¿Qué tener en cuenta si buscás trabajo afuera?

¿Querés que tu perfil profesional cruce fronteras? En esta nota te contamos por dónde arrancar y qué tener en cuenta si buscás trabajo en empresas extranjeras desde acá


Trabajar afuera: ¿Qué tener en cuenta?

Trabajar afuera: ¿Qué tener en cuenta? - Créditos: Morsa Images, Getty Images



Si hay un aprendizaje que dejó la pandemia, es que ya no hay fronteras para los trabajadores. La expansión de las plataformas, la flexibilidad adoptada por las empresas y la comprobación empírica durante los últimos dos años de que trabajar a distancia es posible hacen que podamos afirmar que estamos en la época del talento remoto.

Y esto abre un mundo nuevo de posibilidades, donde trabajar para afuera, sin tener que relocalizarte, se vuelve una opción real. “Personas de todo el país pueden trabajar para y desde cualquier parte del mundo. Esto abre posibilidades para el talento, permite aliviar las zonas de mayor concentración poblacional y baja potencialmente los costos de las organizaciones”, explica María José Gaiad, recruiting operation manager de Aliancers, una consultora de reclutamiento. 

Si bien hay quienes ya se emplean de este modo desde hace años, el último tiempo hubo más búsquedas para trabajos remotos afuera del país. De acuerdo con un estudio de Bumeran, el 94% de los latinoamericanos está interesado en trabajar para el exterior. Este mayor interés, además, está asociado no solo al crecimiento profesional en otros mercados, sino a las posibilidades económicas que implica cobrar en moneda extranjera.

Según un informe de Argenconomics, elaborado por Argencon, el año pasado la Argentina concretó ventas de servicios al exterior por 6442 millones de dólares, un 14% más que en 2020. ¿Los más buscados? Principalmente, servicios contables, legales, de arquitectura, ingeniería, audiovisual, publicidad, informática, investigación y desarrollo, consultoría y servicios empresariales.

Ahora bien, no todo lo que brilla es oro. Si querés trabajar para afuera, hay varias aristas a tener en cuenta, desde cuáles son tus habilidades a exportar hasta en qué dinámica laboral te sentís cómoda, así como cuestiones impositivas y legales que no tenés que olvidar al considerar una propuesta. “Los profesionales deben tener en cuenta que probablemente no cuenten con los típicos beneficios que el mercado local les puede ofrecer y que quizá deban conseguir asesoramiento fiscal  y costear por sus propios medios sus aportes jubilatorios y cobertura médica, entre otros”, advierte Gaiad.

Los perfiles más buscados

Estados Unidos, Canadá y Uruguay son los países que más talentos buscan en nuestro país. No solo ofrecen pagar en dólares, sino que cuentan con un huso horario parecido. También hay un mercado importante de startups argentinas, con sede fuera del país, que contratan de forma remota y dolarizada. En cambio, hay menos oferta europea, ya que estas suelen optar por la relocación.

Los perfiles más requeridos aún son para el sector tecnológico (IT). Pero la pandemia también hizo que crecieran las búsquedas de especialistas en recursos humanos, ligados a gestión de proyectos y gestión del cambio. En un comienzo, se pedían profesionales para mandos medios o altos, pero ahora las búsquedas llegan hasta puestos operativos (como atención al cliente), donde no se necesita una carrera universitaria completa para ser contratada. También el universo de marketing digital ofrece muchas posibilidades.

“Trabajamos con la vertical de creativos: diseñadores gráficos, profesionales para redes sociales”, señala Maricruz Tabbia, de SheWorks!, una plataforma especializada en trabajo remoto para mujeres. Si bien los perfiles más requeridos son los tecnológicos, la pandemia evidenció que casi cualquier rubro de prestación de servicios puede ser exportado. Es cuestión de creatividad. Desde ilustración, redacción y corrección de textos hasta subtitulado y traducción, los perfiles argentinos son muy solicitados. Asimismo, el mundo de la salud se vio beneficiado por el avance de la tecnología en los últimos dos años.

Muchos piscoanalistas argentinos ahora atienden a través de Zoom o Skype, tanto a argentinos como a otros latinoamericanos que viven en el exterior. E incluso hay médicos que hacen interconsultas por videollamada para argentinos expatriados.

Trabajar afuera: ¿Qué tener en cuenta?

Trabajar afuera: ¿Qué tener en cuenta? - Créditos: Emilija Manevska, Getty Images

El adn del talento argentino

Los expertos coinciden en que los perfiles argentinos son muy valorados por empresas extranjeras. ¿Los motivos? “El talento argentino tiene ventajas competitivas claras: es flexible, se adapta al cambio y posee enormes competencias a la hora de resolver problemas de manera autónoma. Se integra rápido a los equipos de trabajo y genera vínculos con sus compañeros.

Al vivir en un contexto económico desfavorable, tiene en su ADN un gran manejo de situaciones críticas. Además, el nivel académico es muy bueno, relacionado con el acceso a la educación pública, y eso no se suele ver en muchas partes del mundo. Son resilientes, creativos y toman riesgos. Aportan una mirada fresca y de valor en áreas vinculadas con la innovación”, declara Martín Calzetti, CEO y cofundador de Seeds, una plataforma argentina de talento on-demand.

Ventajas y desafíos

Pasar de un trabajo de ocho horas en una oficina a uno flexible y remoto, que te deja tiempo para otras actividades y que además paga en dólares, parece ideal. Los profesionales que trabajan para afuera señalan también el enriquecimiento que genera el contacto con otras culturas, la utilización de idiomas, así como el reconocimiento de trabajar para empresas extranjeras.

Pero atenti, que no todo es tan idílico. Primero, el trabajo remoto requiere una capacidad de autogestión y organización muy alta. Por otro lado, los contratos dolarizados son muy diversos. Es muy importante que te asesores –legal y financieramente– y te informes bien antes de tomar cualquier decisión. Hay trabajos por proyecto: al terminarlo, finaliza el acuerdo; otros cobran por horas trabajadas. En ambos, el pago es por los servicios brindados y no contempla vacaciones, obra social, licencias ni impuestos, que quedarán bajo tu responsabilidad. A veces, se puede lograr un acuerdo similar a una relación de dependencia, donde se contrata al empleado a través de una organización intermediaria ubicada fuera de la Argentina.

Pero, en estos casos, tené en cuenta que las vacaciones y feriados nacionales no van a coincidir con los del otro país y, dependiendo del huso horario, vas a poder trabajar de forma sincrónica o no. “Asesorarse es clave. Saber de antemano cuánto va a impactar en mi economía personal, si el dinero lo voy a recibir acá o en el exterior, qué medio de pago es el que más me conviene y cómo voy a acceder a esos fondos son parte de varias decisiones a tomar para evitar experiencias negativas”, destaca Gaiad como uno de los puntos fundamentales.

Las redes son tus aliadas

La tecnología acorta distancias y esto hace que desde nuestro país, en lo más austral del mapa, puedas sumarte a proyectos regionales o globales. “Para eso, es fundamental trabajar la visibilidad y la presencia en redes”, afirma Gabriela Hostnik, especialista en Recursos Humanos. Si ofrecés tus servicios de forma independiente, ya sea clases online, traducción, finanzas, arquitectura o salud, trabajar tu marca personal en redes es la clave. Si buscás algo más corporativo, ampliar y diversificar la red es el primer paso. Por ejemplo, si querés trabajar para Miami, contactá empresas de allá, sumate a cursos, pedí reuniones virtuales con los ejecutivos de las compañías que te interesan. LinkedIn es la red privilegiada para esto.

Pero no alcanza con tener un buen CV cargado, hay que tener presencia activa y aportar valor con notas, actualizaciones, recomendaciones y en la interacción con otros usuarios. “Es importante que se entienda con claridad cuáles son tus fortalezas y qué tareas hacías. Destacá certificaciones, consultorías. Es clave tener tu currículum en inglés y estar abierta a entrevistas virtuales, porque hoy todos los procesos de selección son por videollamada”, agrega Tabbia.

¿Y si quiero ver ofertas? Bumeran, el portal online de empleo, inauguró una nueva sección para aplicar a trabajos en el exterior, con ingresos en dólares. A través de “Puestos sin fronteras”, las personas pueden descubrir nuevas oportunidades laborales de México, Chile, Perú, Ecuador y Panamá. Otras plataformas similares son Aliancers, Freelancer, Upwork, Weremoto, Guru y StreamIn. Cada una tiene sus particularidades y requisitos. Por ejemplo, en Seeds los postulantes pasan por un proceso de validación técnica y cultural, y solo si hay un match invitan al talento a que forme parte de la comunidad.

¿Cómo cobrar?

Es innegable que el cobro en la moneda extranjera es muy atractivo, pero antes de dejarse llevar por la tentación, hay que hacer bien las cuentas. Los precios varían según la modalidad de contratación. Los montos pueden ir desde entre 25 y 100 dólares por hora trabajada o proyectos de 30 hasta más de 3000; y en el sector de IT se puede ganar entre 2000 y 15.000 dólares al mes. Ahora bien, el cobro es un tema aparte. Según la empresa, existen diferentes modalidades. “Los pagos los referimos en dólares, lo que, viviendo en países donde la moneda no es estable o hay inflación, da cierta estabilidad y seguridad. Utilizamos PayPal y Payoneer. La facilidad de eso es que, si necesitan mudarse de país, no hay ningún problema y pueden seguir cobrando y accediendo a sus fondos de la misma manera. Todo es virtual”, destacan desde SheWorks!

¿Y el aspecto contable?

Desde wallets virtuales hasta Paypal, transferencias bancarias a cuentas locales o del exterior, tarjetas prepagas, criptomonedas o a través de intermediarios, las modalidades son variadas, pero no todas estas formas están reguladas en nuestro país. “Cuando un profesional brinda asesoramiento al exterior, se lo considera como una exportación de servicios. Se debe emitir Factura E y no pagará IVA ni Ingresos Brutos”, explica la contadora Micaela Rivero. Aunque sí paga un tributo de un 5% sobre el importe de la factura. Para facturar la exportación de servicios, tenés que estar registrada como monotributista, con un ingreso anual de hasta $3.276.011, o, si superás este monto, como responsable inscripta. En el segundo caso, no pagás IVA, pero sí Impuesto a las Ganancias, ya que estas se consideran de fuente argentina. “Es importante recalcar que las exportaciones de servicios no están alcanzadas por Ingresos Brutos, pero, dependiendo de la situación de quien preste el servicio, necesita inscribirse y presentar la declaración jurada aun sin pagar”, advierte Rivero. Este es el caso de profesionales con carreras menores a cuatro años o si tu domicilio fiscal está en la provincia de Buenos Aires.

Además, para recibir una transferencia del exterior te van a pedir el código SWIFT o IBAN, según el origen, y de lo que recibas se descuentan las comisiones bancarias (que suelen ser bastante altas). El retiro del dinero, en cuentas locales, es en pesos. Los servicios prestados al exterior se pesifican al tipo de cambio oficial minorista comprador; es decir, sin el impuesto PAIS del 30% y sin la retención del 35% de Ganancias. Hoy su valor ronda los $110, por debajo de la cotización en que la mayoría de los argentinos ubica el precio del dólar. Esto lleva a que muchos freelancers busquen cobrar de otras formas.

La gran pregunta: ¿conviene?

Con el objetivo de evitar una “fuga de cerebros y talentos”, recientemente se presentó ante el Congreso un proyecto de ley para que los argentinos que trabajan desde el país para empresas en el exterior no se vean obligados a pesificar sus salarios en dólares. Hoy, con la conversión al tipo de cambio oficial, se pierde el 60% de lo ganado. El proyecto propone que las personas que exportan servicios por menos de US$10.000 mensuales queden exentas de la obligación de liquidar las divisas y reciban el monto facturado en una cuenta en dólares en un banco local. Entonces, ¿conviene trabajar para afuera? A veces, si es algo muy pequeño y el monto es muy bajo, es más lo que se va en impuestos y tasas que la diferencia que puedas hacer. Pero también tenés que considerar si ese trabajo te da reconocimiento o te abre la puerta a otras ofertas. Por eso, es clave que te asesores, hagas las cuentas y evalúes la propuesta antes de decidir.

3 consejos si buscás trabajo afuera

Por Martín Calzetti, CEO de Seeds, licenciado en Ingeniería Industrial. En 2018 fundó Seeds, una plataforma que une empresas y talentos de manera on-demand.

Empezar el recorrido para trabajar con empresas del exterior tiene sus particularidades. Por eso, hay tres factores fundamentales que tenés que tener en cuenta para arrancar:

  1. 1

    El perfil: la mayoría de las empresas del exterior buscan perfiles senior o semisenior. Talento “for export”. Profesionales calificados con experiencia laboral. Es importante entender que trabajar para el exterior te da reconocimiento. 

  2. 2

    El idioma: es una barrera para ingresar, un nivel de inglés intermedio/avanzado es excluyente para ser contratado por una empresa extranjera. Las compañías suelen trabajar con equipos de diversas nacionalidades y el inglés es el idioma común a todos ellos. 

  3. 3

    La diversidad cultural: se aprende mucho trabajando con gente de otras culturas y países. Saber mezclarse con una cultura distinta a la nuestra y poder adaptarse para que el trabajo luzca es clave.

¿Dónde empezar a buscar?

Si estás en la búsqueda de exportar tu talento, existen varias plataformas que presentan ofertas para trabajo remoto en el exterior. Algunas de ellas son:

  • SheWorks!: plataforma exclusiva de trabajo remoto para mujeres. wheresheworks.com/es.

  • Trabajar por el mundo: es un portal web que funciona también a través de un grupo de Facebook, donde se ofrece información y búsquedas para trabajar en el extranjero. www.facebook.com/groups/trabajarporelmundo.

  • Freelancer: sirve tanto para contratar un freelancer como para trabajar como freelancer en distintas áreas. www.freelancer.com.

  • Bumeran: el reconocido buscador de empleos incorporó la sección “Puestos sin fronteras” para trabajo en el exterior. www.bumeran.com.

  • Weremoto: trabajos remotos principalmente de programación, diseño y marketing, entre otros. Están enfocados en Latinoamérica. www.weremoto.com.

  • StreamIn: la plataforma destaca la posibilidad de “ofrecer tus conocimientos al mundo entero desde cualquier lugar y aumentar tus ingresos” y “ampliar tu visibilidad”. mystreamin.com.

Personas consultadas

Gabriela Hostnik, Especialista en RR. HH. y coach laboral. www.gabyhostnik.com.ar.

Micaela Rivero, Contadora. info@estudiocontablerivero.com.ar.

Maricruz Tabbia, Directora ejecutiva de SheWorks! wheresheworks.com/es.

Martín Calzetti, CEO & cofundador de Seeds. www.weareseeders.com.

María José Gaiad, Recruiting operation manager de Aliancers. aliancers.com.

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

¿Quién era Camila Behrensen?  Lo que tenés que saber de la joven científica asesinada en Kansas


por Laura Gambale

Muna Pauls: "quiero estudiar afuera pero volver y hacer mi carrera en Argentina"


por Agustina Vissani

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.