Newsletter
Newsletter

Fungi: por qué los hongos son fundamentales en la lucha contra el cambio climático

Los hongos son capaces de almacenar hasta un tercio de los gases de efecto invernadero, según un estudio reciente. Te contamos qué dicen sus investigadores.


Fungui: los hongos aportan al cambio climático.

Fungui: los hongos aportan al cambio climático. - Créditos: Getty



¿Sabías de la gran capacidad que los hongos tienen en sostener y regenerar la vida? En los últimos tiempos, el mundo fungi obtuvo cada vez más protagonismo gracias a la difusión de sus grandes propiedades medicinales, culinarias y psicoactivos, entre otras. Pero hay mucho más.

Un estudio publicado en Current Biology a principios de junio reveló la importancia crucial que tienen los fungi tanto para absorber, como para regular el dióxido de carbono (CO2) emitidos por las combustiones fósiles. Se los considera un aliado clave para hacer frente al cambio climático.

Hace décadas, científicos y científicas de todo el mundo llevan estudiando las propiedades de los distintos tipos de hongos y, en este último tiempo, hicieron especial hincapié en los hongos micorrízicos (aquellos que viven en simbiosis con las raíces de las plantas), ya que son los que han logrado sustentar la vida en la tierra durante más de 450 millones de años suministrando a las plantas los nutrientes del suelo esenciales para su crecimiento.

Hasta ahora, si bien se sospechaba que eran conductos fundamentales para trasportar el carbono a los ecosistemas del suelo, no se sabía de cuánto eran capaces. Según contó la investigadora líder del estudio Heidi Hawkins a través de un comunicado, siempre sospecharon que se podía estar pasando por alto un gran depósito de carbono.

En este sentido, el equipo científico estimó que este tipo de hongos son capaces de almacenar hasta 13,12 gigatoneladas de dióxido de carbono (CO2e) fijadas por las plantas terrestres, el equivalente aproximado al 36 % de las emisiones mundiales anuales de combustibles fósiles. Un dato: más de lo que emite China anualmente.

Hawkins dijo ante la prensa mundial que “es comprensible que se haya puesto mucho énfasis en proteger y restaurar los bosques como una forma natural de mitigar el cambio climático”. Y enfatizó: “Pero se ha prestado poca atención al destino de las grandes cantidades de dióxido de carbono que esas plantas mueven de la atmósfera durante la fotosíntesis y lo envían bajo tierra a los hongos micorrízicos”.

Microdosis de hongos: cuál es el protocolo para tomarlos.

Microdosis de hongos: cuál es el protocolo para tomarlos. - Créditos: Getty

"Sabemos que los hongos micorrízicos son ingenieros de ecosistemas de vital importancia, pero son invisibles. Los hongos micorrízicos se encuentran en la base de las redes alimenticias que sustentan gran parte de la vida en la Tierra, pero apenas estamos comenzando a comprender cómo funcionan en realidad. Todavía hay mucho que aprender”, agregaba Toby Kiers, coautor del estudio.

Estas cifras se basan en la mejor evidencia disponible, pero son imperfectas y deben interpretarse con cautela, remarcan los líderes del estudio. “Las limitaciones de nuestro estudio dejan en claro la necesidad urgente de un mayor estudio empírico de los flujos de carbono y nutrientes entre las plantas y los hongos micorrízicos. Los hongos micorrízicos representan un punto ciego en el modelado, la conservación y la restauración del carbono", señalan.

"Los ecosistemas del suelo están siendo destruidos a un ritmo alarmante a través de la agricultura, el desarrollo y otras industrias, pero los impactos más amplios de la alteración de las comunidades del suelo son poco conocidos. Cuando interrumpimos los antiguos sistemas de soporte de vida en el suelo, saboteamos nuestros esfuerzos para limitar el calentamiento global y socavar la salud y la resiliencia de los ecosistemas de los que dependemos”, concluyó la coautora Katie Field, profesora de procesos planta-suelo en la Universidad de Sheffield (Reino Unido).

Fungi: los mejores socios de las plantas

Los hongos micorrízicos se encargan de transferir nutrientes minerales y obtienen carbono de las plantas, sus principales socios. Según el estudio, este tipo de intercambio es posible gracias a las asociaciones que se generan entre el micelio fúngico (las redes filamentosas) y las raíces de las plantas.

Y, ¿qué hacen los hongos una vez que trasportan el dióxido de carbono a bajo tierra?  Aprovechan el carbono para hacer crecer un micelio aún más extenso, lo que les ayuda a explorar el suelo.

También, una parte del CO2 puede quedar integrada al suelo a través de los compuestos pegajosos exudados por los hongos y puede permanecer bajo tierra en forma de necromasa fúngica, como si fuera un andamio estructural para los suelos.

¿Sabemos cómo proteger a estos hongos?

De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el 90% de los suelos podría estar degradado en 2050, y sin embargo, los hongos todavía están al margen de la mayoría de las políticas de conservación y medio ambiente.

Ya sabemos que sin la fertilidad y la estructura que ellos proporcionan al suelo, tanto la productividad de las plantas naturales como los cultivos, disminuirá cada vez más rápido.

Field es categórica en este punto: “Cuando alteramos los antiguos sistemas que sustentan la vida en el suelo, saboteamos nuestros esfuerzos por limitar el calentamiento global y minamos la salud y la resistencia de los ecosistemas de los que dependemos".

Desde el equipo científico hay consenso en que muchas actividades humanas destruyen ecosistemas subterráneos por lo que, dicen que “además de limitar la destrucción, necesitamos aumentar radicalmente el ritmo de investigación".

Algunos datos relevantes

  • El 90 por ciento de todas las especies de plantas dependen de los hongos micorrizas para obtener nutrientes y agua.

  • Si estos hongos desaparecieran nuestros ecosistemas sufrirán: En la agricultura, muchas plantas como el maíz, el arroz, la papa, entre otros cultivos que dependen de ellos.

  • Fungi Foundation y Global Fungi (SPUN) es una de las organizaciones mundiales que están liderando un esfuerzo masivo de muestreo global para crear mapas de código abierto de las redes fúngicas de la Tierra. Estos mapas ayudarían a trazar las propiedades de los ecosistemas subterráneos y a documentar nuevas especies de hongos capaces de resistir sequías y altas temperaturas.

Las más leídas

Te contamos cuáles son las notas con más vistas esta semana.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

4 jóvenes activistas submarinos dedican sus vidas a cuidar el océano

4 jóvenes activistas submarinos dedican sus vidas a cuidar el océano


por Nathalie Jarast
Así podés usar la ceniza del asado como abono a las plantas

Así podés usar la ceniza del asado como abono a las plantas


por Laura Gambale
Cómo saber si una prenda es verdaderamente ecológica

Moda sostenible. Cómo saber si una prenda es verdaderamente ecológica


por Leila Sobol

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.