Newsletter
Newsletter

Es difícil revivir un corazón congelado




Domingo. Por el ventanal de mi pequeño departamento veo al sol asomarse, tímido. Los rayos se filtran entre las nubes y las ramas; me emociono. Un instante sublime. Un momento fugaz que me hace sentir extremadamente viva. De pronto, un mensaje de él: “Sos más linda que este sol.” Y entonces, una ráfaga de sensaciones intensas inundan cada milímetro de mi ser y me vuelvo consciente de mi corazón. Lo siento ahí, frágil y fuerte. Despierto, orgánico, vital y sensible. Mis ojos, inevitablemente, se llenan de lágrimas.
Recién hoy tuve consciencia del impacto que están teniendo estos últimos días en mí. Hoy abrí los ojos invadida por un torbellino emocional potente y con una revelación abrumadora: mi muro, mi represa tan celosamente construida y cuidada, ha cedido. Los sentimientos dejaron los témpanos helados, bajaron con una rapidez insospechada y golpearon con fuerza la pared que había forjado entre mi corazón y el mundo. Primero llegaron las grietas y, a ellas, le siguieron las aberturas como las del sol entre las nubes, hasta que finalmente no hubo resistencia posible. Mi gran muralla desapareció para convertirse en la arena de mi océano emocional.
Por eso, en las últimas semanas río por nada, lloro por menos, me asaltan pequeños sustos que me provocan adrenalina, sensaciones de vulnerabilidad y felicidad. Por momentos, me siento muy pero muy diminuta y envuelta por un manto de protección y, por otros, tan grande que tengo la sensación de que puedo rodear con mi energía al universo entero. Rarísimo, nuevo, inexplicable.
Para leer lo que sigue, les dejo este tema. Emocionante y dedicado “a la fuerza que brilla tras tus ojos”:
En estos últimos días cada palabra ajena entra en mí, lúcida, y cobra un sentido diferente al que hubiera tenido hace apenas un año. “Prohibido rendirse”, me dijo Mariana, una mujer que hace unos días me contó que cinco años atrás había sido dada por muerta después de un accidente de tránsito en el cual perdió a su pareja. A ella, ese día no le tocaba irse, le tocaba aprender a vivir su segunda vida. Le tocaba volver a empezar. "Mucha gente se moja con la lluvia pero no la siente. Yo hoy siento la lluvia, siento el frío, siento el calor, siento todo. Me permito erizarme por todo. Esta prueba me sirvió para saborear la vida, para disfrutarla, para olerla, para ser más espectadora y mejor observadora de las cosas. Estamos sólo de paso, estamos sólo por un instante y la gente no es consciente de eso. Aprendí que uno tiene que tratar de vivir lo mejor posible, en paz, con tranquilidad, tratando de dar lo mejor para irse mejor de lo que vino". Me lo dijo y yo, por enésima vez en estos días, me puse a llorar.
Prohibido rendirse, porque mientras haya vida, todo se puede. La existencia es como un hermoso lago glacial. De pronto estamos patinando sobre hielo firme, de capa ancha y segura; allí podemos realizar las piruetas más fascinantes, deslizarnos con gracia y sentir ese placer de lo que fluye. Pero también nos encontramos con el hielo fino, frágil, y si nos quedamos mirando fijo y con todo el peso de nuestro cuerpo hacia la oscuridad que hay bajo esa capa sensible, podemos caer y congelarnos.
Y es difícil revivir un corazón congelado.
“A veces me levanto y no sé dónde estoy. Es como si me hubieran desenchufado de un respirador artificial”, me dijo Diego hace poco al hablar de su propio volver a empezar después de estar muchos años en una situación que no lo hacía feliz, “entonces siento que perdí mi norte, pero después me doy cuenta que ahora tengo la posibilidad de elegir yo el camino, de elegir yo mi propio norte.”
Es admirable observar el coraje de los que no se adormecen entre el hielo, los que no elijen el camino fácil, el de la inercia de creer que ese norte es sólo uno, que es el que toca, el impuesto. Es aleccionador observar a aquellos que tendrían todos los justificativos del mundo para no salir de su cómoda tristeza y resentimiento hacia la vida, pero que no elijen ese camino sin salida.
En un mundo plagado de almas petrificadas, los puedo ver a ellos, a los que sienten con intensidad, tal vez porque ahora yo también los puedo sentir: puedo ver a los que se emocionan de verdad, los que no sepultan sus sentimientos en cofres perdidos, los que le ponen ganas, pasión, amor. Aquellos que, como Mariana, se prometen que van a hacerles honor a las segundas oportunidades, y van a vivir para ser mejores seres humanos y animarse a la felicidad.
El miedo es inevitable, porque un corazón descongelado siente todo, lo maravilloso y lo cruel. Pero siente y eso lo vale en su totalidad.
Hoy, domingo, el sol se filtra entre las nubes y yo agradezco poder sentirlo.
La primera vez que te vi, tenías un semblante distante en tus ojos
Los ojos del cielo brillaron sobre ti, y toda la habitación se llenó de luz
Ahora el mundo cruel va a tratar de cambiarte, tratara colgarte y meterse con tu orgullo
Ahora los ricos sólo tratan encadenarte, pero tienes que mantener el fuego ardiendo en tu interior
Prométeme que no permitirás que apaguen tu fuego
A veces el mundo trata de pegarte y pareciera que le encanta verte caer
No te mentiré, eso sucederá, pero tienes que levantarte y seguir adelante
Prométeme que no permitirás que apaguen tu fuego
¿En qué estrella estaré pensando esta noche?
Chris Cornell
Tu norte

Tu norte

Deseo que cada uno de ustedes piense en su mejor estrella y logre seguir su propio norte.
Ustedes, ¿sienten o les ha tocado sentir que tienen el corazón congelado? Después de las heridas de la vida, ¿les costó volver a sentir con plenitud?
Beso,
Cari

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

Cómo será el pago de las facturas de abril de las prepagas tras las medidas del Gobierno

Cómo será el pago de las facturas de abril de las prepagas tras las medidas del Gobierno


por Redacción OHLALÁ!
Cómo decorar tu casa con antigüedades y muebles vintage

Cómo decorar tu casa con antigüedades y muebles vintage


por Carolina Cattaneo
Conflicto entre Israel y Palestina: 5 documentales para saber más sobre lo que está pasando

Conflicto entre Israel y Palestina: 5 documentales para saber más sobre lo que está pasando


por Laura Gambale
Los 10 mejores memes de julio

Los 10 mejores memes de julio

Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.