Sagrada Familia. Para las dos, fue el lugar más increíble que vimos jamás. La forma en que la luz penetra a través de los vitreaux la convierte en un lugar mágico".
UN APRENDIZAJE PARA EL VÍNCULO: "Fueron 40 días de charlas, de disfrute, de aceptar la propuesta de la otra, caminatas interminables y muchas risas. Sobre todo, nos trajimos muchas anécdotas que todavía nos hacen seguir riendo".
MAMÁ DICE: "De todos los viajes que hice, fue, sin dudas, el más movilizador No solo por ir a conocer parte de mis raíces, sino por poder haberlo hecho con mi hija. Fue una bocanada de aire fresco, un disfrute total y una experiencia inolvidable".

Sudáfrica: "somos más amigas que antes"

Viajeras: Mirta Záccaro (58) y maría Eugenia Castagnino (34).

Viajeras: Mirta Záccaro (58) y maría Eugenia Castagnino (34).

LO MEJOR DE VIAJAR JUNTAS: "En la vorágine en que vivimos, nos cuesta encontrar momentos ‘a solas’ y siento que en los viajes volvemos a ser un poco la ‘madre’ y la ‘hija’ de otros tiempos, más parecidas al vínculo que teníamos en mi infancia. Ahora ya nos descubrimos como dos mujeres, dos pares, que encuentran gustos en común. Y en esos días que compartimos, trato de adaptarme a sus ritmos, de aprender de su enorme capacidad de disfrute y de su inagotable energía. Siempre tiene pila para seguir haciendo cosas".
UN "PUNTO ÁLGIDO": "¿Un tema por el que siempre discutimos? ¡Que nunca me deja pagar nada! Le cuesta mucho dejarse invitar".
UN PLAN PERFECTO DURANTE EL VIAJE: "El recuerdo más vívido de ese viaje es las dos sentaditas en un jeep del safari, munidas de nuestros binoculares y tapadas con frazadas porque ya estaba atardeciendo, buscando desesperadas los leones, luego de haber visto elefantes, jirafas, cebras y centenares de animales en su hábitat natural, en el Parque Nacional Pilanesberg".
UN APRENDIZAJE PARA EL VÍNCULO: "Cuando volvemos de un viaje, siento que somos más ‘amigas’ que antes. Me conecta con la gratitud de poder visitar lindos lugares con una de las personas más importantes de mi vida. Eso es un regalo, y así trato de vivirlo".
MAMÁ DICE: "Estar al lado de esa niña que ya es mujer y tiene sus puntos de vista y su mirada del mundo me permite recuperar tiempos para charlar, reír juntas, compartir proyectos y atesorar momentos de amor, que es lo que queda en mi alma para siempre".

Nueva York: "Limpiamos prejuicios de la crianza"

Viajeras: Susana Mayorga (63) y Soledad Simond (35).

Viajeras: Susana Mayorga (63) y Soledad Simond (35).

LO MEJOR DE VIAJAR JUNTAS: "Es la posibilidad de encontrarnos en la adultez en un plan de placer, disfrutar de la previsibilidad de lo conocido, pero, al mismo tiempo, descubrirnos diferentes. Amé tener una cómplice de viaje, que me conocía y respetaba mis tiempos, que me hacía la gamba cuando me demoraba en algún local y con quien nos reíamos de boludeces".
UN "PUNTO ÁLGIDO": "Hubo un momento en que necesité estar sola y le dije: ‘Andá yendo’, y nos encontramos recién a la tarde, despejadas".
UN PLAN PERFECTO DURANTE EL VIAJE: "Como fuimos varias veces a NY, decidimos conocer la playa de Coney Island, y lo mejor fue verla a mamá subirse a una montaña rusa del parque Luna Park".
UN APRENDIZAJE PARA EL VÍNCULO: "Lo más lindo fue limpiar prejuicios de la crianza, a veces una tiene críticas sin conocer los contextos y las situaciones que llevaron a nuestros papás a actuar de determinada manera, y tuvimos una charla muy amorosa, sincera y sanadora".
MAMÁ DICE: "Viajar con Sole es experimentar el turismo slow, es vivir en estado de abundancia, es saborear con los cinco sentidos. No deja nada sin probar y todo es para compartir: por eso probamos los más ricos waffles en Bryant Park, comida rusa en Coney Island, o tan solo me enseñaba los productos que valora del Wholefoods de Union Square. Un día, decidió quedarse en nuestro b&b de Brooklyn, y entonces entendí que era muy saludable tener tiempo solas y cada una hacer lo suyo a su ritmo. Paradójicamente, ¡las dos hicimos lo mismo! y nos reencontramos en un negocio... ¡Oh, surprise!".

Londres: "Pudimos repasar nuestra historia"

Viajeras: Lila Martínez (63) y Catalina Bartolomé (30).

Viajeras: Lila Martínez (63) y Catalina Bartolomé (30).

LO MEJOR DE VIAJAR JUNTAS: "El justo equilibrio, el entendernos bien y compartir los mismos intereses. Me encantó que ella quisiera que yo viviera lo que ella alguna vez vivió por primera vez al caminar las calles de Londres. Desde que tengo uso de razón, la escucho a ella hablar de esa ciudad y de lo mucho que le hubiera gustado haber nacido ahí. Lo que más me gusta de mi vieja es que cualquier cosa que quieras saber, ella ahí tiene la respuesta y la paciencia de una docente para explicarte. Los aprendizajes siguen después del viaje, con links ahondando sobre los temas. Y el seguimiento de lo que conocimos juntas".
UN "PUNTO ÁLGIDO": "Tuvimos alguna que otra ‘peleíta’, pero nos la tomamos como un ‘recreo’. Era lógico que al pasar tanto tiempo juntas surgieran diferencias, pero la clave es no tomárselas con dramatismo. Un rato de silencio y todo pasa".
UN PLAN PERFECTO DURANTE EL VIAJE: "Probarnos vestidos vintage ridículos en Camden y sacarnos fotos; y también disfruté mucho nuestras cenas relajadas con un par de pintas de cerveza hablando de cómo era ella de joven. Me encantó repasar su historia..., que, al mismo tiempo, es la mía".
UN APRENDIZAJE PARA EL VÍNCULO: "Al crecer, empezás a ver a tu mamá como a una mujer y menos como una madre. Eso es lindo, aunque sigue siendo superpoderosa, también una empieza a pensar que nadie es eterno".
MAMÁ DICE: "¡Lo más genial es que ya no hay que ocuparse del vínculo! El vínculo está y soportará lo que tenga que soportar. ¡Qué alivio cuando llega ese momento en que no hay que replantearse más si una es o no ‘una buena madre’!". •
¿Qué te parece el programa de viajar con tu mamá? ¿Viviste la experiencia, ya siendo adulta?Considerá otros enfoques posibles para pensar sobre la maternidad y el vínculo: Muy mamá y Celebrá tu vida sin hijos

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

Cómo será el pago de las facturas de abril de las prepagas tras las medidas del Gobierno

Cómo será el pago de las facturas de abril de las prepagas tras las medidas del Gobierno


por Redacción OHLALÁ!
Cómo decorar tu casa con antigüedades y muebles vintage

Cómo decorar tu casa con antigüedades y muebles vintage


por Carolina Cattaneo
Conflicto entre Israel y Palestina: 5 documentales para saber más sobre lo que está pasando

Conflicto entre Israel y Palestina: 5 documentales para saber más sobre lo que está pasando


por Laura Gambale
Los 10 mejores memes de julio

Los 10 mejores memes de julio

Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.